El rock ha sido, desde su aparición a mediados del siglo pasado, uno de los principales géneros musicales para la expresión, a todo volumen, de una gran diversidad de ideologías culturales, sociales y políticas. ¿Sabías que el 13 de julio se celebra el Día Mundial del Rock? Aquí te contamos el por qué de esa fecha.

 

 

Hace 33 años, el 13 de julio de 1985, se realizó el mítico The Live-Aid, un magno concierto que tuvo lugar de manera simultánea en Filadelfia, Estados Unidos, y Londres, Inglaterra, y en el que participaron bandas y artistas como Led Zeppelin, U2, Phil Collins, Sting, Wham!, The Who, Elton John, Black Sabbath, Paul McCartney, Eric Clapton, Bob Dylan y Queen.

El concierto, organizado por el vocalista de la banda Boomtown Rats, Bob Geldof, tuvo el propósito de recaudar fondos y abrir los ojos del mundo ante la miseria en que vivían los países de África oriental.

Fue tal el impacto de este concierto, tanto por la cantidad de bandas de renombre mundial que se unieron como por la causa que motivó el encuentro, que la fecha quedó inmortalizada en la historia y desde entonces se le conoce como el Día Mundial del Rock.

El evento se transmitió en vivo por la cadena televisiva BBC en más de 70 países. Se calcula que tuvo una audiencia de más de 3,000 millones de espectadores en todo el mundo, quienes pudieron disfrutar algunas de las mejores bandas en la historia de la música mientras que, simultáneamente, se transmitían imágenes de la severa hambruna que padecían naciones como Somalia.

No es la primera vez que varios músicos de renombre se reúnen en un espectáculo de este tipo; sin embargo, la causa por la que se realizó este concierto de forma simultánea en dos países, y la cantidad de grupos que se reunieron, hizo de éste un momento épico e histórico.

 

La vuelta al mundo en 16 horas

El concierto The Live-Aid inició al mediodía de Londres en el mítico estadio de Wembley. Tras un saludo de la multitud a los príncipes de Gales, Carlos y Diana, al ritmo de la banda de guardias de Coldstream, se interpretó el Royal Salute.

La banda británica Status Quo fue la encargada de dar los primeros acordes que le dieron la vuelta al mundo. Les siguieron en el escenario The Style Council, Adam Ant, Nik Kershaw, Sade, Spandau Ballet, Ultravox y Elvis Costello, quien elevó al público con una interpretación, sólo con su guitarra eléctrica, del clásico de Los Beatles, All You Need Is Love.

Los ánimos se encendían conforme las bandas iban desfilando por el escenario, hasta que llegó el momento en que Phil Collins, Sting y Branford Marsalis comenzaron a transformar el acto en un concierto épico cuando aparecieron juntos interpretando varios de sus éxitos con piano, saxofón y guitarra.

Los irlandeses de U2 hicieron lo propio, tocando una severa versión de sus éxitos Sunday Bloody Sunday y Bad.

Sin embargo, el momento cumbre de la tarde y de todo el show fue la aparición de Queen. Con sólo 15 minutos en el escenario, los músicos liderados por Freddie Mercury realizaron uno de los mejores shows de todos los tiempos. Incluso años después fue considerado el mejor concierto de la historia.

Además de entonar seis de sus mejores clásicos (Bohemian Rhapsody, Radio Ga Ga, Crazy Little Thing Called Love, Hammer to Fall, así como We Will Rock You y We Are The Champions), Freddie Mercury sorprendió con un impresionante duelo vocal con el público.

El guitarrista Mark Knopfler, de Dire Straits; el vocalista de Roxy Music, Bryan Ferry, y el líder de la mítica banda Pink Floyd, David Gilmour, precedieron a Queen con varios éxitos entonados por la audiencia.

Uno de los momentos más emotivos de aquella tarde memorable en Londres ocurrió cuando David Bowie cantó su éxito Heroes y llamó a los asistentes a recordar el motivo del concierto, presentando una serie de crudas imágenes sobre la hambruna en África.

Habían pasado ocho horas de concierto y la multitud no claudicaba. El acto estaba en su punto más álgido. Entonces, Elton John y George Michael aparecieron para tocar uno de los mayores éxitos a dúo de la historia: Don't Let The Sun Go Down On Me.

Poco antes del cierre, la alineación original de The Who, conformada por Roger Daltrey, John Entwistle, Keith Moon y Pete Townshend, causó gran revuelo entre los presentes.

Finalmente, el ex Beatle Paul McCartney logró uno de los momentos musicales más emocionantes en la historia del rock al interpretar en piano Let it Be, acompañado en coro por Pete Townshend, David Bowie, Alison Moyet y el propio Bob Geldof, organizador del evento.

El concierto cerró con un llamado de Geldof a todas las bandas y a todos los artistas para interpretar juntos la canción Do They Know It's Christmas?, escrita en 1984 para concientizar al mundo acerca de la situación africana.

 

Al otro lado del Atlántico

Unas horas después de que finalizó el concierto en Wembley, el estadio John F. Kennedy, en Filadelfia, se encendió con la presencia del actor Jack Nicholson, quien hizo los honores de apertura presentando al músico canadiense Bryan Adams.

El concierto en Estados Unidos estuvo particularmente marcado por el reencuentro de Ozzy Osbourne y la legendaria banda Black Sabbath, de la que se había separado seis años antes.

La reina del pop, Madonna, y el afamado cuarteto Led Zeppelin, así como Eric Clapton, Mick Jagger, Tina Turne y Phil Collins —este último voló en un Concord desde Londres para participar en ambos conciertos—, fueron algunas de las personalidades más destacadas del recital.

Bob Dylan se llevó la noche con una interpretación de Blowin’ in the Wind, acompañado por los músicos de The Rolling Stones, Ronnie Wood y Keith Richards.

Al final de la noche, el actor Lionel Richie apareció en escena para invitar a todos los artistas presentes a cantar juntos la canción We Are the World, escrita un año antes por él mismo, junto a Michael Jackson, quien no pudo asistir al evento.

La canción se convirtió en un himno de la causa por África.

  

Sabías que…

  • Phil Collins fue el único artista que participó en los dos conciertos después de viajar de Inglaterra a Estados Unidos en un Concorde.
  • El de Queen en The Live-Aid fue considerado el mejor concierto de rock de todos los tiempos.
  • El concierto en ambas sedes tuvo una duración de 16 horas.
  • En 2004 Warner Music produjo un paquete de cuatro DVD en el que recopiló 10 horas del concierto, con lo mejor de ambas presentaciones.
  • La BBC grabó un documental de aproximadamente tres horas, el cual está disponible en YouTube.
  • 85,000 personas asistieron al estadio de Wembley, en Londres.
  • 99,000 personas estuvieron en el estadio John F. Kennedy, en Filadelfia.

 


 

* Periodista por la UNAM y viajero por convicción. Ha trabajado en las redacciones de El Universal, 24 Horas y El Insurgente.

 

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad