¿Alguna vez te has enterado de pleitos familiares por los bienes del papá o de la mamá, cuando éstos fallecen? A veces creemos que hacer un testamento es de mal agüero, que hay que estar muy enfermos o ser de la tercera edad para realizar este trámite. La realidad es que no, pues el testamento es el medio más seguro para designar lo que tenemos conforme a nuestra voluntad. Si no sabes qué es un testamento y cómo realizarlo, no te preocupes, nosotros te lo decimos, aprovechando que septiembre es el mes del testamento.

 

 

Un testamento es un documento donde plasmas tu última decisión sobre tu patrimonio, designando a las personas que lo recibirán en el momento de tu muerte. Aunque hayas apalabrado a tus familiares una casa, un departamento, un automóvil o joyas, no tendrá validez si no hay un documento legal que avale que ésa fue tu voluntad.

Realizar este trámite no es complicado; sólo necesitas ser mayor de 16 años, estar en pleno uso de tus facultades mentales y acudir con el notario de tu preferencia con una identificación oficial (credencial para votar, pasaporte o cédula profesional).

No necesitas llevar las escrituras de tus propiedades, facturas o lista de todos tus bienes; solamente debes explicar al notario a qué persona o personas quieres que pasen tus bienes cuando fallezcas, y si necesitas asesoría él puede brindártela.

 

¡Ojo!, no puedes imponer todas las condiciones que quieras

Si bien es cierto que puedes poner algunas condiciones en tu testamento, el Código Civil establece que toda condición que viole los derechos del individuo o que atente contra su libertad lo hará nulo; es decir, no puedes poner condiciones del tipo: “A Laura, mi esposa, le dejo todos mis bienes con la condición de que no se vuelva a casar” o “Le heredo todo a mi nieto Juanito, con la condición de que sea sacerdote”.

 

Razones por las que deberías hacer tu testamento

 

  1. Seguridad. Hacer un testamento ante un notario público es la única forma legal para que una persona designe a sus herederos.
  2. Ahorro. Facilita el proceso de sucesión, ya que para disponer de los bienes, en caso de que no exista un testamento, se deberá tramitar la sucesión a través de un proceso judicial, en el que un juez determinará quiénes son los herederos y en qué porcentaje recibirán tus bienes.
  3. Tranquilidad. Es un acto de responsabilidad para mantener la armonía y seguridad la de la familia y evitar procesos legales que pueden llegar a ser tardados y costosos.
  4. Protección. Es el único documento legal en el que los padres pueden designar un tutor legal para sus hijos, para que, en caso de que ambos padres fallezcan, tenga el cuidado y la guarda de su persona y sus bienes.
  5. Es atemporal. La herencia comprende los bienes, los derechos, las acciones y las posesiones del testador en el momento de su muerte, y no hay necesidad de listar o relacionar todos los bienes que posees.

 

Libérate de los mitos

 

Existen algunas creencias alrededor de los testamentos que impiden a muchas personas realizar el suyo; por eso, a continuación aclaramos los cinco mitos más comunes sobre el particular con el fin de que salgas de dudas.

  1. No tengo inmuebles, ni nada de valor. No es necesario tenerlos. Puedes heredar cualquier pertenencia: los muebles, un automóvil, una televisión, tu teléfono celular, una computadora, los aretes de la abuela… El objetivo de hacer un testamento es que se haga tu voluntad y se repartan tus bienes como deseas.
  2. Es muy costoso. Septiembre es el “Mes del Testamento” y tienes la oportunidad de pagar hasta 50 por ciento menos del costo real del trámite, que varía según la entidad federativa de que se trate. Además, durante todo el año hay precios especiales para adultos mayores. Puedes buscar la notaria más cercana a tu domicilio en www.notariadomexicano.org.mx.
  3. No tengo a quien heredar. No tienes que estar casado o tener descendientes para hacer un testamento. Puedes heredar a cualquier familiar o a tus amistades e, incluso, a una fundación.
  4. Aún estoy pagando la hipoteca de mi hogar. Los créditos hipotecarios incluyen un seguro de vida que, en caso de fallecimiento, pagará lo que aún debes. Pero si no dejas un testamento, esa casa no será de nadie y no podrá ser vendida hasta que se realice el juicio de sucesión correspondiente.
  5. No podré vender mis bienes. Al hacer un testamento no dejas de ser dueño de tus cosas y puedes disponer de ellas cuando lo necesites. Por ejemplo, si en él está tu auto, puedes venderlo cuando lo desees. Recuerda que sólo los bienes que poseas en el momento de tu muerte son los que se heredarán.

Como te diste cuenta, no dejar un testamento puede ocasionar muchos problemas a tu familia, por eso es importe realizarlo con el objetivo de prevenir problemas futuros y juicios costosos; pero, sobre todo, tendrás la seguridad de que tu patrimonio estará con quien tú decidiste. Realizar un testamento significa heredar tranquilidad.

 

¡Toma nota!

Revisa a quiénes tienes designados como beneficiarios en tus cuentas bancarias, Afore y/o seguros. En caso de ser necesario, actualízalos y no olvides informarles que son tus beneficiarios.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad