El jengibre es una de las plantas medicinales más populares no sólo por su uso en la cocina como condimento y aromatizante, sino también por las increíbles propiedades medicinales que aporta. A continuación te contamos sobre ellas.

 

 

El jengibre es, desde hace cientos de años, uno de los principales ingredientes en la medicina tradicional china, donde es común su uso como remedio para diferentes trastornos y enfermedades y es habitual consumirlo en forma de té.

La parte que más se utiliza del jengibre es la raíz, por su aroma y sabor picante, ya sea como especia, seco o en polvo.

Desde el punto de vista nutricional, esta raíz es rica en hidratos de carbono (40 a 50 por ciento) y grasas (6 a 8 por ciento, principalmente ácidos grasos: oleico y linoleico), y aporta una gran cantidad de aminoácidos (arginina, leucina, asparagina, histidina, lisina, metionina, treonina, tirosina, triptófano y valina), vitaminas (vitamina C y niacina) y minerales (fósforo, silicio, zinc, boro, cromo, manganeso y cobalto). Además, es un excelente antioxidante, ya que tiene un alto contenido en flavonoides, ácido oxálico y curcumina, todos éstos nutrientes esenciales y fundamentales de una alimentación variada y equilibrada, pues son indispensables para nuestra salud y para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

 

Propiedades

A nivel digestivo, gracias a su poder antibacteriano, es un remedio natural contra la diarrea, que ayuda a mantener en equilibrio la flora intestinal. Estimula el páncreas y aumenta la producción de enzimas que ayudan en la digestión. Disminuye los niveles de colesterol en sangre. Ayuda a absorber y a eliminar mejor las grasas. También es un excelente remedio natural contra las náuseas y el vómito. Es un buen antiespasmódico. Alivia la indigestión y el dolor, y estimula el vaciamiento gástrico. Inhibe la bacteria Helicobacter pylori, lo que puede ayudar a la prevención de úlceras, pues protege la mucosa gástrica.

A nivel cardiaco ayuda a prevenir problemas del corazón, como la angina de pecho y los infartos, ya que mejora la circulación de la sangre, evitando la formación de trombos y coágulos.

A nivel respiratorio es un antiinflamatorio y analgésico natural que ayuda a tratar, combatir y aliviar enfermedades respiratorias, reduciendo la congestión nasal (para lo cual se recomienda preparar una infusión de jengibre con limón y miel). También ayuda en caso de asma.

Por su efecto analgésico es útil para aliviar el dolor muscular y articular causado por enfermedades inflamatorias como la artritis y la artrosis, y además ayuda a disminuir los dolores generados por el síndrome premenstrual. Evita los calambres y disminuye la migraña. Es un antidepresivo natural. Previene el cáncer de colon y de ovario. Y por su efecto antioxidante ayuda a combatir el envejecimiento prematuro y a reducir los niveles de estrés.

Actualmente se estudia el uso de jengibre para combatir o prevenir enfermedades como cáncer, diabetes e hígado graso no alcohólico, ya que sus propiedades antinflamatorias lo hacen sumamente benéfico para atacar muchas enfermedades inflamatorias crónicas.

Se cree que el jengibre tiene un efecto positivo en la diabetes debido a que inhibe las enzimas en el metabolismo de los carbohidratos, aumenta la liberación y la sensibilidad de insulina y mejora los niveles lipídicos; además, tiene un efecto protector contra las complicaciones de la diabetes, protegiendo el hígado, los riñones, el sistema nervioso central y los ojos de personas diabéticas.

El jengibre también se utiliza para adelgazar, ya que gracias a sus propiedades digestivas y termogénicas ayuda a acelerar el metabolismo y a reducir la inflamación, mejorando el sistema muscular; pero para que realmente funcione debe consumirse junto con una dieta adecuada, equilibrada y variada, acompañada de un cambio de hábitos y combinada con ejercicio.

 

Cómo consumirlo

Existen distintas maneras para tomar el jengibre: en forma de infusiones o tés, en licuados o jugos, en ensaladas, guisados o postres; en polvo, fresco o seco. Pero por su sabor picante y aromático se recomienda consumirlo con moderación y acompañando otros alimentos. También existe en forma de jarabe para la tos.

 

Dosis

Si es jengibre fresco se recomienda consumir de tres a 10 gramos al día, y si es jengibre en polvo, se sugiere no consumir más de dos gramos al día (esto es, sólo una cucharadita cafetera).

También existen en forma de comprimidos (de 400 a 500 mcg; se recomienda tomar de una a dos cápsulas cada ocho horas), o bien en forma de aceite (se sugiere tomar de cinco a nueve gotas divididas en tres tomas al día).

 

Efectos secundarios

Aunque tiene muchos beneficios, el efecto secundario más frecuente de consumir jengibre es el aumento de la temperatura corporal provocado por la aceleración metabólica que genera, por lo cual su consumo está contraindicado en caso de presentar fiebre, así como de padecer cálculos renales o biliares.

Quienes toman medicamentos para la presión o la diabetes, así como anticoagulantes, deben consultar a su médico sobre la pertinencia de consumirlo.

 


* Nutrióloga.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad