Gabriela Pablos

 

Con la temporada de calor, los antojos y la oferta de ingredientes en los alimentos cambian. Por ello te ofrecemos 10 recetas sencillas, saludables y deliciosas para disfrutar en compañía de tu familia y refrescar tu paladar.

10

Agua de pepino, piña y limón

Tritura en la licuadora tres rebanadas de piña y un pepino mediano con todo y cáscara, junto con el jugo de cinco limones agrios. Cuela la pulpa y endulza al gusto. También puedes darle un toque exótico a tu agua agregando unas cucharaditas de chía y pedacitos de fresas naturales, para producir toda una sinfonía frutal.

9

Hummus

Deja medio kilo de garbanzos remojando en agua unas 10 horas antes de su preparación. Después de estar previamente hidratados, ponlos a cocer a fuego medio durante media hora en una cacerola con agua. Licúa los garbanzos con una cucharada de aceite de oliva, agrega dos cucharadas de tahini, tres cucharadas de yogurt natural sin azúcar y licúa hasta obtener una pasta cremosa. Sirve el hummus como botana con pan pita o verduras. También es una excelente guarnición.

El tahini se puede encontrar en las tiendas de productos libaneses y, con suerte, en el supermercado. Sin embargo, hacerlo es muy sencillo. Necesitas tostar una taza de semillas de ajonjolí en horno o comal y batir en la licuadora con un cuarto de taza de aceite de oliva. Esta misma pasta sirve para el Baba Ganoush.

8

Baba Ganoush

El Baba Ganoush o crema de berenjenas es un dip muy suave y exótico para el paladar. Es típico del Medio Oriente, Grecia, Turquía y Chipre, aunque en cada lugar caracterizan este platillo con diferentes variantes. Es ideal para servirlo como botana con pan, pita o bastoncillo de vegetales crudos como zanahoria, apio, jícama o pepino. También es una excelente guarnición.

Pon a asar tres o cuatro berenjenas (según el tamaño). Debes asarlas hasta que estén muy tostadas y su piel se suavice junto con la pulpa. Raspa esta última con una cuchara y mezcla con tres dientes de ajo, el zumo de dos limones, dos cucharadas de tahini, 100 mililítros de aceite de oliva, sal y pimienta negra al gusto.

7

Gazpacho Andaluz

Es un clásico de la cocina española. Se trata de una sopa fresca de tomate, excelente para un día caluroso. Coloca en la licuadora las verduras previamente lavadas y desinfectadas. Necesitarás un kilo de tomates bien maduros que deberás poner en la licuadora junto con un pimiento verde, 100 gramos de cebolla y un diente de ajo. Añade a la mezcla tres cucharadas de aceite de oliva, tres de vinagre de vino blanco y sal al gusto.

Este clásico tiene variantes y en ocasiones se le agregan trozos de apio o de manzana golden. Los panecitos tostados o croutones también acompañan deliciosamente a esta sencilla pero exquisita sopa.

6

Granizado de sandía

El mejor postre del verano definitivamente es el granizado de sandía. No sólo es la forma más fácil de hacer un helado casero, también es naturalmente delicioso. Recuesta una sandía y pártela por la mitad. Saca la pulpa, quítale las semillas e introduce los trozos de sandía en la licuadora. Por su forma cóncava, la cáscara de la sandía puede ser un excelente recipiente para congelarlo.

Licúa la sandía con el jugo de cuatro o cinco limones agrios, agrega dos cucharadas soperas de azúcar y pon la mezcla en un bowl dentro del congelador o en la cáscara que guardamos previamente. Pasadas dos horas, raspa la mezcla con un tenedor para lograr una consistencia de frappé. Sirve en moldes para helado. Un poco de jarabe de chamoy o chile piquín lo harán irresistible.

También puedes agregar un poco de mezcal o tequila para convertir tu granizado de sandía en un sexy coctel para matar el calor.

5

Tostadas de jaiba

La jaiba o carne de cangrejo fresca (no surimi) se encuentra fácilmente en bolsitas en pescaderías o supermercados. Es baja en calorías y por tradición es un ingrediente que no sólo destaca por su frescura, sino que también es exquisita y fácil de preparar.

En una sartén bien caliente pon dos cucharadas de aceite de olivo, fríe un diente de ajo y media cebolla mediana. Una vez que la cebolla se ponga más suave y blanca, añade un jitomate mediano picado en cuadritos. Deja las verduras por un minuto e incorpora la jaiba limpia y desmenuzada. Sazona con sal y pimienta. Finalmente, agrega abundante perejil picado. Sírvelo en tostadas solas o con mayonesa.

4

Ceviche

Aunque el ceviche tiene tantas variantes como lugares en los que se prepara, esta versión es infalible en sencillez y buen gusto. Necesitarás picar medio kilo de pescado sierra limpio en cuadritos. Pon a cocer el pescado en una taza de jugo de limón agrio durante 30 minutos aproximadamente. Sabrás que está bien cocido una vez que la carne se ponga dura y blanca. Cuando esté lista, escurre el limón y enjuaga los trocitos de sierra en una taza de jugo de naranja. Deja reposar cinco minutos con el zumo y escurre.

También necesitarás media cebolla, un jitomate, un chile serrano sin semillas y un manojo pequeño de cilantro. Agrega todas las verduras previamente lavadas y cortadas en trozos pequeños a los trocitos de sierra. Se recomienda servir acompañado de tostadas o solo en una copa.

Si quieres darle un giro muy tropical a tu ceviche, sustituye el zumo de naranja por agua de coco, añade las verduras descritas anteriormente y agrega pedacitos de mango y coco natural rallado. Es un manjar que no podrás dejar de probar.

3

Trufas de cacahuate

Para elaborar este sencillo postre necesitarás una lata de leche condensada y un kilo de cacahuates pelados, sin cáscara ni sal. Pon la lata de leche condensada cerrada a baño María. Deberás dejarla de 30 a 50 minutos a fuego medio o hasta que la leche espese y se haga una especie de cajeta o dulce de leche.

Pica con un cuchillo o tritura en la licuadora el kilo de cacahuates. Toma pequeñas porciones de este cacahuate y haz bolitas con ayuda de la cajeta. Puedes decorar las bolitas con un pedacito de arándano deshidratado o coco rallado.

2

Gelatina de yogurt

Necesitas poner a hidratar en una tasa de agua caliente cuatro cucharadas de grenetina natural o dos sobres de gelatina sin sabor. Agrega a la grenetina tibia un litro de yogurt natural sin azúcar junto con cuatro cucharadas de azúcar refinada. Mezcla, deja enfriar, sirve en un molde y mételo al refrigerador por dos horas.

Sírvelo con un delicioso topping de tu mermelada favorita. Agrega cinco cucharaditas de la mermelada de tu elección al jugo colado de una naranja. Baña la gelatina de yogurt con ese dip frutal. Será un éxito garantizado.

1

Ternera blanca

El platillo más recomendado en esta compilación culinaria es, definitivamente, la exquisita ternera blanca. Para saborearla, parte en pequeños cubitos medio kilo de ternera, y pon la carne a freír en una sartén con aceite de oliva bien caliente. Deja a fuego medio hasta dorar los cubitos de ternera. Previamente pon harina a tostar en otro sartén. Añade una cucharada de esa harina tostada a la ternera; agrega también una papa mediana picada en cuadritos, dos cucharadas de salsa para carne tipo inglesa y dos cucharadas de agua potable. Sazona con sal y pimienta al gusto, y deja cocer a fuego lento por 20 minutos hasta que las papas estén suaves.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad