No te conformes con un hotel de cinco estrellas para disfrutar la mejor experiencia de descanso y relajación. Acampar es una experiencia inolvidable que te ofrece la oportunidad de dormir bajo la luz de la luna y las estrellas, además de conectarte con la naturaleza.

 

Respirar aire fresco, dormir sobre el pasto, escuchar a las aves y a los animales, oler las plantas y admirar los cielos inundados de estrellas puede dejar sin aliento a cualquier viajero que busca nuevas vivencias.

En México existen casi 200 reservas naturales donde es posible desconectarse del ajetreo y el estrés de la vida diaria y disfrutar hermosos paisajes, sitios alejados de la luz artificial de las ciudades que permitirán a tus ojos inundarse de la belleza del cielo y dormir cobijado por las estrellas.

A continuación, te recomendamos 10 de los sitios más bellos para acampar en el país, para que puedas presumir de haber dormido en un “hotel de mil estrellas”.

 

Sierra Gorda, Querétaro

Esta Reserva de la Biosfera es un auténtico paraíso para los amantes de la naturaleza y el senderismo. Alberga una gran biodiversidad y paisajes únicos, además de que está a unas horas de la Ciudad de México.

En esta zona es recomendable acampar en Cuatro Palos, un mirador ubicado en una de las crestas de la sierra que ofrece una de las mejores vistas a esta espectacular reserva, y por las noches, una visión única del cielo.

 

Las Estacas, Morelos

El estado de la “eterna primavera” debía tener un lugar para disfrutar la naturaleza al cien por ciento. En este parque natural los viajeros podrán disfrutar de árboles, campos y piscinas naturales donde se puede practicar snorkel, todo en medio de un clima espectacular.

Este sitio ofrece una experiencia para los aventureros que quieren estar en total contacto con la naturaleza, o bien —para quienes desean consentirse— las instalaciones de un parque acuático, restaurantes e, incluso, spas. Además, por su clima, es frecuente encontrar cielos despejados que permiten admirar las estrellas.

 

Wirikuta, San Luis Potosí

Este místico desierto forma parte de la Red Mundial de Sitios Sagrados Naturales de la UNESCO desde 1998. Aquí viven las deidades wixárikas y se puede conocer la mitología de esta etnia sobre el origen del hombre y el mundo.

Además, Wirikuta es famosa por ser un ecosistema único en el mundo, puesto que es el sitio con mayor biodiversidad y riqueza de cactáceas por metro cuadrado del planeta, además de que es hogar del peyote. Las noches en este desierto son perfectas para apreciar el firmamento nocturno.

 

Holbox, Quintana Roo

Esta isla, que forma parte del Área Natural Protegida de Yum-Balam, es considerada una de las zonas ecoturísticas más importantes del país, pues se mantiene como una reserva virgen.

En la localidad pueden encontrarse los servicios básicos, pues los viajeros buscan acudir a este lugar para estar en contacto con la naturaleza y disfrutar sus blancas arenas y su mar turquesa. Las noches aquí suelen ser grandiosas.

Lamentablemente, Holbox está amenazada por la ambición de desarrolladores inmobiliarios que buscan construir hoteles ahí, así como por la contaminación que generan los visitantes.

 

El Pinacate, Sonora

Si se quiere disfrutar un cielo plagado de estrellas, esta región es ideal. Se trata de una zona desértica considerada de las “más oscuras” del mundo, debido a su lejanía de sitos urbanos, lo que la convierte en uno de los mejores lugares para contemplar el firmamento.

Este sitio, que comparten los estados de Sonora y de Arizona, forma parte de la Reserva de la Biosfera El Pinacate y del Gran Desierto de Altar, por lo que ofrece algunos espectáculos impresionantes, como cactáceas de 10 a 20 metros de altura, así como gigantes dunas que llegan a medir más de 12 kilómetros.

 

Sierra de San Pedro Mártir, Baja California

Este parque nacional abarca una de las pocas extensiones de bosque de montaña que se ubican en la península de Baja California y es uno de los mejores sitios del país para apreciar el cielo. Incluso, la UNAM construyó ahí el Observatorio Astronómico Nacional, el más importante de México.

La zona es ideal para los amantes del senderismo. Se pueden hallar distintas especies de flora y fauna, pero sin duda será difícil quitar los ojos del cielo. Aquí es posible acampar durante la primavera y el verano, pero una vez transcurrido el otoño, cuando comienzan las nevadas, está prohibido realizar esta actividad.

 

Sierra Negra, Puebla

Éste es otro sitio perfecto para admirar las estrellas. Aquí se puede visitar el Parque Nacional Pico de Orizaba, donde además de apreciar y escalar este volcán, se pueden disfrutar cielos despejados y brillantes. Además, es la sede de otro equipo astronómico de importancia: el Gran Telescopio Milimétrico.

El Instituto de Astrofísica, Óptica y Electrónica de Puebla organiza avistamientos nocturnos en esta área. Y durante el día se pueden realizar caminatas y nadar en los ríos y las cascadas de la zona.

 

Cuatro Ciénegas, Coahuila

Enclavado en medio del desierto, este paraíso natural permite apreciar estanques, dunas de yeso y, sobre todo, atestiguar la mayor biodiversidad ancestral del mundo.

La magia del lugar radica, entre otras cosas, en que aquí viven aún los primeros habitantes del planeta: unas bacterias milenarias que se conservan en las pequeñas lagunas que dan nombre a la región.

Hoy en día está prohibido nadar en las lagunas, debido a la conservación de las especies que ahí habitan, pero sin duda se trata de un lugar digno de admirar y donde es posible desconectarse del mundo, acampar y apreciar la belleza de las constelaciones celestes.

 

Xochicalco, Morelos

A dos horas al sur de la Ciudad de México se encuentra este sitio arqueológico que ha sido un centro de observación del cielo desde tiempos prehispánicos. Además de estar rodeado de una exuberante vegetación y de grandes montañas, este lugar está cubierto por un halo de misticismo que dejará una huella imborrable en la memoria de los viajeros.

Xochicalco también es un parque ecoturístico con múltiples actividades y recreaciones, además de que hay puntos cercanos donde se puede acampar y disfrutar la belleza del cielo nocturno que ha sido admirado y observado durante cientos de años.

 

Parque Nacional El Chico, Hidalgo

A 130 kilómetros al norte de la Ciudad de México, entre los municipios de Mineral del Chico, Pachuca y Real del Monte, se encuentra esta reserva natural repleta de peñas, árboles y senderos para realizar todo tipo de actividades deportivas, como caminatas, rappel y ciclismo, entre otras.

En el parque existen varios campamentos equipados con todas las comodidades para disfrutar la naturaleza de la forma más placentera. Y los hay de todo tipo: para familias, para amigos o sólo para parejas. La gastronomía del lugar es una de sus mayores riquezas, pero sin duda apreciar la belleza de la noche será la mejor experiencia que tendrás al visitar este sitio.

 

 


 

* Periodista por la UNAM y viajero por convicción. Ha trabajado en las redacciones de El Universal24 Horas El Insurgente. Twitter: @JvanRamos.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad