¡10,000 calorías diarias!

Aunque no existe una tabla exacta para medir las calorías que cada persona necesita diariamente, ya que todo depende de cada ser humano y de su estilo de vida, en general se considera que las mujeres deben consumir de 1,500 a 2,300 y los hombres de 1,800 a 2,500. Sin embargo, hay personas que por su profesión consumen mucho más, como en el caso de Michael Phelps, el campeón olímpico de natación, que consume 10,000 calorías diarias, distribuidas entre un kilo de pasta, cinco sándwiches, ocho huevos, una pizza grande, pan francés y bebidas energéticas. Por supuesto, Phelps nada cinco horas diarias.

¿Qué dijiste?

¿Alguna vez te has preguntado porque la música en los bares es tan alta? Diversos estudios han demostrado que la música fuerte, con un ritmo rápido, propicia que las personas beban más y más rápido. Lo anterior tiene dos hipótesis básicas: al elevar el tono de voz, la boca se seca, obligando a la gente a beber. Además, dada la incapacidad para mantener una conversación, debido al volumen de la música, se crean tiempos muertos que la gente aprovecha para beber. La ingesta de bebidas todavía se incrementa más si la persona se sienta sola con la música a tope y cuya única distracción es la bebida en su mesa.

Plantas que se comunican

Se ha descubierto que algunas especies como los sauces, los álamos, los alisos y los abedules, cuando son atacadas o reciben el aviso de peligro, liberan sustancias que sirven para activar las defensas de las plantas cercanas con el objetivo de defenderse de las agresiones externas. Estas defensas pueden ser las toxinas insecticidas o compuestos que dificultan o impiden que las digiera el invasor. Otras especies, como el maíz, el tabaco y el algodón, al verse invadidas por las orugas, propagan por el aire compuestos que atraen a las avispas, enemigas acérrimas de las orugas.

Que no te queme la nieve

Durante la época invernal mucha gente disfruta vacaciones en la nieve, sin tomar las debidas precauciones contra el sol, pues piensa que solamente hay que protegerse cuando se viaja a la playa. Sin embargo, es un hecho que las quemaduras más graves en la piel suelen producirse cuando hace frío. Debido a que muchas veces la nieve se concentra en las altas montañas, donde la protección de la atmósfera es menor, el efecto dañino de la radiación solar aumenta 15 por ciento por cada mil metros de altura. Además, la nieve fortalece el efecto de los rayos solares, porque al incidir sobre la superficie blanca se reflejan cerca de 80 por ciento de dichos rayos y vuelven a bombardear nuestra piel y nuestros ojos. Por lo tanto, durante tus próximas vacaciones en la nieve no olvides llevar tu protector solar.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad