Puebla, reconocida internacionalmente por su gastronomía, sus iglesias y sus edificios de la época colonial, pero sobre todo por la calidad de su gente, también tiene lugares con un encanto singular, que por sus diversos atractivos e incomparable belleza fueron denominados pueblos mágicos. En esta ocasión te invitamos a que conozcas el primer pueblo mágico de Puebla: Cuetzalan.

Pasar una tarde o unos días en cualquiera de los espectaculares pueblos mágicos de Puebla es el sueño de muchos turistas que cada día los visitan y se llevan a casa artesanías, experiencias y recuerdos, además de nuevos amigos poblanos que se enorgullecen de sus tradiciones y tratan a los viajeros como parte de su familia.

Cuetzalan se encuentra enclavado en la Sierra Madre Oriental, a tres horas de la capital. Fue el primer municipio en obtener la denominación de pueblo mágico hace más de 10 años y su población se compone de indígenas totonacos y nahuas. Gracias al clima húmedo que prevalece durante todo el año, este lugar está lleno de flora y fauna exótica.

Si visitas Cuetzalan cualquier fin de semana podrás recorrer el tianguis, que se extiende desde la gran plaza hasta las calles del municipio. Atestiguarás que en este mercado aún se practica el tradicional trueque entre personas de las distintas comunidades del municipio.

La Danza de los Voladores es un ritual prehispánico que no te puedes perder. Se lleva a cabo en el zócalo y es una ceremonia para suplicar a las deidades una buena cosecha; el ritual consiste en cinco hombres danzando sobre un palo de 30 metros de altura del que posteriormente se lanzan suspendidos en el aire, realizando 13 vueltas, hasta sumar 52 giros, que equivalen al tiempo de aparición de un nuevo sol.

Además, a 20 minutos de la cabecera municipal se encuentra la zona arqueológica de Yohualichan, cuyo nombre significa “Casa de la Noche”. Esta zona arqueológica es una de las más importantes de Puebla, ya que fue el primer asentamiento totonaco, el cual tuvo un periodo de apogeo alrededor del año 600, hasta que su población emigró a El Tajín. En los edificios ceremoniales que integran esta zona arqueológica se pueden presenciar los inicios de una corriente arquitectónica caracterizada por la inclusión de los tradicionales nichos totonacos.

No olvides que el café es la especialidad del municipio, el cual es uno de los más distinguidos y aromáticos de todo el país. A lo largo de Cuetzalan podrás encontrar diversos lugares para degustar una taza de esta bebida o bien un vaso de maracuyá o de yolixpa, un aguardiente a base de hierbas.

Por último, para los amantes del turismo de aventura, Cuetzalan es la mejor opción, pues a lo largo de su territorio hay un sinfín de grutas y cascadas para llevar a cabo espeleismo, rappel, senderismo, cabalgatas, camping y más.

¡Visita Cuetzalan!

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad