En conmemoración del Día de las Madres queremos sacar del baúl de los recuerdos algunas expresiones relacionadas con el dinero que seguramente escuchaste decir a tu mamá y que marcaron tu vida, y que tal vez ahora usas para reprender a tus hijos.

 

 

Con seguridad te acuerdas de muchas frases que te decía tu mamá cuando eras niño y que en ese momento te parecían regaño; pero si ahora las reflexionas, todas tenían como enseñanza la importancia de cuidar el dinero. Y es que para administrar, planear y controlar los gastos las mamás se pintan solas.

A continuación, te compartimos algunas frases típicas de mamá, que probablemente te harán recordar tu infancia y que de haberlas seguido te habrían convertido en un experto para administrar tu dinero.

 

“¿Crees que soy banco?”

Recuerdas que mamá no siempre te compraba todo lo que querías o no te daba siempre el dinero que le pedías. ¿Sabes por qué? Porque tú mamá sabía cuánto podía gastar y en qué cosas debía hacerlo. Llevar un presupuesto te permitirá controlar inteligentemente tus gastos y tener prioridades financieras.

 

“Esta casa no es restaurante”

Tal vez esa frase suena más a regaño que a un consejo de finanzas, pero complacer los gustos de cada integrante de la familia, como cuando vas a un restaurante y cada uno pide lo que se le antoja, además de ser una tarea complicada, se convertiría en un gasto excesivo. De ahí la importancia de planificar los gastos y no salirse del presupuesto.

 

“Cuando tengas tu casa, haces lo que tú quieras”

Aunque podamos creer que esta sentencia es autoritaria, en su interior hay una gran verdad: generalmente quienes administran el hogar son las mamás, y nadie mejor que ellas para saber cómo se distribuye el presupuesto. Si lo piensas bien, era muy válido que te dijera que cuando tuvieras tu propia casa, tú pondrías las reglas.

 

“¿Crees que me regalan la comida?”

Seguramente muchas veces te dijeron: “Y te acabas todo lo que hay en el plato, ¿crees que me regalan la comida?” Y es que no hay una frase más cierta que ésta. Las mamás intentaban que sus hijos, además de alimentarse correctamente, entendieran que la comida cuesta dinero, por lo cual se debe cuidar y aprovecharse al máximo.

 

“Cuando tengas hijos lo entenderás”

¿Cuántas veces no escuchaste decir a tu mamá esta frase? Y es que brindar educación a los hijos, tener el control de los gastos de la casa y de la familia, entre otras actividades dentro y fuera del hogar, no es tarea fácil. Si hoy tienes tu propia familia entenderás la importancia de esas palabras y la gran responsabilidad que representan.

 

“Tápate, que te vas a enfermar”

¿Te acuerdas cómo te molestaba que tu mamá te dijera que te pusieras un suéter o una chamarra cuando hacía frío o llovía? Lo hacía para cuidarte y evitar que te enfermaras; pero también para no gastar en doctores y medicamentos que podrían desbalancear su presupuesto.

 

“Fíjate en qué gastas”

Cuando tu mamá te daba este consejo, seguramente se refería a que no te gastaras todo tu “domingo” o tu “mesada” durante una visita a la tiendita de la esquina, porque te quedarías sin nada. Si lo trasladas a tus finanzas, aquellas palabras querían decir que es importante que controles tus gastos hormiga y que siempre, antes de gastar, te detengas a pensar si necesitas o no hacer ese gasto y endeudarte.

 

“Tú puedes hacerlo”

Cuando una mamá dice esta frase lo hace para alentar a sus hijos a que terminen alguna activad o a alcanzar alguna meta que se hayan puesto, además de enseñarles que para obtener algo deben esforzarse. Al principio no será fácil dejar de gastar en algunas cosas para ahorrar; sin embargo, debes ser constante para poder cumplir con todos tus objetivos.

Como te diste cuenta, cada frase de tu mamá representa un consejo que puedes aplicar a tu vida financiera. Piensa en otras frases que te decía cuando eras niño y reflexiona cómo las aplicarías a tus finanzas personales.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad