Alrededor del mundo se han establecido leyes que protegen nuestra integridad como seres humanos, pero a veces olvidamos que convivimos con otros seres vivos que, al igual que nosotros, tienen derecho a una vida digna, respetuosa y plena. Por lo anterior, cada 10 de diciembre se conmemora el Día Internacional de los Derechos Animales, como una oportunidad para recordar las obligaciones que tenemos con ellos.

 

 

En el transcurso de la historia, los animales han sido victimas de abuso y crueldad, utilizados para realizar pruebas en laboratorios, obligados a vivir en jaulas, maltratados para el entretenimiento del ser humano, hacinados en pequeños lugares para su explotación y consumo humano, sacrificados innecesariamente y, muchas veces, abandonados.

El origen de las leyes que protegen a los animales se remonta al siglo XVIII en Europa, específicamente en Inglaterra e Irlanda, cuando, con el advenimiento de la Revolución industrial, las máquinas comenzaron a desplazar a los animales en los trabajos rudos. Durante esta transición, el inglés Nathaniel Ward, quien pertenecía a la Iglesia puritana, cuyo fundamento sobre la posesión de un animal era ser responsable y no explotador, creó el primer código para proteger a los animales domésticos. Sin embargo, estableció leyes que permitían las peleas entre animales, como una representación de los instintos más bajos de la humanidad. No fue sino hasta 1822 que se promulgaron normas para erradicar esas peleas.

Entonces comenzó en Europa un movimiento defensor de los animales y se fijaron las primeras disposiciones para la protección y el trato digno de los animales de consumo humano, como el ganado, y se fundó el primer refugio para el bienestar animal de perros callejeros y abandonados y la primera asociación de protección animal.

En 1900 aparecieron en América las asociaciones y los grupos protectores que, por medio de pláticas en escuelas, intentaban concientizar a los niños sobre el trato digno, amoroso y compasivo de los animales.

El 15 de octubre de 1978 se promulga la Declaración Universal de los Derechos del Animal, aprobada por la UNESCO, la cual dispone lo siguiente:

  • Todos los animales tienen derecho al respeto.
  • Todos los animales tienen derecho a la vida.
  • Todos los animales tienen derecho a pertenecer a una especie y a vivir en libertad en su entorno natural.
  • Todos los animales de trabajo tienen derecho a una limitación razonable de tiempo e intensidad de trabajo, a alimentarse y a reposar.
  • Cualquier experimentación animal que implique sufrimiento físico o psicológico es incompatible con sus derechos.
  • Ningún animal será explotado para el esparcimiento del hombre.
  • Todo acto que implique la muerte innecesaria de un animal es un acto en contra de la vida.
  • Todo acto que implique la muerte de un gran número de animales salvajes es un acto en contra de la especie.
  • El cuerpo de un animal muerto debe ser tratado con respeto.

A partir de esta promulgación, en 1997 se declaró el 10 de diciembre como el Día Internacional de los Derechos de los Animales, que en todo el mundo se celebra con actos y festejos para recordar el respeto con que debe tratarse a los animales.

En Italia, un grupo de ambientalistas, Elige Veganismo, realizó una marcha en la que cada uno de sus integrantes llevaba en brazos a un animal sin vida: puercos, aves, perros, todos los que mueren por causa del maltrato humano, para concientizar a la gente de que la explotación y el abandono terminan con la vida de diferentes especies.

En México, año con año se realiza una marcha que va del Paseo de la Reforma al Zócalo, donde diferentes grupos exhiben pancartas con frases y fotografías relacionadas con el maltrato animal.

En España, grupos ambientalistas representan animales encerrados en jaulas, sangrantes, empacados para su consumo, y en Colombia se representan en carteles los animales que son maltratados por el ser humano y los que se encuentran en peligro de extinción.

Finalmente, gracias a las redes sociales cada año diferentes grupos de protección animal publican videos para recordar a los usuarios que los animales tienen el mismo derecho que nosotros a la vida y que es nuestra responsabilidad cuidarlos, porque son parte de nuestro entorno.

 


 

 * Protectora independiente de animales sin hogar desde hace más de 20 años.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad