“Me quedé en blanco”

¿Alguna vez te has preguntado cuál es la mejor manera de recordar lo que has estudiado? Una de las formas más sencillas de recordar algo es mediante el sueño. Durante la fase del sueño profundo la actividad neuronal es más intensa y, por lo tanto, más importante para que la memoria retenga ciertas conductas o conocimientos aprendidos durante el día. Un grupo de investigadores descubrió que durante el sueño nuestra mente sigue activa recordando el conocimiento adquirido. Y ésta puede ser una estrategia útil para los estudiantes que tienen que presentar exámenes, ya que leer por la noche les puede permitir recordar por la mañana con mayor facilidad lo que han estudiado.

 

Sabor almendrado

Las almendras son uno de los frutos secos más nutritivos y benéficos para la salud, ya que ayudan a prevenir diferentes enfermedades. Sin embargo, sus beneficios se han extendido, pues recientemente se encontró que también pueden prevenir la intoxicación alcohólica. Las almendras amargas contienen amigdalina, la sustancia que les da el olor y el gusto particular del ácido cianhídrico; sin embargo, en grandes cantidades son venenosas y por eso no se recomienda consumir agua de almendra ni aceite de la misma. Un pequeño puñado de almendras antes de ingerir bebidas alcohólicas podría ayudar a evitar los efectos etílicos en aquellas personas a quienes no le gusta embriagarse. Pero ¡cuidado! El consumo de almendras no deber servir de pretexto para alentar el consumo de alcohol.

 

¿La computadora más cara?

¿Sabías que la primera computadora comercial llegó a costar un millón y medio de dólares? La UNIVAC I fue la primera computadora de su tipo fabricada en Estados Unidos, diseñada por John Presper Eckert y John William Mauchly. Con un peso de 7,250 kg fue utilizada en 1951 por la Oficina de Censos de Estados Unidos y su valor se calculaba entre un millón y un millón y medio de dólares, que en la actualidad sería de seis millones y medio a nueve millones de dólares. En total se fabricaron 46 unidades, pero resultó excesivamente costosa y en la década de los sesenta del siglo XX dejó de utilizarse.

 

Toxinas peligrosas

Una gran cantidad de productos de uso común —como los lápices labiales, el spray y el gel para el cabello, entre otros— se componen de toxinas muy peligrosas: solventes orgánicos y glicoles, según el National Environmental Trust. El riesgo que conllevan estas toxinas es grande; por ejemplo, los glicoles son capaces de causar daños en el riñón o en el hígado y desórdenes nerviosos en personas susceptibles; por su parte, los solventes orgánicos irritan las mucosas y los ojos y pueden dañar el sistema neurológico. Además, otros productos contienen sustancias carcinógenas, venenos y neurotoxinas, como los detergentes y los productos para limpiar el suelo, los cristales y las maderas. Por eso, sería recomendable que antes de comprar un producto verifiquemos los ingredientes que lo componen.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad