Si uno de tus propósitos es dejar de rentar y adquirir una vivienda a través de un crédito hipotecario, lo primero que debes evaluar es cómo están tus finanzas, pues comprar una propiedad es una decisión que se debe planear con cuidado y que implica un compromiso a largo plazo. Te invitamos a realizar el siguiente test y descubrir si estás listo o no para comprar casa.

 

 

1. ¿Cuál es tu meta a mediano plazo?

a) Conseguir un mejor empleo

b) Ahorrar

c) Adquirir una vivienda propia

 

2. ¿Qué porcentaje de tu sueldo destinas al pago de deudas mensualmente?

a) 50 por ciento

b) 30 por ciento

c) 10 por ciento

 

3. ¿Tienes una fuente estable de ingresos?

a) No, mis ingresos varían

b) No sé si mi empleo sea algo tan seguro

c) Totalmente

 

4. ¿Qué porcentaje de tus ingresos podrías destinar a un crédito hipotecario?

a) No lo sé, pero sería muy poco

b) Menos de 15 por ciento

c) Más de 25 por ciento

 

5. Si cotizas a algún instituto de vivienda (Infonavit o Fovissste), ¿sabes qué requisitos necesitas, cuánto te prestan y cuánto deberás pagar mensualmente?

a) Eso lo pensaré una vez que encuentre la casa ideal

b) Tengo un aproximado

c) Exactamente

 

6. ¿Tienes suficientes ahorros para cubrir los gastos iniciales (enganche, avalúo, escrituración)?

a) No tengo ahorros

b) No creo que sean suficientes

c) Sí, y me sobra

 

7. ¿Comprar una casa te permitirá mantener tu estilo de vida actual?

a) No había pensado en eso

b) Creo que no, tendría que deshacerme de algunos gastos

c) Sí, ya contemplé todos los gastos

 

Revisa tu resultado

 

Mayoría de A: aún no es tiempo.

Tus finanzas no están listas para comprar una casa y, al parecer, tú tampoco. Tómate el tiempo que sea necesario para poner en orden tus finanzas. En estos momentos tus prioridades son otras, no comprometerte con un crédito de esas dimensiones. Si lo planeas, en algunos años podrás hacerte de una casa.

 

Mayoría de B: piénsalo un poco más.

Tienes parte de tu sueldo comprometido con otras deudas y comprar una casa no figura como tu principal objetivo. Si lo has estado pensando quizás debas pulir más esa meta y centrarte por completo en ella. Realiza un presupuesto, paga deudas y arma un plan de ahorro. Recuerda que comprar una vivienda es un gran paso.

 

Mayoría de C: no lo pienses más.

Has calculado hasta el más pequeño detalle. Al parecer, te encuentras en el momento ideal, tienes los recursos necesarios y estás consciente del compromiso que implica un crédito hipotecario. Es una meta que quieres ver realizada y tus finanzas no lo resentirán.

 

Sin importar el resultado que hayas obtenido, debes considerar que hay diferentes alternativas de financiamiento para la adquisición de una vivienda y todas tienen distintas características. Por eso es importante de conocer cómo funcionan algunos factores que intervienen en el crédito y así identificar la hipoteca que mejor se ajuste a tus necesidades.

 

Desembolso inicial

Es una serie de gastos que deberás cubrir al contratar el crédito (avalúo, enganche, comisión por apertura, gastos de investigación y de escrituración), para lo cual es importante que cuentes con un ahorro previo que te permita cubrirlos.

 

Tasa de interés

Es el costo que deberás pagar por el dinero que te presten; lo recomendable son los créditos a tasa fija, pero también hay variable, variable con tope y mixta.

 

Aforo (monto del préstamo)

Es la cantidad de dinero que te presta la institución en proporción al valor del inmueble; en general el aforo es de 80 por ciento del valor de la vivienda.

 

Moneda

No todos los créditos hipotecarios en nuestro país funcionan en pesos, también hay en veces salarios mínimos (VSM) o en unidades de inversión (UDI), y cada uno afecta de manera distinta el comportamiento del crédito.

 

Plazo (vida del crédito)

Es el tiempo máximo que tienes para pagar a la institución financiera el dinero que te prestó. Puedes contratarlo desde cinco hasta 30 años. Considera que mientras más largo sea el plazo, pagarás más intereses.

 

Amortización (pago a capital)

Es el monto de la mensualidad que va directamente al pago de tu deuda. Durante los primeros años (de cinco a 10), poco más de 80 por ciento de los pagos que realices serán para pagar intereses.

 

Oferta vinculante

Es un documento que contiene cuánto te costaría (en pesos y centavos) adquirir tu casa si contratas un crédito con determinada institución financiera. Puedes solicitarla sin costo alguno con la institución que ofrece el crédito.

 

Seguros

Al contratar un crédito hipotecario también deberás pagar una cantidad por concepto de seguros, los cuales vienen contemplados en las mensualidades del crédito. Generalmente los seguros que se incluyen son de vida y de daños.

 

Pagos anticipados

Una opción para liquidar tu deuda antes del plazo acordado, o para pagar menos intereses, es realizar pagos anticipados directamente a capital. Lo recomendable es hacerlos durante los primeros años del crédito, siempre analizando tu presupuesto.

 

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad