Las cejas bien delineadas se han convertido en un must para lucir un rostro hermoso y equilibrado. ¿Sabes cómo puedes lograr un buen diseño de cejas que resalte tu mirada y tu rostro? Con el microblading.

 

 

Ahora más que nunca las marcas de belleza han creado todo tipo de herramientas y maquillajes especiales para hacer que las cejas luzcan espectaculares. De igual manera, hay técnicas especiales para resaltarlas y que luzcan impecables. Una de éstas es el microblading, una técnica de maquillaje semipermanente que corrige el perfil de las cejas a base de micropigmentación, que dibuja las cejas y simula los vellitos en esta parte del rostro, proporcionando un efecto natural. La micropigmentación también cuenta con otros métodos como el sombreado y el shading, que también ayudan a delinear las cejas.

“El microblading es una técnica sumamente segura en la que trazo por trazo se va dibujando la ceja, para hacerla ver más poblada”, comenta Liliana Domínguez, experta en micropigmentación, fundadora y directora de Eyebrows 24K. “Es recomendada para personas que tienen cejas muy escasas o que deseen definirlas, redefinir su volumen y conseguir una simetría en la mirada”, añade.

 

Estudio y técnica

Como cualquier procedimiento de esta naturaleza, es necesario realizar un estudio para asegurarse de que los resultados serán los óptimos. Antes de iniciar, se observa y se analiza el músculo de las cejas y la forma de ojos y rostro, luego de lo cual se toman las medidas óptimas. El tamaño de las cejas se mide por medio de una prueba de diseño y se trazan con una herramienta especial para asegurar que sean simétricas. Para este análisis se buscan diferentes formas y tamaños con el propósito de imitar el color del pelo exacto de las cejas. Además, se analiza el tono de la piel, la resistencia a la luz de los pigmentos que se van a utilizar, los hábitos de exposición al sol del cliente, así como el tono de cabello, ojos, etcétera.

“Ésta es una técnica muy artesanal, puesto que se dibuja un patrón o mapping en la ceja para que el cliente pueda observar con anticipación como será el diseño”, añade Liliana Domínguez. Durante esta etapa se puede decidir si la ceja debe ir más gruesa, más delgada o con distinto diseño. “Ya autorizado, se realiza el procedimiento; lo importante es que vea una diferencia positiva en su rostro pues el objetivo es elevar la autoestima del cliente”, concluye.

El microblading se realiza con una pluma de metal parecida a un bisturí y se utilizan pigmentos inorgánicos con base mineral hipoalergénica, para impedir las reacciones alérgicas. Con cada trazo se abre la piel y se deposita el pigmento. Se realizan pequeñas aberturas que le dan forma a las cejas. La intención es que el tono no sea muy tosco ni intenso en exceso. El procedimiento puede ser algo doloroso para algunas personas, mas no debe ser un dolor insoportable. Si el cliente lo requiere, se le puede poner anestesia local para reducir el dolor. El proceso tarda entre dos horas y dos horas y media, y lo normal es que la piel cicatrice en pocos días.

 

Un paso más

En general es necesario realizar un retoque a los 30 o 45 días para fijar el color que se haya perdido con la cicatrización. Esta operación se hace después de este tiempo, porque es el lapso de recuperación de la piel ante el trauma al que fue expuesto. Además, después de ese lapso la ceja regresa al tamaño ideal y el especialista puede ver qué tanto se retuvo el tono. Hay casos de personas que lo fijan muy bien y no es necesario realizar el retoque, pero hay otras que sí lo requieren. Después de que se fije, el tono dura de siete meses a un año y medio, dependiendo de la piel. El procedimiento de retoque dura entre una hora y hora y media.

 

Cejas hiperrealistas

Con un microblading se obtienen unas cejas hiperrealistas que logran simular las direcciones de crecimiento del vello para que muestre un efecto natural. Aunque los vellos crecen en forma desordenada, siempre hay un patrón y ése es el que se sigue.

Este tipo de diseño de ceja se realiza para un look natural que se utiliza para el día a día, para que el cliente no perciba unas cejas muy oscuras durante los días en que no se aplica maquillaje. Pero si su deseo es tener un maquillaje más cargado, el tono de la ceja se puede amplificar, aplicando maquillaje, con la ventaja de que será más fácil seguir el diseño de la ceja ya realizado.

En el caso de que el cliente se sujete a este procedimiento y después no sea de su agrado, es posible realizar un procedimiento de remoción del pigmento. No obstante, los pigmentos utilizados son hipoalergénicos, y no como los de los tatuajes que se quedan de por vida. Si no se vuelve a retocar la ceja, con el paso del tiempo tu tono volverá a la normalidad.

 

Siempre con un profesional

Antes de realizar un procedimiento de esta naturaleza, no olvides revisar si el técnico tiene certificación ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios y el Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias, así como tarjetón de micropigmentador certificado. Puedes pedir que te muestre sus certificaciones y la información de su capacitación. Es importante no realizarse este tipo de procedimientos estético en sitios no regulados o certificados, ya que se pueden correr riesgos y adquirir infecciones.

 

Cuidados posteriores

Después de haberse realizado este procedimiento o cualquier otro es responsabilidad del cliente cuidarse el área intervenida para evitar infecciones posteriores, para una correcta cicatrización y para que la pigmentación dure el mayor tiempo posible.

 

Recomendaciones

  • Mantener limpia el área intervenida.
  • No tocarse con las manos sucias.
  • Evitar el uso de sauna, vapor, jacuzzi y albercas.
  • No exponerse de manera directa al sol.
  • Evitar el ejercicio intenso los días posteriores (de tres a cinco).
  • Aplicar un bálsamo especial para hidratar la zona intervenida.
  • En caso de presentarse costras, no arrancarlas.
  • No maquillar el área intervenida durante los primeros cinco días posteriores.

 

Costo

Los costos de este procedimiento varían dependiendo de la zona o el estado de la República donde se realice. El precio estándar, con una persona certificada, es, en promedio, de 2,500 a 10,000 pesos.

Liliana Domínguez García es una profesional en técnicas de microblading, microshading, micropigmentación y dermopigmentación cosmética, extensiones de pestañas y maquillaje.

Para más información visita Eyebrows 24K, http://www.eyebrows24k.com.mx/.

O llama al (55) 7693-1767 y 66 o al (55) 1466-9109.

 

 


 

* Comunicóloga por la Universidad Iberoamericana. Divide su tiempo entre su pasión de escribir, su familia y su blog: www.tudosisdiaria.com.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad