Hablar de Andalucía es referirse a una región llena de arte, historia, cultura, sabores, tradiciones y belleza que se desborda por los ojos. Acompáñanos en este recorrido por las joyas más deslumbrantes de esta comunidad española.

 

 

Ubicado en el sur de España, el territorio de Andalucía se caracteriza por tener el punto más cercano entre Europa y África: el estrecho de Gibraltar, que también es el lugar de encuentro entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo, por lo que durante siglos fue una zona codiciada por distintas culturas.

Andalucía es una comunidad autónoma de más de 87,000 kilómetros cuadrados, en los que la diversidad de su paisaje va del cálido valle del Guadalquivir a las frondosas sierras de media montaña, pasando por paisajes volcánicos, nevadas cumbres y cálidas playas.

Debido a esta riqueza, el territorio andaluz fue poblándose a lo largo de los siglos por las culturas fenicia, bizantina, romana y árabe, entre otras. Esta diversidad de estilos, pensamientos, lenguas y creencias dejó una riqueza cultural que puede constatarse hoy en templos, palacios, calles y cocinas del territorio andaluz.

Varios pueblos y ciudades de Andalucía asombran por su belleza, producto de esta mezcla cultural, aunque destacan dos lugares: Sevilla, la capital de la región, y Granada.

En la comida, las tradiciones y la arquitectura puede descubrirse, por ejemplo, la comunión entre las culturas hispana y musulmana, resultado de casi ocho siglos de dominio árabe en esa región.

Pero si algo sobresale en las calles, los templos y los palacios de estas ciudades es el arte mudéjar, un estilo que se desarrolló durante los reinos cristianos de la península ibérica de los siglos XII al XVI, que incorporó influencias, elementos y materiales musulmanes.

La mezcla de todos estos elementos, junto con decenas de obras de arte expuestas en sus museos, hacen de estas dos ciudades dos verdaderas joyas andaluzas que vale la pena visitar.

 

Sevilla

La cuarta ciudad más grande de España también es la tercera más visitada, sólo después de la capital, Madrid, y de Barcelona. Y esto no es sorpresa, ya que Sevilla lo tiene todo: arte, historia, entretenimiento y una rica oferta gastronómica.

El casco antiguo de Sevilla es el más extenso de España y uno de los tres más grandes de Europa, con poco menos de cuatro kilómetros cuadrados, donde se resguardan maravillas como el Real Alcázar, uno de los complejos monumentales más espectaculares del mundo.

Al alcázar se le conoce también como “Palacio de los Reyes”, porque durante muchos siglos fue el lugar elegido por diferentes dinastías, desde los almohades hasta los reyes católicos, como centro de poder.

Sus habitaciones, salones, pasillos y patios dan cuenta de un legado cultural y artístico tan impresionante que incluso fueron elegidos para grabar escenas de una de las series de fantasía más populares de la actualidad: Game of Thrones.

En el recorrido destacan puntos como el Patio de las Doncellas, con una alberca de grandes arriates hundidos que está rodeada de arcos de estilo mudéjar; el Salón de Embajadores, el lugar más suntuoso del palacio con su cúpula dorada que se asemeja a la bóveda celeste; el Salón de los Tapices, decorado con seis enormes tapices con imágenes de la conquista de Túnez por Carlos I, y los jardines, que son los más antiguos de la ciudad.

El alcázar fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en 1987, junto con otro monumento imperdible de la ciudad: la Catedral de Santa María de la Sede, el templo gótico cristiano más grande del mundo.

El recinto tiene verdaderos tesoros en su interior, entre los cuales destaca el retablo mayor, construido a lo largo de 80 años entre los siglos XV y XVI, que constituye una de las obras más destacadas de la historia del arte. En él se tallaron 45 escenas de la cristiandad, como el nacimiento de Jesús, su bautismo y su entrada a Jerusalén, los pasajes de la Pasión y la Asunción de la Virgen, entre otros.

El Altar de Plata, la tumba de Cristóbal Colón y la bóveda de la Sala Capitular son sólo algunos de los puntos dentro de la catedral que dejan maravillados a los visitantes, lo mismo que La Giralda, que es la torre del campanario, cuya base es la estructura de la antigua mezquita de la ciudad.

Con sus 101 metros de altura, incluida la figura del Giraldillo que la corona, La Giralda fue, durante muchos siglos, la torre más alta de España. Desde el campanario, los visitantes tienen una vista espectacular de la ciudad.

Si bien los sitios que hay que visitar en Sevilla pueden parecer incontables, entre los imperdibles también figura la Plaza de España, un conjunto arquitectónico construido para ser el principal pabellón de la Exposición Iberoamericana de 1929, evento que hermanó a España con Hispanoamérica, Estados Unidos, Portugal y Brasil.

La construcción semicircular, con 170 metros de diámetro, simula un abrazo para los visitantes. En la base de este majestuoso palacio se pueden apreciar 49 mosaicos donde se representan escenas de las provincias españolas. Además, a lo largo de todo el perímetro de la plaza se extiende un canal de 515 metros de longitud que se puede recorrer a bordo de una barca.

La Plaza de Toros, la Torre del Oro, los barrios de la Macarena y de Santa Cruz, el Puente de Triana y la ribera del río Guadalquivir son sólo algunos puntos que enamoran a miles de turistas que cada año visitan la capital de Andalucía.

 

Granada

Hay un soneto que asevera “que no hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada” y bastan unas horas en esa ciudad para que estas palabras cobren sentido, ya que su belleza es deslumbrante.

Se puede empezar a recorrer la ciudad en el barrio del Albaicín, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1994, donde las callejuelas y los cármenes —casas antiguas con huertos y jardines en su interior (muchas convertidas en restaurantes)— evocan la arquitectura tanto árabe como de diversas ciudades mediterráneas.

En el corazón de este barrio está el mirador de San Nicolás, uno de los puntos más altos de la ciudad desde donde se puede apreciar el esplendor de la Alhambra, así como espectaculares puestas de sol.

Y es precisamente la Alhambra el punto de mayor interés. Considerado uno de los monumentos más visitados en el mundo, con alrededor de 2.5 millones de turistas anuales, se trata de una ciudad dentro de la ciudad de Granada.

El atractivo de este lugar radica tanto en sus interiores, cuya decoración está entre las cumbres del arte andalusí, como en su integración con la naturaleza de la colina Sabika, donde fue construida.

El Alcazaba, erigido como fortaleza, y los Palacios Nazaríes son los puntos más destacados del lugar, por su grandeza y su belleza, respectivamente, aunque hay que subrayar que no son los únicos.

Se trata del conjunto de palacios árabes más hermoso y mejor conservado de los que quedan en el mundo. La carga de arte andalusí es un deleite para la vista.

El recorrido se completa con los Jardines del Generalife, o del Paraíso, que eran los lugares de descanso de los reyes musulmanes, por lo que no sorprende que su arquitectura y su vegetación sean tan exuberantes.

Desde la Alhambra puede apreciarse la majestuosidad de Granada. Por ejemplo, su catedral, considerada la primera iglesia renacentista de España y una de las obras cumbres del Renacimiento español.

Es tal la belleza de la ciudad que incluso los reyes católicos Fernando e Isabel decidieron descansar ahí, en un sepulcro construido dentro de la Capilla Real, adosada a la catedral.

Además de los majestuosos monumentos, Granada cuenta con una vasta oferta cultural que incluye una veintena de museos, además del Archivo Manuel de Falla y el Centro Federico García Lorca.

Sin duda, Andalucía es una región que debe visitarse, y estas dos ciudades emblemáticas no sólo de la provincia sino de toda España son referencia de la belleza del sur ibérico.

 

Otros puntos imprescindibles

 

En Sevilla

 

Triana

Es un barrio bohemio a la orilla del río Guadalquivir, donde se pueden encontrar artesanías y restaurantes con la mejor muestra de la gastronomía local.

 

Alameda de Hércules

Es un jardín público en el centro de la ciudad, el más antiguo de España, ya que data de 1574. Ahí se realizan diversas actividades. Está rodeado de cafeterías.

 

Plaza Doña Elvira

Se localiza en el barrio de Santa Cruz y está rodeada por edificios de un marcado sabor sevillano, donde hay restaurantes, terrazas y tiendas de recuerdos y artesanías.

 

 

En Granada

 

Alcaicería

Es el antiguo zoco árabe que funcionaba como mercado donde se fabricaba y se vendía la seda.

 

Realejo

Es el antiguo barrio judío con miradores y restaurantes que ofrecen una gran variedad de platillos árabes y andaluces.

 

Sacromonte

Es uno de los barrios más distintivos por sus viviendas en las cuevas; se le considera la cuna del flamenco.

 


* Periodista por la UNAM y viajero por convicción. Ha trabajado en las redacciones de El Universal, 24 Horas y El Insurgente.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad