Bomberos, rescatistas, policías, soldados, todos son héroes, pero cuentan con un gran apoyo: sus compañeros de cuatro patas, sin los cuales su trabajo muchas veces no sería posible. Conoce las razas de perros que son entrenados especialmente para estas tareas.

 

¿Todos los perros son aptos para apoyar trabajos de detección de drogas o explosivos, de salvamento, de seguridad pública o de investigación policiaca? La respuesta es no. Existen razas que se utilizan para cada tarea, ya que por su temperamento y sus características son mejores para cada trabajo.

Las razas entrenadas para perros policía y del ejército son el pastor alemán, el pastor belga malinois y, en algunos casos, el rottweiller, pues son animales de temperamento muy equilibrado y muy inteligentes, y aprenden órdenes muy rápido, además de que saben diferenciar entre una situación de peligro y una que no lo es. A pesar de ser sociables con el ser humano, obedecen y defienden a su amo, en este caso su entrenador y compañero de trabajo, a quien en general acompañan desde que son unos cachorros y hasta que aquél sea viejo y se dé de baja de su servicio.

Los bomberos utilizan dálmatas. A pesar de que por un defecto genético suelen perder el sentido del oído, sus otros sentidos son muy agudos, además de que su sensibilidad ante el peligro los vuelve muy aptos para ayudar. Un perro dálmata tiene almohadillas más gruesas, lo que le permite andar en superficies calientes sin quemarse. Asimismo, sólo tocando la puerta de una habitación donde haya detectado una persona puede avisar si el calor es intenso allí adentro.

En su mayoría, los detectores de minas son pastores alemanes, ya que éstos son perros cautelosos ante el peligro, con un olfato y un oído excelentes. Un animal de esta raza protegerá a su compañero y preferirá dar su vida antes que aquél salga herido.

Por su parte, en los aeropuertos se utilizan perros de raza beagle, cuyo trabajo consiste en detectar droga, comida o cualquier artículo de ingreso prohibido al país. Los perros beagles son muy inquietos y requieren mucha actividad, por lo que enseñarles a detectar olores resulta un juego para ellos. En Estados Unidos estos perros son utilizados para devolver las pertenencias olvidadas en el avión a sus dueños, debido a que su olfato es tan bueno que, después de olisquear algún objeto, pueden encontrar a su dueño a largas distancias y entre una gran muchedumbre.

Los perros rescatistas pueden ser pastor alemán, pastor belga malinois o labrador, aunque actualmente algunos perros mestizos ya realizan esta labor. Un rescatista debe ser un animal sociable, obediente y equilibrado, con buen olfato y fuerte para soportar largas jornadas de trabajo en condiciones de altas temperaturas, polvo y, por lo regular, diestro para andar entre escombros.

Los perros que auxilian a discapacitados y los perros guía para ciegos suelen ser labradores. Elegidos entre varios cachorros, deben ser tranquilos y concentrarse en su entrenamiento, pues no todos los miembros de esta raza son aptos para este trabajo. Estos perros no deben distraerse de su trabajo, por lo cual portan chalecos especiales que advierten que no los toques ni les hables, pues su responsabilidad es muy grande y siempre deben estar pendientes de las necesidades de sus amos.

Un perro que se dedique a cualquiera de los trabajos anteriores deber ser escogido desde muy pequeñito, cuando es un cachorro de tres meses de edad, aproximadamente. Para cada una de las tareas que realizan debe examinarse su salud, su temperamento y su concentración. Un cachorro rebelde no es apto para ninguno de estos trabajos, con excepción de los perros policía y del ejército, que deben ser obedientes pero con un temperamento fuerte.

El tiempo de entrenamiento básico para estos casos varía de seis meses a un año. En ese tiempo pueden pertenecer a una familia, la cual deberá comprometerse a llevar al perro a sus entrenamientos varias veces a la semana. Una vez que el cachorro es considerado apto para trabajar, se le asigna a un compañero, quien se encargará de seguir con su capacitación. Ocurre de manera diferente con los perros de rescate, entrenados por sus dueños, los cuales pertenecen a alguna cuadrilla o equipo de rescate.

Es muy importante reconocer el valor a estos canes y cuando uno de ellos fallece debe dársele una despedida digna de un héroe.

Kye, el perro policía de Oklahoma

Kye y su compañero, el sargento Ryan Stark, reciben el aviso de que un ladrón ha robado un auto. Durante la persecución, el delincuente choca el auto y logra huir a pie. Pero Kye salta de la patrulla y lo alcanza. No obstante, el ladrón saca de su bolsa un cuchillo y apuñala al perro. El oficial dispara y hiere de muerte al ladrón, pero su compañero ha sido gravemente herido.

Kyle fallece al día siguiente. Durante el funeral, el sargento de la policía de Oklahoma aseguró: “Sin duda, el sacrificio de Kye salvó la vida de uno de los agentes. Siempre estaremos en deuda con él”.

Este pastor belga de tres años de edad fue enterrado con honores en aquella ciudad. Más de 1,000 personas y docenas de agentes caninos acudieron a su sepelio. Una bandera de Estados Unidos cubrió su féretro (un honor reservado a muy pocos seres humanos) y una salva de 21 disparos culminó la ceremonia. 


* Protectora independiente de animales sin hogar desde hace más de 20 años.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad