Atocpan es una tierra privilegiada donde el espíritu mexicano se manifiesta en todo su esplendor; pueblo de grandes contrastes donde la calidad de la gente y las bondades de la tierra son propicias para vivir una experiencia inigualable, cualquiera que sea el motivo de su visita: el descanso, la recreación, la salud, la cultura o el disfrute de la gastronomía típica, como sucede en la Feria Nacional del Mole, que se lleva a cabo del 6 al 28 de octubre.

 

 

San Pedro Atocpan se encuentra ubicado al sureste de la Ciudad de México, en la delegación de Milpa Alta. Fue fundado entre los años 120 y 140, descendiente de una de las siete tribus nahuatlacas que habitaron las riveras de lo que fue el Lago de Tenochtitlan, y que se llamó Malacachtepec, y heredero de las tradiciones y las costumbres ancestrales. Este pueblo vivió en su momento el mestizaje y el sincretismo con la cultura española.

El esfuerzo de su gente mantiene vivos los secretos de su pasado glorioso. Al visitar el pueblito, uno se verá envuelto por un ambiente de tranquilidad y podrá disfrutar el tradicional mole almendrado elaborado con una cuidadosa selección de los mejores ingredientes, que da como resultado su exquisito sabor.

Atocpan es un lugar donde se combina todo el folclor de las tradiciones con el calor hospitalario de sus pobladores. El tamaño de Atocpan no se mide por la extensión de su territorio sino por la grandeza de su gente, reflejo de su infinita herencia indígena. Esta gran riqueza cultural histórico-gastronómica y natural de San Pedro Atocpan ha propiciado que su gente sienta un profundo orgullo por sus raíces.

En 1977, aprovechando las festividades del señor de Yancuitlalpan, por iniciativa de un grupo de vecinos emprendedores se realizó lo que hoy es toda una tradición: la Feria Nacional del Mole. Con la participación de cuatro restaurantes y cuatro productores, nació con el objetivo de promocionar el mole almendrado elaborado en estas tierras. En octubre, Atocpan se viste nuevamente de manteles largos y con orgullo celebra más de 40 años de su exquisita tradición.

Durante la feria los visitantes podrán escoger entre 34 restaurantes típicos donde disfrutarán el delicioso sabor del mole rojo con pollo, el pipián con carne de cerdo y chilacayotes, el conejo en adobo y la especialidad: mole almendrado con guajolote. También podrán comprar su presentación de pasta o granulado para llevar a casa, ya que hay 20 productores que ofrecen diferentes tipos de mole. Además, artesanos de Morelos, Tlaxcala, Estado de México e Hidalgo, también ofrecerán sus productos.

Los asistentes podrán divertirse con los juegos mecánicos, con los espectáculos artísticos y culturales —como la Guelaguetza— en el teatro del pueblo y con bailes populares, así como con los jaripeos y las peleas de gallos, sin olvidar a los voladores de Papantla, enmarcados por los bellos paisajes del sur de la Ciudad de México.

Cabe mencionar que San Pedro Atocpan cuenta con grandes obras arquitectónicas dedicadas al arte eclesiástico, como las parroquias y los santuarios que se encuentran en el centro y a las orillas de la localidad.

Actualmente la producción de mole se ha extendido a niveles comerciales competitivos, lo cual ha implicado que para adquirir el prestigio con el que cuenta, debe cumplir con la calidad, la higiene y la receta tradicional del mole almendrado de Atocpan.

 

El mole almendrado

El mole, cuyo nombre deriva del náhuatl mulli, que es el nombre que en la época prehispánica se le daba a una gran variedad de salsas preparadas a base de chiles, no es un producto de la casualidad sino el resultado de un lento proceso culinario que se inició antes de la llegada de los españoles y que se perfeccionó durante la Colonia.

Indudablemente, el mole es una propuesta mestiza. En Atocpan su receta fue conservada y transmitida de generación en generación con un carácter místico desde tiempos muy antiguos, ya que este platillo solamente se servía en celebraciones muy importantes, como fiestas patronales, bodas y bautizos, aunque también se preparaba un guiso especial para celebrar la muerte de una persona.

Sus ingredientes son: chile ancho, chile pasilla, chile mulato, chile chipotle mora, almendra, nuez, avellana, piñón, cacahuate, ajonjolí, uva pasa sin semilla, semilla de calabaza, semilla de cilantro, plátano frito, canela, ajo, cebolla, comino, clavo, pimienta, anís, galleta o pan tostado, tortilla, chocolate, sal y aceite vegetal.

 

Un dato interesante

En la década de 1940, una familia de San Pedro Actopan tuvo la iniciativa de hacer el largo recorrido a la Ciudad de México para vender el mole en el mercado de La Merced. Llevaba ¡dos kilos! Esa fue la cantidad de aquella primera producción comercial.

Poco después de que la modernidad llegara a Atocpan, con la pavimentación del principal camino de acceso (la carretera Xochimilco-Oaxtepec) y la introducción de la energía eléctrica, en 1947 se instaló el primer molino de chiles para facilitar la molienda, labor que hasta entonces se realizaba de manera manual en el tradicional metate.

En esa época se dieron los primeros pasos para transformar la producción local del mole (que se elaboraba casi exclusivamente para consumo doméstico) en una actividad económica que hoy representa 60 por ciento de la elaboración del mole a nivel nacional.

Una de las políticas de la Feria Nacional del Mole consiste en no promocionar ninguna marca en particular y sólo hacer alusión al mole almendrado de San Pedro Atocpan, con lo cual implícitamente se fortalece un frente común de todos los productores.

 

La promesa de cada año…

La Feria Nacional del Mole es un santuario gastronómico donde se vive con intensidad el folclor, ideal para disfrutar el sabor de México. Los visitantes, al probar el delicioso mole y conocer su cultura, comprobarán que la feria es un mosaico de color, sabor y tradición, por lo que querrán volver cada año. Para más detalles, visita www.feriadelmole.com.

 

Cómo llegar a San Pedro Atocpan

Las principales vías para llegar a San Pedro Atocpan son las siguientes:

  • De Periférico Sur, partiendo de la Glorieta de Vaqueritos, hay que dirigirse a Prolongación División del Norte con rumbo hacia Xochimilco, hasta el Deportivo Xochimilco, y después pasar por Santa María Nativitas y Santa Cruz Acalpixtla, y en San Gregorio Atlapulco tomar la carretera federal Xochimilco-Oaxtepec, hasta el kilómetro 17.5.
  • Partiendo del Deportivo Xochimilco hay que ir hacia Santa Cecilia Tepetlapa, pasando por San Bartolomé Xicomulco hasta llegar a San Pedro Atocpan.
  • Por Tláhuac, hay que pasar por San Lorenzo Tezonco, San Francisco Tlaltenco, San Pedro Tláhuac, Santiago Tulyehualco, San Antonio Tecómitl y Milpa Alta hasta arribar a Atocpan.

 


 

* Editora en TourismoGourmet.com, medio digital especializado en turismo gastronómico y estilo de vida.

              

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad