¿Te has preguntado cuántos niños nacen cada día en México? Las estadísticas del INEGI señalan que en 2016 hubo un total de 2,293,708 nacimientos en nuestro país, lo cual quiere decir que diariamente nació un promedio de 6,284 niños. Sin embargo, el momento del nacimiento sólo es el punto final de un largo proceso de gestación de nueve meses que para más de dos millones de mujeres representó un largo camino, en el que atravesaron por una diversidad de cambios, muchos de ellos muy difíciles de sobrellevar: cansancio, rechazo a determinados alimentos, náuseas y mareos, inflamación y sangrado de encías, problemas digestivos, estreñimiento, retención de líquidos e hinchazón en brazos y tobillos, aparición de estrías, sensación de ahogo y dificultad para respirar, calambres, opresión de la vejiga y necesidad constante de ir al baño, hemorroides, aumento de peso y dificultad para encontrar ropa adecuada, dolor de espalda y en las articulaciones, acidez, cambios de humor, miedos, ansiedad y pesadillas, contracciones y, finalmente, el trabajo de parto con todas las molestias que conlleva.

Cada 10 de mayo celebramos a las mamás pensando principalmente en aquellas que ya han traído hijos al mundo, pero no debemos olvidar a todas las mujeres que se han convertido en madres desde el momento en que empezó a gestarse una nueva vida en su interior.

Y aunque existe un día especial para celebrar a las mujeres embarazadas —el 31 de agosto, Día de la Obstetricia y de la Embarazada—, esa fecha es casi tan desconocida como el santo al que se debe esa celebración, san Ramón, nacido en España, en el año 1200, y que recibió el sobrenombre de “nonato” (no nacido) porque su madre murió en el parto antes de que él viera la luz, por lo que tuvo que nacer por cesárea (claro que no se hizo santo por esto, sino por su trabajo de rescate de numerosos católicos cautivos en África en poder de musulmanes, quienes lo capturaron cuando se ofreció como rehén a cambio de la liberación de un prisionero y lo martirizaron).

Si alguna mujer a tu alrededor —ya sea un familiar, una amistad, una compañera de trabajo o una vecina— está embarazada, sería muy bueno que tuvieras algún detalle para ella con ocasión del Día de la Madre, algo que aunque no sea un regalo sofisticado o muy elaborado la haga sentir especial por ser madre y le provoque una sonrisa que alivie al menos por un momento las molestias que pueda estar experimentando por el embarazo. ¿Te apuntas a celebrar también a estas mamás el 10 de mayo?

 

Cordialmente,

 

Luis Arturo Pelayo

Director Editorial

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad