El 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer, cuando se conmemora la lucha por la igualdad de oportunidades y derechos de las mujeres. Porque has de saber que, hasta hace apenas pocos años, las mujeres eran tratadas como si fueran objetos que sólo servían para recibir órdenes. Y aunque se han logrado muchos avances (por ejemplo, las mujeres ya podemos votar y ser elegidas para ocupar cargos públicos) todavía falta mucho por hacer. Por ello, este día es muy importante, pues es necesario hacer saber al mundo que no estamos dispuestas a soportar violencia y discriminación, y que debemos estar unidas para defender nuestros derechos.

 

¿Por qué se celebra el 8 de marzo?

Un 8 de marzo del siglo antepasado, en 1857, un grupo de obreras tomó la decisión de salir a las calles de Nueva York para protestar por las míseras condiciones en las que trabajaban y el abuso del que eran objeto. Y ésta fue la primera protesta de mujeres por sus derechos. Unos años más tarde, en 1908 y en la misma ciudad, murieron calcinadas 146 mujeres que trabajaban en una fábrica de textiles y que protestaban por los bajos salarios que recibían y las infames condiciones de trabajo que eran obligadas a soportar. El incendio fue provocado por el dueño de la fábrica.

En 1910, durante la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Trabajadoras celebrada en Dinamarca, más de 100 mujeres acordaron declarar el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

A continuación compartimos las opiniones de algunas niñas y niños de la Ciudad de México sobre la conmemoración de este día:

 

“Las mujeres pueden hacer lo mismo que los hombres. No debería haber diferencias.”

Matías Solar, 13 años.

 

“Yo soy niña y juego con mis hermanos a los mismos juegos.”

Cristina Suárez, 7 años.

 

“Yo juego con los coches, y mi prima también.”

Carlos Báez, 6 años.

 

“Me gustan las marchas porque gritamos nuestros derechos.”

Sandy García, 9 años.

 

“A mí me gusta decir lo que me gusta y lo que no me gusta también.”

Lara Rodríguez, 11 años.

 

“Las niñas de mi salón son muy listas.”

Jorge González, 8 años.

 

“Yo digo que los niños y las niñas son iguales.”

Gonzo Martínez, 9 años.

 

“¡Todos somos iguales!”

Matilde Gómez, 10 años.

 

“Cuando sea grande, yo voy a luchar para que todos tengamos los mismos derechos.”

Camila Mercado, 10 años.

 

 


 

* Editora, traductora y publicista. Es autora de los libros infantiles El maestro no ha venido, De los gustos y otras cosas y Los abuelos son de Marte.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad