La privilegiada ubicación de Coyoacán le permitió ser un centro prehispánico a orillas del antiguo Lago de Texcoco, sede de los poderes durante la reconstrucción de Tenochtitlán y en la época de la Colonia, y asiento de magníficas casas en torno a una fundación franciscana del siglo XVI.

Al caminar por sus calles empedradas de señoriales mansiones es posible adentrarse en este mundo de hermosas plazas, galerías de arte, restaurantes y vida bohemia. Incluso, encontrar la paz que siempre hemos soñado, al caminar en un bosque repleto de plantas, como es los viveros de Coyoacán.

En fin, la vida cotidiana de sus habitantes armoniza plenamente con quienes visitan cualquier punto de la delegación. Baste mencionar que en su tiempo recibió a Leon Trotsky, así como a quienes vivieron y dejaron huella a su paso, como Octavio Paz, Diego Rivera, Salvador Novo y Frida Kahlo, entre otros importantes personajes de ideas avanzadas. Su presencia fue tangible no sólo en las que fueran sus casas, sino en la intensa vida cultural que se despliega entre foros de teatro, escuelas y galerías.

Es así como en Coyoacán pueden encontrarse museos singulares como el Anahuacalli, concebido por Diego Rivera como una recreación del mundo prehispánico; el Museo Nacional de las Culturas Populares, escaparate de las riquísimas expresiones del ser mexicano, o el insólito Museo de las Intervenciones, dedicado a los momentos difíciles en que fueron traspasadas nuestras fronteras.

Enclavada en el sur del Distrito Federal, esta demarcación ofrece servicios de primer nivel, como plazas comerciales, instalaciones olímpicas, además del arbolado vivero donde las amas de casa, principalmente, pueden adquirir diversas plantas naturales de ornato para el hogar.

Para los amantes del cine, la Cineteca Nacional ofrece filmes de México y de otros países. Otras disciplinas artísticas tienen su sede en el Centro Nacional de las Artes, donde se dan cita excelentes espectáculos de danza, teatro y música diversa. Y como complemento de la cultura y de los altos estudios, están las instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México, la más grande de América Latina.

Para muchos capitalinos dar un paseo por la zona de Coyoacán es conocer más de su historia, representada por múltiples construcciones como la Casa de la Orden de los Camilos, la Casa Colorada y la Casa Municipal.

Principales sitios de interés

Museo Nacional de Culturas Populares. Es uno de los principales sitios de interés, ya que posee seis áreas dedicadas a la difusión de las diversas expresiones artísticas y culturales del pueblo mexicano. Aquí se organizan muestras gastronómicas, como la Feria del Tamal o de la Miel, así como de tipo artesanal. Cuenta con talleres, cafetería y venta de discos compactos y libros.

Casa Municipal. Esta construcción del siglo XVIII perteneció a Hernán Cortés, el conquistador de México. En la actualidad es la sede de las autoridades delegacionales. Aquí se localiza la Capilla del Registro Civil, decorada con frescos que narran la historia local, de Diego Rosales, y el mural “El primer encuentro”, de la pintora Aurora Reyes, que se conserva en la Sala de Cabildos.

Jardín Hidalgo. Es un lugar de convivencia de vecinos y de miles de capitalinos que cada fin de semana vienen a pasear con su familia. Aquí se encuentra un kiosco que tiene la cúpula coronada con un águila de bronce. En los alrededores se ubican sucursales bancarias, restaurantes, estudios fotográficos, sin faltar las tradicionales nieves de Coyoacán.

Parroquia y ex Convento de San Juan Bautista. Considerado uno de los templos católicos más antiguos de México, su construcción se inició en el siglo XVI. En la actualidad todavía conserva su fachada plateresca, además de un vestíbulo de tres naves. Es digno de mencionar que en la Capilla del Rosario se halla un retablo dorado de estilo barroco churrigueresco, que contiene los óleos alusivos a la vida mariana, así como la pintura dedicada a la Santa Patrona, flanqueada por los escudos franciscano y dominico.

Casa Colorada. Esta construcción virreinal es, sin duda, la más antigua de Coyoacán. Se asegura que esta casa sirvió como campamento militar a Hernán Cortés. La voz popular suele reconocerla como la casa de doña Marina, La Malinche. Si desea visitarla, no toque el timbre, ya que actualmente es una vivienda particular. Está ubicada entre las calles Vallarta e Higuera, en el Barrio de la Conchita.

La cultura a la orden del día

La riqueza cultural abunda en Coyoacán, ya que hay museos para todos los gustos. Uno de ellos es el Museo Nacional de la Acuarela Mexicana, que cuenta con seis salas de exposición permanente, referidas al uso de la técnica de la acuarela en la pintura mexicana a lo largo de la historia. Se ubica en el Barrio de Santa Catarina.

El Museo Nacional de las Intervenciones, ubicado en el ex Convento de Churubusco, es una construcción del siglo XVII que alberga 13 salas que conservan diversos documentos y objetos históricos referidos a las guerras que enfrentó nuestro país ante las intervenciones extranjeras.

Para los coleccionistas y admiradores del automovilismo, no podía faltar un lugar destinado a la exhibición de vehículos de gran valor histórico y estético: el Museo del Automóvil, cuyo acervo museográfico proviene de diversas asociaciones y clubes de automóviles del Distrito Federal y coleccionistas particulares, e incluye marcas como Alfa Romeo, Chevrolet, Chrysler, Ford y Mercedes, entre otras.

Algunos de los visitantes tendrán curiosidad por conocer la casa donde vivió el revolucionario soviético León Trotsky, convertida ahora en museo y que conserva el contexto cotidiano y mantiene intacta su biblioteca. Actualmente es sede del Instituto de Derecho de Asilo y las Libertades Públicas, fundado en 1990.

En Coyoacán también habitó Frida Kahlo, en La Casa Azul, una típica construcción mexicana de principios del siglo pasado, que ahora es un Museo donde se exhiben objetos de uso personal de esta luchadora social, retablos, arte popular y piezas prehispánicas, además de obra plástica de José María Velasco.

Finalmente, el Anahuacalli, inaugurado en 1964 con una importante colección de arte prehispánico perteneciente a Diego Rivera y distribuido en 23 salas, es un edificio que evoca las pirámides prehispánicas y fue construido con la estructura de tablero sobre talud, con piedras volcánicas tomadas de la región.

* Artículo publicado en www.revistabuenviaje.com por Marco A. Pacheco Gudiño.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad