Para conmemorar el Día del Abuelo, este 28 de agosto, queremos ofrecerte algunos refranes típicos, que además de que muestran su sapiencia en el mundo de las finanzas, también nos harán recordar los momentos en que nos los decían.

 

 

Con seguridad recuerdas algunos de los dichos que decían tus abuelos cuando eras niño y que en esos momentos te parecían frases en “chino” que no entendías; pero, si ahora reflexionas en ellos, podrás darte cuenta de que muchos tenían como enseñanza la importancia de cuidar el dinero.

A continuación compartimos contigo algunos dichos comunes y la relación que pueden llegar a tener con las finanzas.

 

“Al que madruga Dios lo ayuda”

Si eres de las personas que dicen: “Pensaré en mi retiro más adelante” o “Aún falta mucho tiempo para mi vejez”, ¡estás cometiendo un gran error! Porque mientras más joven comiences ahorrar para tu retiro, más años permanecerá tu dinero invirtiéndose y, por ende, mayor será tu ahorro cuando llegue el momento de pensionarte.

 

“Más vale paso que dure y no trote que canse”

Este dicho nos enseña que es preferible hacer las cosas con calma y bien, que de manera apresurada y mal. Si lo trasladas a las finanzas, te enseña que al principio lo mejor es ahorrar poca cantidad pero de forma constante y cuando formes el hábito del ahorro podrás incrementarlo poco a poco.

 

“Ni bebas agua que no veas, ni firmes cartas que no leas”

Este refrán nos enseña que hay cosas y situaciones en las que no hay que fiarse y que debemos tomar precauciones. Si tienes dudas acerca de la veracidad de una institución financiera, no entiendes las cláusulas de un contrato o te ofrecen intereses muy elevados, debes desconfiar e informarte, ya que podrías perder tus ahorros e incluso tu patrimonio.

 

“El tiempo es oro”

Este es un refrán muy común de los adultos mayores, que nos recuerda que la vida es breve y por eso debemos aprovechar el tiempo. Seguramente alguna vez has tenido esa sensación al final del día de que no te rindió el tiempo. Y si lo piensas bien, con el dinero sucede lo mismo. ¿Te ha pasado que a final de mes te das cuenta que no te rindió la quincena? Por eso es importante planificar los gastos y establecer metas de acuerdo con cada etapa de nuestra vida que te permitan formar un patrimonio y tener un retiro laboral digno.

 

“Camarón que se duerme se lo lleva la corriente”

Este refrán se refiere a las consecuencias negativas que trae el hecho de no actuar por desidia o por flojera. En tus finanzas, lo puedes aplicar a todos los pagos que debes realizar, por ejemplo, a la tarjeta de crédito o a un servicio contratado; ya que si los pospones o no cumples con ellos en la fecha establecida, además de generar intereses, recargos y comisiones, afectarán tu historial crediticio.

 

“Lo barato sale caro”

Este dicho se aplica cuando compras algún artículo sólo porque estaba muy barato y no te detuviste a pensar si lo necesitabas, y si realmente estaba a buen precio. En materia financiera, se puede dar el caso de que contrates productos o servicios que no necesitas o que no son la mejor opción para ti. Por ello, es muy importante comparar distintas opciones y evaluar si se ajustan o no a tus necesidades y así poder elegir el que proporcione mayor beneficio a tus finanzas.

 

“La memoria es como el mal amigo: cuando más falta te hace, te falla”

Este refrán quiere decir que la memoria es frágil y que en cualquier momento puede llegar a fallar haciéndote olvidar cosas realmente importantes. Con el dinero sucede lo mismo: si no anotas las fechas de pago de tus compromisos financieros puedes omitir sufragarlos, lo cual provocaría problemas en tus finanzas. Por ello, es recomendable llevar un presupuesto por escrito y anotar en él todos los pagos que debas realizar, algunos de los cuales puedes domiciliar.

 

“Salió más caro el caldo que las albóndigas”

Este dicho aplica a situaciones en las que el costo que pagamos por conseguir algo es mucho más elevado que el beneficio que obtenemos. Por ejemplo, contratas una tarjeta de crédito porque alguien te la recomendó porque puedes obtener millas para viajar en avión. Pero al cabo de un tiempo te das cuenta de que el interés que pagas es muy elevado, que la comisión por anualidad es excesiva y que prefieres viajar en autobús, lo que se traduce en que el costo que pagarás por utilizar esa tarjeta de crédito será más elevado que los beneficios que obtendrás. Por eso es importante analizar tus necesidades antes de adquirir algún producto o servicio financiero.

Éstos son sólo algunos ejemplos de los muchos refranes que utilizan los abuelos para darnos ejemplos de situaciones de vida y, de paso, para ayudarnos a mejorar nuestras finanzas. Te invitamos a recordar otros dichos que decían tus abuelos y cómo se relacionaban con el cuidado de las finanzas personales.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad