A lo largo de los siglos, el ser humano ha realizado viajes con innumerables propósitos, como la exploración, el comercio y la conquista. Pero entre ellos destacan también los viajes con carácter religioso. A continuación te presentamos algunos lugares que atraen a miles de peregrinos cada año.

 

Desde la antigua Grecia, la Edad Media y hasta nuestra época, la peregrinación ha sido una forma de culto, de expiación y de penitencia para diversas religiones. Y hoy en día existen caminos y, sobre todo, destinos a lo largo y ancho del planeta a los que cada año acuden miles de peregrinos en busca de purificación, para cumplir una manda o rendir un culto.

El turismo religioso se ha convertido en un motor para la economía global, con 330 millones de viajeros que se desplazan cada año por el mundo con motivo de culto, lo que genera una derrama de 18,000 millones de dólares anuales, según la Organización Mundial de Turismo (OMT).

Italia, Israel, Arabia Saudita, India, Francia, España, Portugal, Brasil y, por su puesto, México, son algunos países que se han convertido en destino de miles de devotos de distintas religiones cada año.

A continuación reseñamos los destinos y las rutas más concurridos en pos de la purificación o la penitencia.

 

Italia

La Ciudad del Vaticano es la sede principal de la religión católica, una de las mayores en el mundo, y cada año atrae a millones de feligreses que quieren conocer la tumba de san Pedro o los frescos de artistas como Miguel Ángel, en la Capilla Sixtina. También hay miles de personas que llegan ahí por medio de una ruta con más de siete siglos de tradición. Entre los siglos VII y VIII surgió la Vía Francígena, una ruta que atraviesa el centro de Europa desde Canterbury, Inglaterra, hasta Roma, específicamente a la Plaza San Pedro, en el Vaticano.

La ruta fue “inaugurada” por Sigerico el Serio, arzobispo de Canterbury, que dejó constancia de su camino a la capital romana. A lo largo de los siglos se convirtió en un recorrido religioso que hoy en día realizan muchos católicos, aunque la ruta se ha acortado solamente al tramo de Italia, desde la frontera con Suiza hasta el Vaticano.

 

Israel

En el país medio oriental está la ciudad sagrada de Jerusalén, un destino visitado por miles de turistas cada año por tratarse del lugar donde predicó y murió Jesucristo, de acuerdo con la tradición cristiana.

Los alrededores de la ciudad israelí son motivo de peregrinaciones todo el año, en especial durante Semana Santa.

La Vía Dolorosa, que es el trayecto que Jesús anduvo hacia su crucifixión; el Monte de Getsemaní, donde fue entregado por Judas; la Iglesia de la Natividad en Belén, al sur de Jerusalén, donde nació, así como la Iglesia del Santo Sepulcro, donde fue posado su cuerpo, son algunas de las rutas que cada año transitan miles de religiosos.

Pero no sólo cristianos y católicos arriban a este lugar, pues la ciudad también es frecuentada por miles de judíos que visitan el Muro de los Lamentos, último vestigio del Segundo Templo construido por Herodes el Grande y uno de los sitios más importantes para el judaísmo.

El Domo de la Roca, que encierra el punto desde el cual Mahoma ascendió hacia los cielos, es otro de los destinos más importantes para el islam.

 

Arabia Saudita

No obstante, para el islam no hay lugar más sagrado que La Meca, la ciudad que para los musulmanes es de visita obligada en peregrinación, aunque sea una vez en la vida.

El hajj es la peregrinación que realizan los fieles musulmanes a La Meca, la ciudad natal del profeta Mahoma y la más importante de todas las urbes santas del islam. Se calcula que durante el hajj acuden unos tres millones de musulmanes, aunque a lo largo del año este destino puede recibir a alrededor de 13 millones de viajeros. Es tal la cantidad de personas que arriban a este destino que hoy en día la principal industria de la ciudad consiste acoger a los peregrinos que visitan las mezquitas Masjid al-Haram y el Pozo de Zamzam.

 

India

Varanasi o Beranés, ubicada al norte de este país, es la ciudad más sagrada tanto para el hinduismo como para el jainismo y el budismo. También conocida como “la ciudad eterna”, porque tiene unos 3,000 años de civilización, es el punto de reunión de millones de peregrinos cada año.

La leyenda cuenta que la ciudad surgió de una lágrima del dios Shiva que cayó a la orilla del río Ganges, considerado sagrado por los habitantes de la urbe y por sus visitantes.

De acuerdo con la tradición, bañarse en las aguas del Ganges purifica el cuerpo y el alma, lo cual atrae a millones de peregrinos de esa región y de turistas de todo el mundo que quieren ser testigos del misticismo que rodea al río y a la ciudad.

Además, a unos kilómetros de Varanasi se encuentra el sitio arqueológico de Sarnath, donde se cuenta que Buda dio su primer sermón después de iluminarse, además de la Dhamek Stupa, el punto exacto donde comenzó su enseñanza.

 

Brasil

Hace un par de años Brasil conmemoró los 300 años del hallazgo de la imagen de Nuestra Señora de la Concepción, mejor conocida como la Virgen de Aparecida, patrona del país sudamericano.

La historia de esta imagen data de 1717, cuando unos pescadores hallaron el cuerpo de la virgen, y posteriormente su cabeza, en el río Paraíba del Sur, al sureste del país.

Desde el siglo XVIII comenzó a correr el rumor de los milagros de esta imagen, lo que llevó a miles de peregrinos a la actual ciudad de Aparecida, donde se construyó un santuario para la virgen que hoy en día es la segunda iglesia más grande del mundo, sólo después de la Basílica de San Pedro en Roma.

El santuario recibe más de 10 millones de peregrinos al año, la mayoría brasileños, pero también algunos viajeros internacionales que buscan rendir culto o pagar un milagro a la virgen.

 

Portugal

El Santuario de Fátima es uno de los recintos dedicados a la Virgen María más importantes en el mundo, visitado por más de seis millones de peregrinos cada año. El recinto está dedicado a la veneración de la Virgen de Fátima, que se le apareció a tres niños en 1917, a quienes les pidió que le construyeran una capilla, lugar donde actualmente se encuentra el templo que atrae hoy en día a millones de devotos que llegan a pie.

Con el paso del tiempo el santuario se ha extendido para acoger a más peregrinos. Incluso, en 2003 se creó el proyecto Los Caminos a Fátima, para guiar y dar servicio a los viajeros devotos que llegan cada año al lugar.

 

México

El país vive una de las mayores peregrinaciones religiosas en el mundo cada 12 de diciembre, cuando millones de viajeros de todos los rincones de la República, así como de naciones centro y sudamericanas, principalmente, visitan el Cerro del Tepeyac para ver a la Virgen de Guadalupe.

La Basílica de Guadalupe, al norte de la Ciudad de México, es el segundo centro católico más visitado del mundo, sólo después de la Basílica de San Pedro en Roma. Se calcula que unos siete millones de peregrinos acuden cada año a cantar las “mañanitas” a la “Morenita del Tepeyac”.

Miles de peregrinos emprenden el camino al recinto desde semanas antes al 12 de diciembre, varios de los cuales recorren cientos de kilómetros en bicicleta, otros en grupos en camionetas y en trayectos a pie, lo que ha provocado accidentes en distintas ocasiones.

Aún así, la devoción es tan grande por la Guadalupana que cada año más personas llegan al Tepeyac a rendir tributo a la Virgen por los milagros concedidos.

 


 

* Periodista por la UNAM y viajero por convicción. Ha trabajado en las redacciones de El Universal24 Horas El Heraldo de Mexico.

 

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad