También llamada “la droga del amor”, porque facilita la empatía, la sociabilidad, la cercanía y el contacto interpersonal, el éxtasis o “tacha” es una droga especialmente atractiva para los jóvenes cuando se encuentran en fiestas, clubes y discotecas. No obstante, detrás de la euforia, energía y excitación que provoca, se esconden efectos altamente dañinos, los cuales se explican en este artículo.

 

La 3,4-metilendioxi-metanfetamina (MDMA), conocida como éxtasis (“tacha” en nuestro país) es una droga psicoactiva sintética, adictiva e ilegal de efectos estimulantes y, en ocasiones, alucinógenos.

Es una droga psicoactiva porque provoca cambios en la mente y en la forma de pensar, de sentir y de comportarse. Es adictiva porque produce adicción (aunque en menor grado que la cocaína y la heroína), es decir, el estado físico y psicológico en el cual la persona tiene un impulso irreprimible y sin control de consumir una droga para sentir sus efectos, o para evitar las molestias que se presentan cuando deja de usarla.

Y es ilegal porque puede causar serios daños a la salud. Por eso ha sido incluida en las listas de sustancias prohibidas por la ley en todo el mundo con el fin de proteger al individuo y a la sociedad.

Por lo general, se consume en forma oral en tabletas, cápsulas o polvo, aunque puede inyectarse diluida. Se vende también en cápsulas o en tabletas que imitan la apariencia de ciertos medicamentos y algunos consumidores la combinan (muy peligrosamente) con metadona (heroína sintética), con LSD, con heroína o con ciertos anestésicos poderosos como la ketamina.

De acuerdo con una encuesta nacional reciente (ENCODAT 2016-2017), en México el uso de la tacha entre las personas de 12 a 65 años de edad es de 1.1 por ciento o menos “alguna vez en la vida”, de 0.2 por ciento en el último año, y de 0.1 por ciento en el último mes.

 

Efectos a corto plazo

Sensación de euforia y de mayor energía; aumento de la actividad; sensación de “confianza”, “empatía” y “cercanía emocional” con los demás; aumento de la percepción a través de los sentidos; estado de ánimo “elevado”; pensamiento confuso; conducta alterada; aumento de las palpitaciones del corazón y de la presión arterial; pérdida del apetito, náusea y vómito; visión borrosa, movimientos rápidos e involuntarios de los ojos (nistagmus); tensión muscular, desmayos, escalofríos y aumento de la sudación; fuerte oclusión involuntaria de la boca (“mordida” inconsciente de gran intensidad); hipertermia (aumento de la temperatura corporal), temblor y convulsiones.

Los efectos de la MDMA duran aproximadamente de tres a seis horas, aunque muchas personas consumen una segunda dosis cuando los efectos de la primera comienzan a desaparecer.

 

Efectos a mediano y a largo plazos

Adicción, probable daño cerebral, irritabilidad, impulsividad y agresión, depresión, problemas para dormir, trastornos de la atención y de la memoria, aparición de acné o de urticaria, y problemas para concentrarse.

 

Complicaciones médicas

Daño en el hígado y en los riñones; gran incremento de la temperatura, que puede provocar: deshidratación, insuficiencia hepática y renal, insuficiencia cardiaca e, incluso, la muerte.

 

¿Qué puede hacer una persona adicta que desea dejar de consumir éxtasis?

Quien ha desarrollado adicción necesita ayuda profesional para dejar de consumir. Recordemos que la adicción es una enfermedad. El adicto es un enfermo que simplemente no puede dejar de consumir la sustancia o las sustancias adictivas que usa. Para recuperarse necesita y merece tratamiento, ya sea en un centro especializado, mediante terapias de grupo o individuales, acudiendo a grupos de autoayuda como Narcóticos Anónimos, Alcohólicos Anónimos, etcétera. En México lo más aconsejable es solicitar ayuda profesional en los Centros de Atención Primaria en Adicciones (CAPAS) (http://www.cenadic.salud.gob.mx/PDFS/Directorio_CAPAS.pdf), y en los Centros de Integración Juvenil (55-5212-1212).

Para obtener mayor información respecto de los diferentes centros de tratamiento, consejeros en adicciones, grupos de autoayuda, etcétera, puedes llamar a la Comisión Nacional contra las Adicciones: 01-800-911-2000.

Recuerda: no todo consumo termina en adicción, pero toda adicción empezó por el consumo.

 

Fuentes consultadas

 

Sitios de internet

 


* Consejera en adicciones. Coordinadora del Centro de Estudios sobre Alcohol y Alcoholismo, A.C., y miembro de la Federación Mundial contra las Drogas. Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad