No importa el tipo de celebración, en México una fiesta siempre está asociada con un platillo. Y existe una gran variedad de platillos para celebrar el Día de Muertos según la región de la República mexicana. Descúbrelos en este artículo.

 

LEER EL ARTÍCULO EN LA REVISTA DIGITAL

 

Muchas de las celebraciones en nuestro país tienen una relación íntima con los alimentos. En este caso, el Día de Muertos es una festividad que reúne a la familia el 1° de noviembre para honrar a los seres queridos que han partido y se han adelantado en el camino.

Se acostumbra poner un altar en casa, decorado con fotos de los que ya no están con nosotros y flores, calaveras de azúcar, velas, incienso, así como papel picado de varios colores. Las ofrendas pueden incluir los objetos que les gustaban (licores, cigarros, música), lo mismo que juguetes, dulces y los platillos típicos de su región, o bien, los que más disfrutaban.

Algunos de los platos que más suelen prepararse para las ofrendas son los tamales, el mole y los dulces hechos con calabaza. También puede haber dulces, chocolates y atoles, pero el más común es el pan de muerto (un pan dulce con anís y canela), el cual suele representar la forma de calaveras y huesos.

Las bebidas preferidas de las ofrendas son el tequila, las aguas frescas y el café con leche.

En la Ciudad de México ese día se acostumbra comer pan de muerto, calabaza en tacha, tamales y mole negro, entre otros alimentos.

En Puebla se prefiere el mole, los hojaldres, los tamales de ceniza con frijol de ayocote, el pipián verde con flores de zompantle y dulces típicos como el jamoncillo y las palanquetas, así como la calabaza en tacha, los tlacotonales (pan redondo con figura de muñeco aderezado con grageas y sal) y los tamales de haba y blancos de masa con manteca y sal.

En Aguascalientes se realiza el Festival de las Calaveras, donde se puede comer un buen pozole rojo, sopes de frijol con pollo, una buena birria o tacos de pollo con cueritos; también, tamales de chile rojo o verde acompañados con zanahorias, cebolla, coliflor y vinagre, o tamales dulces de piña, piñón o nuez.

En Michoacán se pueden disfrutar las típicas corundas (tamal de maíz envuelto en hojas de milpa), el churipo (caldo purépecha con chile guajillo, verduras y res, o bien con pescado o camarones), así como el pozole y el atole de pinole.

En Chiapas se acostumbra consumir diferentes tipos de botanas y dulces, como el pan de muerto, las calaveras de azúcar y los “turuletes” que son bizcochos con sabor a polvorón, así como el frijol escumite con chipilín o los frijoles negros con carne salada, acompañados de tortillas. También se come tanate estofado de pollo en salsa y tamales de iguana o de elote, o bien armadillo guisado con tortillas.

En la Huasteca Potosina es típica la fiesta del Xantolo, que dura más tiempo que en el resto del país y donde se acostumbra consumir las típicas enchiladas potosinas, así como atoles, dulces, tamales, yuca cocida y dulces de calabaza.

En Tabasco, ese día se prepara el guarapo (bebida a base de maíz tostado y quebrado, canela molida y agua, que se deja fermentar durante nueve días).

En Hidalgo lo tradicional es el mixiote de carne de cordero o de chivo, adobado con chile guajillo y especias, que se envuelve en hojas de maguey.

En Oaxaca se prepara mole amarillo, mole negro y tamales, además de pan de muerto, dulce de yema, mezcal y “nicuatole” (ancestral postre hecho de maíz).

En Yucatán, los platillos se preparan con maíz de la milpa, comida a base de aves y arreglos sencillos. El platillo principal es el pibil-uahes o mucbipollos (“pollo enterrado”), platillo en forma de tamal envuelto en hojas de plátano que se sirve recién salido de la leña. Y se acostumbra el pozole para beber (hecho con masa y coco).

Sin importar de que región hablemos, los diferentes platillos se presentan en ollas y platos de barro. El objetivo de esta celebración es reunir a la familia y mantener viva la tradición de festejar y sentir cerca a los familiares y los amigos fallecidos.

 


 

* Nutrióloga.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad