En el mundo hay más de 1,000 millones de fumadores y la epidemia de tabaco causa cada año más de siete millones de defunciones, 900,000 de las cuales corresponden a personas no fumadoras que respiran humo de tabaco ajeno. El 31 de mayo de cada año se celebra el Día Mundial sin Tabaco con el fin de poner de relieve los riesgos asociados con el tabaquismo, tanto para la salud como en otros ámbitos, y abogar por políticas eficaces para reducir su consumo.

 

 

¿Qué es el tabaco?

Se da este nombre a las hojas secas de una planta solanácea (Nicotiana tabacum) que crece en muchas partes del mundo, incluyendo varias zonas de México.

 

¿Cómo se consume?

El tabaco se puede fumar, masticar o aspirar. Los productos para fumar son los cigarrillos y los puros, aunque también puede fumarse en pipas; el tabaco para mascar incluye el rapé (que igualmente se puede aspirar) y la pasta húmeda.

Al quemarse, el tabaco produce humo y vapor que se aspiran y llegan al árbol respiratorio, donde se absorben diversas sustancias provenientes de la combustión. Las más importantes, por el daño que ocasionan, son el monóxido de carbono, algunos compuestos que pueden producir cáncer y, desde luego, la droga que provoca la adicción: la nicotina.

 

¿Qué es la nicotina?

La nicotina es una droga legal, psicoactiva y adictiva de efectos estimulantes. Es psicoactiva porque, al estimular, provoca cambios en el cerebro y en la manera de sentir, y es adictiva porque produce adicción. Es una de las sustancias más adictivas que existen.

 

¿Cuántas personas consumen tabaco en México y en el mundo?

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (2016), en México el uso de tabaco se ha mantenido sin cambios en la población de 12 a 65 años de edad. En 2011 el consumo ocurrió en 21.7 por ciento de ese grupo de población (17.3 millones de personas), y en 2016, en 20.8 por ciento (17.6 millones de individuos). En los hombres, la prevalencia se mantuvo sin cambios significativos en el periodo 2011-2016; en las mujeres, pasó de 12.6 a 10.9 por ciento.

La Organización Mundial de la Salud indica que el tabaco mata cada año a más de siete millones de personas, de las cuales más de seis millones son consumidores del producto, y alrededor de 890,000 son no fumadores expuestos al humo de tabaco ajeno (consulte http://www.who.int/campaigns/no-tobacco-day/2018/event/es/).

 

¿Cuáles son los efectos inmediatos?

  • Taquicardia (aumento de la frecuencia de los latidos del corazón).
  • Aumento de la presión arterial.
  • Incremento de la acidez gástrica.
  • Pérdida del apetito.
  • Salivación.
  • Disminución de la agudeza olfatoria y gustativa.

 

¿Cuáles son los efectos a largo plazo?

  • Problemas circulatorios.
  • Cáncer del pulmón y la boca.
  • Gastritis y úlceras en el estómago.
  • Enfisema pulmonar.
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica. 

 

La mujer y el tabaco

Las mujeres que fuman, especialmente durante los primeros meses del embarazo, tienden a dar a luz niños de bajo peso y presentan problemas en el momento del parto. Un dato poco conocido, pero importante, es que las mujeres fumadoras que toman anticonceptivos están más expuestas a las enfermedades cardiovasculares, y cuando se embarazan, a los abortos y a otros trastornos.

 

¿Cómo dejar de fumar?

 

Tratamientos de reemplazo de la nicotina

Las terapias de reemplazo, como la goma de mascar, o chicle de nicotina, y el parche transdérmico, se utilizan para aliviar los síntomas del síndrome de abstinencia. Un beneficio adicional de estos productos es que la nicotina con que están hechos no contienen los carcinógenos ni los gases asociados al humo del tabaco.

 

Los cigarrillos electrónicos

Los cigarrillos electrónicos, o vaporizadores electrónicos, son dispositivos que canalizan nicotina a los pulmones en forma de vapor en lugar de humo. Los fabricantes a menudo los promocionan como productos más seguros que los cigarrillos tradicionales porque no queman tabaco. Sin embargo, aún no se cuenta con suficiente información sobre los riesgos para la salud que implican estos dispositivos.

 

Medicamentos

Aunque el enfoque principal ha sido el reemplazo de la nicotina, también se estudian otras terapias. Por ejemplo, el antidepresivo que contiene bupropión fue aprobado en 1997 para ayudar a romper con el hábito de fumar. El tartrato de vareniclina (Chantix) es un fármaco aprobado recientemente que favorece la suspensión del consumo.

 

Tratamientos conductuales

Estas intervenciones emplean métodos para ayudar a los fumadores a combatir la adicción, que van desde la autoayuda hasta la terapia cognitivo-conductual individual. Dichos métodos enseñan a reconocer situaciones de alto riesgo que incitan a fumar, a desarrollar estrategias alternativas para no hacerlo, a manejar el estrés, a mejorar la habilidad para resolver problemas, y a incrementar el apoyo social.

 

¿Has pensado dejar de fumar?

Te dejamos estos sitios de internet con información sobre la ayuda disponible en México, para que logres tu propósito, y dejes de fumar:

 

Para saber más

 

Principales fuentes consultadas

 


 

* Consejera en adicciones. Coordinadora del Centro de Estudios sobre Alcohol y Alcoholismo, A.C., y miembro de la Federación Mundial contra las Drogas. Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad