Orlane Mercado

El mes del horror presenta una oportunidad inmejorable para vestir los atuendos góticos que hermanan a quienes los llevan con las creaturas de la noche que emergen de las profundidades en esta época del año: los vampiros.

Darks y emos tienen un mismo origen: los goths o góticos, herederos del nihilismo de los punks, un grupo que transformó el desencanto por la vida en una fascinación por la muerte, a la cual conciben de una manera más que romántica. La generación de los ochenta del siglo XX resultó ser una de las más creativas, especialmente la británica, que produjo varias subculturas. Los primeros looks góticos eran una mezcla del agresivo atuendo punk y del glamoroso estilo de los new romantics en una versión oscura, aprovechando que el negro es el color de la noche, del misterio y de la muerte.

Poco a poco se añadieron a su atuendo componentes que ahora son esenciales del look gótico. Elementos como el terciopelo, las medias de red y el encaje negro acompañados por corsettes hiperdecorados y joyería de plata, el metal de la luna, que tiene implicaciones religiosas u ocultistas.

La combinación de esos elementos marcó la pauta para impulsar una moda que se difundió globalmente y que se ha mantenido vigente durante más de tres décadas. Tal vez esta permanencia se deba a que los góticos, al igual que los vampiros, a quienes imitan, tienen el tiempo a su favor, ya que al crear su propio código de vestir se liberaron de los cánones impuestos por la moda comercial y sus constantes cambios.

Los góticos, a pesar de ser indiferentes a las frivolidades del mundo, no han podido evitar ser imitados por la moda, sufriendo la misma suerte que otras manifestaciones del street style que han sido absorbidas por la cultura comercial, pues el consumo no perdona.

Muchos subestilos han surgido a partir de los góticos. Algunos utilizan trajes de época; otros visten prendas semejantes al atuendo punk y están vinculados con la música de rock (como Marylin Manson), y otros más son incuestionables expresiones de alta costura.

Así es como muchos diseñadores han sucumbido a la atracción que ejerce el lado oscuro de la moda, por lo que han tomado elementos del atuendo gótico para replantearlo en versiones sofisticadas. Uno de los casos más notables es el trabajo del desaparecido diseñador Alexander McQueen, en cuya obra es notable la influencia del estilo gótico.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad