El Buen Fin está a la vuelta de la esquina (se realizará del 17 al 20 de noviembre) y seguramente estás listo para “aprovechar las ofertas” de esos días. Pero antes de salir corriendo a la primera tienda que tengas a la mano, es importante que revises tu cartera y analices qué tan conveniente es hacer o no esas compras.

 

LEER EL ARTÍCULO EN LA REVISTA DIGITAL

 

A continuación te mostraremos algunos de los errores comunes que debes evitar para que tus finanzas no sufran un descalabro durante el “Buen Fin”.

 

Dejarte llevar por las ofertas

Uno de los errores que se cometen ante las ofertas es adquirir productos únicamente por su precio, sin considerar si realmente los necesitas o si cumplen con las características que requieres. Si eres de los que compran lo primero que tiene descuento, es probable que adquieras artículos que ni siquiera utilices, lo cual implicaría un gasto y no el aprovechamiento de una oferta.

Por eso es necesario que antes de decidir comprar algo que no tenías presupuestado, te preguntes si realmente lo necesitas o sólo quieres adquirirlo por qué tiene descuento.

 

Comprar hoy pagar después

Al ver tantas promociones y descuentos es común que las personas se emocionen y paguen todas sus compras con tarjeta de crédito, pensando que las pagarán después. Sin embargo, cuando les llega su estado de cuenta su deuda es tan grande que su capacidad de pago no es suficiente para solventarla.

Por lo anterior, debes tener presente que las compras a crédito son préstamos que deberás pagar a tiempo para mantener saludables tus finanzas. Si piensas utilizar este medio de pago debes revisar tus estados de cuenta y analizar si tu capacidad de endeudamiento te permite realizar más compras.

 

Comprar todo a plazos

Pagar todo a meses sin intereses o a pagos diferidos puede parecer la mejor opción de compra, pues generalmente los abonos son muy pequeños; sin embargo, puedes perder el control de tu crédito al adquirir muchos artículos con este esquema y terminar con una deuda impagable.

Para que una compra bajo este esquema realmente sea una buena opción debes considerar que la vida útil del producto sea superior al tiempo que te llevará pagar, es decir, adquirir bienes de consumo duradero, como una lavadora, un refrigerador, una computadora, una pantalla, etcétera. Recuerda que si ya tienes algún artículo a meses sin intereses, antes de comprar otro debes calcular cuánto pagarás al adquirir una deuda extra.

 

Usar tus ahorros

Ver tantas ofertas puede resultar tentador para usar tus ahorros, pero detente a pensar y pregúntate: ¿cuánto tiempo llevas ahorrando para comprar algo que necesitas? ¿Vale la pena gastar tus ahorros en ese artículo?

Si después de pensarlo decides que quieres gastarlos, te recomendamos fijar un monto máximo a gastar y que no lo sobrepases. Recuerda que tus ahorros pueden ayudarte en un futuro a cubrir algún imprevisto y a no desbalancear tus finanzas.

 

Ir a las tiendas a ver que hay

Ir a las tiendas a ver que se te atraviesa es uno de los errores más comunes, pues lo más probable es que termines adquiriendo cosas que no necesitas o que ni siquiera habías contemplado comprar.

Por eso es importante que hagas una lista y que planees tus compras. Hacerlo te ayudará a no sobrepasar tu presupuesto, delimitar tus compras a cosas muy precisas y de ese modo aprovechar las ofertas al máximo.

 

Gastar por gastar

Muchas personas, después de comprar lo que necesitan y de darse alguno que otro gusto, se percatan de que aún les sobra dinero en su cartera o en su tarjeta de débito de lo que tenían presupuestado, y corren a gastarlo.

Sin embargo, esto es un error, pues adquieren cosas que no necesitan y que en muchas ocasiones no utilizan, además de que ese dinero a la larga podría ayudarles en caso de un imprevisto o para comprar algo que realmente en un futuro sea necesario. Lo mejor en este caso es ahorrar lo que sobre.

 

No comparar precios

En ocasiones las personas compran el artículo que necesitan en el primer establecimiento al que van porque tiene un gran letrero de oferta y además está a meses sin intereses, pero a la semana siguiente ven el mismo artículo más barato y también a meses sin intereses.

Para que eso no te pase, es necesario comparar el artículo que necesitas por lo menos en tres establecimientos distintos, e incluso buscar otras marcas que tengan el mismo producto con características similares y calidad que necesitas. Muchas veces esto hace una gran diferencia en los costos.

 

Gastarse el aguinaldo

Algunas empresas adelantan una parte del aguinaldo a sus trabajadores para que puedan utilizarlo durante el Buen Fin; sin embargo, correr a gastarlo sin ninguna planeación es un gran error muy común.

A pesar de que las ofertas de este fin de semana sean una gran tentación, intenta no destinar tu aguinaldo para pagar estas compras. Analiza qué gastos tendrás que realizar en diciembre y en enero, haz un presupuesto en el que establezcas un monto máximo para cubrir estos gastos y destina una parte para el ahorro.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad