Desde que el ser humano apareció sobre la faz de la tierra, su preocupación fundamental ha sido tratar de encontrar un sentido a la vida y descubrir la razón de su existencia. Más allá de preocuparse por sobrevivir (alimentarse, encontrar un refugio o pertenecer a un grupo que le asegure protección), en su interior resuenan preguntas existenciales —¿quién soy?, ¿de dónde vengo?, ¿a dónde voy?— que exigen respuestas.

Las religiones han sido, sin duda alguna, ámbitos privilegiados (aunque no los únicos) desde los cuales se han ofrecido respuestas a las ansias de trascendencia del ser humano. Un premio o un castigo eternos como resultado de nuestras acciones, un ciclo de reencarnaciones sucesivas en entes superiores o inferiores, o el acceso a un nivel de conciencia superior en conexión con todos los seres del universo, son sólo algunas formas de concebir nuestro destino después de esta vida. Uno de los grandes maestros de la espiritualidad en la historia de la humanidad, Siddharta Gautama —mejor conocido como Buda—, enseñó que la liberación definitiva del sufrimiento de la existencia y de la continua reencarnación a la que están sujetos todos los seres se alcanza a través de la renuncia a los apegos y a los deseos materiales, los cuales provocan sufrimiento. A través de la meditación se logrará esa liberación, esa iluminación. Si te interesa conocer más acerca de las enseñanzas de Buda, no te pierdas la exposición “Las huellas de Buda” que actualmente se exhibe en el Museo Nacional de Antropología, de la cual te presentamos un reportaje en esta edición.

Otro de los espacios favoritos para la introspección es la contemplación de la naturaleza. En el contacto con paisajes sobrecogedores se experimenta la pequeñez del ser humano en el universo y la necesidad de reconocer que hay algo más grande que nosotros. También te invitamos a leer el reportaje “Destinos inhóspitos que hay que visitar”, donde descubrirás algunos de los rincones más imponentes de nuestro planeta que te conectarán con la trascendencia.

Por último, conoce, en nuestra sección Top Ten, algunas de las experiencias místicas más intensas que se pueden vivir en México, herencia de nuestros ancestros y de la riqueza cultural que posee nuestro país, gracias a las cuales podrás ponerte en contacto con la dimensión espiritual.

Esperamos que disfrutes esta edición y que te permita descubrir nuevas formas de dar respuesta al anhelo de trascendencia que todos llevamos dentro.

 

Cordialmente,

Luis Arturo Pelayo

Director Editorial

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad