El calendario está repleto de fechas memorables, algunas gratas y otras que recuerdan alguna desgracia, como es el caso del 3 de febrero de 1959, día mundialmente conocido como “el día que murió la música”.

 

 

El 3 de febrero de 1959, hace ya 60 años, un fatídico accidente aéreo acabó con la vida de tres jóvenes y prometedoras estrellas del rock&roll: Buddy Holly, Ritchie Valens y The Big Bopper.

El hecho ocurrió en Clear Lake, Iowa. El mal clima, el cansancio y la inexperiencia del piloto fueron la fórmula siniestra que acabó con las vidas de tres jóvenes músicos.

De acuerdo con la historia, Buddy Holly se encontraba con su banda, conformada por Waylon Jennings, Tommy Allsup y Carl Bunch, en una gira llamada Winter Dance Party, por el centro de Estados Unidos, a la cual se les unió Ritchie Valens y The Big Bopper.

La mañana del 3 de febrero, tras varios padecimientos por las inclemencias y las precarias condiciones del autobús que transportaba a los músicos, Holly decidió rentar una avioneta para dirigirse a Moorhead, Minnesota, donde continuarían con la gira que estaba programada para 24 ciudades.

La aeronave había sido rentada para la banda de Buddy Holly, pero Carl Bunch cedió su asiento a The Big Bopper porque se sentía resfriado, mientras que Tommy Allsup perdió su lugar con Ritchi Valens en un volado.

La tragedia tuvo su toque de azar. Incluso, una leyenda cuenta que Holly le dijo a su bajista en tono de broma que esperaba que su autobús se congelara, a lo que éste le respondió: “Pues ojalá tu avión se estrelle”. Esas palabras acompañaron a Jennings el resto de su vida.

Poco antes de la 1:00 a.m. la avioneta Beechcraft Bonanza 35, con 12 años de vuelo, despegó del aeropuerto municipal de Mason, Iowa, para caer y estrellarse en Clear Lake, a sólo 9.7 kilómetros del sitio de despegue.

Pero los restos del avión y los cadáveres de las estrellas fueron encontrados hasta la mañana siguiente, ya que, al no tener señales de la aeronave, el dueño de la compañía sobrevoló la ruta y entonces vio el accidente a sólo unos cuantos kilómetros.

Entre las causas de la muerte se acusa la inexperiencia del piloto Roger Peterson, de apenas 21 años de edad, quien no pudo controlar el aeroplano con las condiciones climáticas adversas que esa noche se presentaron en la región.

El evento, que causó revuelo y pesar a nivel global, sobre todo entre los amantes del rock&roll, fue inmortalizado años después por Don McLean, quien en 1971 grabó la canción American Pie, la cual describe el suceso como “el día que murió la música”.

 

Finales tempranos

Los tres jóvenes músicos fallecidos ese día, Buddy Holly de 22 años, Ritchie Valens de 17 y The Big Bopper de 28, eran pioneros de la música y tenían un talento indiscutible.

Tan sólo Holly ya tenía tres álbumes de estudio y con su primera banda, The Crickets, fue pionero en el rock&roll y en el rockabilly.

Se dice que su innovadora y sobresaliente obra musical fue influencia de muchos músicos y bandas legendarias como The Beatles, The Hollies, The Beach Boys, The Rolling Stones, Don McLean y Bob Dylan.

Incluso, Holly fue uno de los primeros artistas que ingresaron al Salón de la Fama del Rock & Roll en 1986, junto con estrellas como Chuck Berry, James Brown, Ray Charles, Sam Cooke, Fats Domino y The Everly Brothers, además de que en 2004 la revista Rolling Stone lo colocó en el lugar 13 de su lista de los 100 artistas más grandes de todos los tiempos.

Los otros dos músicos apenas comenzaban a sobresalir, pero tenían frente a sí una carrera prometedora.

Ritchie Valens había iniciado su carrera como solista ocho meses antes del accidente, pero ya había alcanzado notoriedad por su particular versión de “La bamba”, que hacía referencia a su ascendencia mexicana.

En octubre de 1957, unos 15 meses antes de morir, Valens había debutado en la banda The Silhouettes, donde fue descubierto por el propietario de un pequeño sello discográfico y comenzaba su carrera.

Siendo un adolescente, Valens grabó dos discos, y el último de su vida fue un doble sencillo con los éxitos “Donna” y “La bamba”.

En tanto, The Big Bopper, cuyo nombre real fue Jiles Perry Richardson, había comenzado su carrera musical unos meses atrás del suceso fatal, escribiendo canciones luego de trabajar como DJ en KTRM, una estación local de Texas.

Al igual que Valens, fue descubierto por un productor con quien grabó “Chantilly Lace”, la tercera canción más escuchada en Estados Unidos en 1958.

El éxito de la pieza hizo que llovieran ofertas para el joven artista, entre ellas, la de participar en la gira en que perdería la vida.

 

El legado

Además de American Pie, canción de donde se toma el nombre del 3 de febrero, muchos otros artistas realizaron homenajes para las jóvenes estrellas que se apagaron hace 60 años.

Destacan los conciertos conmemorativos que se realizan cada 3 de febrero en Clear Lake, donde fallecieron los jóvenes músicos.

El músico Eddie Cochran también escribió una canción para las leyendas: “Three Stars”, el mismo año en que murieron los músicos.

Además, Waylon Jennings, quien nunca pudo sobreponerse al accidente, se refirió al mismo en la canción “A Long Time Ago”, donde escribió: “Don’t ask me who I gave my seat on the plane/ I think you already know” [No me pregunten a quién le cedí mi lugar en el avión/ creo que ustedes lo saben].

También se han hecho películas, como La bamba y The Buddy Holly Story, en la que se retrata la vida de Ritchie Valens y Holly, respectivamente, y se habla del fatal accidente. Además, decenas de monumentos que recuerdan a las estrellas han sido colocados en diversas ciudades de Estados Unidos.

Aunque sin duda los fanáticos siempre tendrán en mente la letra de McLean: “Something touched me deep inside the day the music died” [Algo me conmovió profundamente el día en que murió la música].

 

Sabías que…

American Pie es una canción folk rock escrita por Don McLean, que habla del “día que murió la música". El autor siempre se negó a explicar la letra, argumentando que la interpretación corresponde a quien la escuche, aunque hay un consenso mundial de que el tema habla sobre el dolor y el luto del accidente en el que Buddy Holly, Ritchie Valens y The Big Bopper perdieron la vida.

 

 


 

* Periodista por la UNAM y viajero por convicción. Ha trabajado en las redacciones de El Universal24 Horas El Insurgente. Twitter: @JvanRamos.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad