No hay moros en la costa

Es probable que alguna vez hayas escuchado la expresión “No hay moros en la costa”, ¿pero sabes cuál es su origen? Hace varios siglos, cuando España se encontraba invadida por los árabes, también llamados “moros”, se llevaron a cabo diversas batallas con el fin de expulsarlos de la península ibérica. Los habitantes de las costas constantemente eran atacados y decidieron levantar torres de vigilancia para custodiar las ciudades. Cuando a lo lejos veían las naves de los moros, el centinela en turno comenzaba a gritar: “¡Hay moros en la costa!” Por lo tanto, la frase “No hay moros en la costa” significa lo contrario y en la actualidad se usa para decir que no hay peligro o que no hay nadie cerca, para hacer o decir algo sin riesgo de ser visto o escuchado.

 

¿Eres de las personas que disfrutan el Superbowl?

Este evento, en el que juegan los dos mejores equipos de la NFL, se considera el pasatiempo deportivo de mayor importancia para los estadounidenses, al grado de que es visto por muchos como una fiesta nacional. En ese día los norteamericanos consumen más botanas y bebidas que en todo el año, tan sólo después del Día de Acción de Gracias, y el espectáculo del medio tiempo ha alcanzado los niveles más altos de rating en Estados Unidos (incluso superando al partido en sí). Si te interesa asistir a la próxima edición, será bueno que vayas ahorrando, ya que los boletos del Superbowl 2018 costaron entre 950 y 5,000 dólares.

 

De mascotas

¿Sabías que la palabra mascota no se usa exclusivamente para referirse a los animales que nos hacen compañía? También la usamos para nombrar a la persona o animal que sirve como talismán para atraer la buena suerte, como “la mascota de un equipo”. Este término proviene del francés mascotte, cuyo significado es “amuleto”, que se volvió muy popular a raíz de una comedia musical, estrenada en 1880, titulada La mascotte, la cual tuvo un gran éxito mundial. La creencia popular decía que los animales de compañía aportaban buena suerte a aquellos que los tenían e hizo que se les comenzara a conocer como mascotas.

 

Del pesebre al nacimiento

El pesebre que se arregla en diciembre, antes del advenimiento de la Navidad, y que representa el nacimiento del niño Jesús en el portal de Belén, debe su nombre al latín praesēpe, que significa “recipiente o cajón destinado a la comida de los animales” (ganado). El nacimiento, como lo conocemos en la actualidad, con exposición de figuras, se lo debemos a Francisco de Asís, quien en 1223 decidió hacer una recreación del Misterio del Nacimiento (por personas y animales reales) en una cueva cercana a la localidad de Greccio, Italia. Desde entonces, los monjes de la orden franciscana creada por Giovanni di Pietro lo convirtieron en una tradición navideña y realizaron la representación anualmente.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad