Coahuila es el estado de nuestro país que más huellas guarda de la prehistoria. Ubicado en lo que solía ser el Mar de Tetis, se puede encontrar un sinfín de vestigios de esta era, entre los cuales destacan una hidrografía enigmática y sus vastas llanuras de arena blanca en las que se ha encontrado una infinidad de fósiles marinos. Acompáñanos a conocer este destino que no se parece a nada que hayas visto antes.

 

 

Cuatro Ciénegas de Carranza comprende el pueblo mágico y la zona natural protegida, parte de la red mundial El Hombre y la Biosfera, de la UNESCO. Su nombre hace referencia a las ciénagas que forman manantiales en los cuatro puntos cardinales del municipio, y a Venustiano Carranza, que nació allí.

Nos instalamos en Hacienda 1800. Llegamos ansiosos por conocer las maravillas naturales, pero como hay personas que controlan el acceso con una logística complicada y confusa, no se puede transitar libremente. Así que contratamos a Sertuco, un tour operador que lo hizo todo más sencillo. Las áreas naturales están resguardadas para su conservación; es un precio que hay que pagar por seguir disfrutando este paraíso.

 

Las enigmáticas pozas

Nuestra primera parada es la Poza Azul, un manantial de aguas cristalinas y de colores intensos, que van desde el turquesa, en la mayor parte del lecho de agua, pasa por el verde esmeralda, hasta alcanzar un azul profundo en forma de espiral en el centro.

Estos cuerpos de agua se alimentan de ríos subterráneos y se forman gracias a la combinación de estabilidad climática, aislamiento, suelo propicio y abundancia de líquido. Estas características, en conjunto con lo árido del entorno, forman un ecosistema que ha evolucionado a un ritmo muy diferente. Aquí viven seres prehistóricos, como los estromatolitos, de hace 3,500 millones de años, los primeros en generar oxígeno, base de toda la vida.

Muchos científicos han venido aquí a estudiar la evolución de la vida primitiva en el planeta, entre ellos investigadores de la NASA, quienes encontraron que estas pozas mantienen una cadena alimenticia idéntica a la de hace 550 millones de años y sus microorganismos tienen afinidades con especies marinas descendientes de los mares prehistóricos, por lo que es considerada uno de los pocos ecosistemas que permiten entender la evolución de la Tierra primitiva para diseñar estudios en torno de la posibilidad de vivir en otros planetas.

La Poza Azul sólo es una muestra de la serie de fosas que pueblan el mágico paisaje del desierto de Cuatro Ciénegas, que cuenta aproximadamente con 250 pozas permanentes y hasta 500 que se crean en época de lluvia. Todos estos datos son muy interesantes, pero no puedo ver esas aguas cristalinas sin querer sumergirme en ellas. En la Poza Azul no se puede nadar, pero nuestro guía nos ofrece una estancia exclusiva en El Mojarral, que cuenta con tres pozas de diferentes dimensiones y características. Asegura que sumergirse en ellas es una experiencia muy diferente a cualquier otra que hayamos vivido. Nosotros aceptamos encantados.

Al llegar a El Mojarral nos damos cuenta de que todo ese espacio es para nosotros solos. Hay dos pozas grandes y una pequeña. Sumergirse por primera vez en ellas es indescriptible. El agua es más densa, se podría decir que aterciopelada, extremadamente transparente, pues en todo momento se puede ver el fondo, y tiene una deliciosa temperatura de 30º C, como casi todas las demás. ¡En realidad es una experiencia extraordinaria!

Regresamos a disfrutar en Hacienda 1800. Nos sumergimos en su alberca climatizada, tumbados en las hamacas que penden sobre ella, con los pies en el agua. Más tarde nos espera una cena deliciosa en el restaurante Doña María, y después, otra sumergida en su bar con jacuzzi y columpios.

 

Dunas, mármol y mezquites

Comenzamos nuestro segundo día en el Museo de Carranza, la casona del siglo XIX donde nació este personaje, en 1859. Más tarde visitamos las Dunas de Yeso, 800 hectáreas de arena tan blanca que podría confundirse con un valle nevado. Es una delicia caminar descalzo sobre esta arena suave, fresca y fina, similar a la que has pisado en cualquier playa caribeña, y asombrarse con las caprichosas formaciones de este material petrificado, como El Castillo. Estamos pisando la arena del fondo del mar de Tetis.

Seguimos con las minas de mármol, monumentales estructuras de formas geométricas en lo alto de un cerro, cuya blancura y formas geométricas perfectas contrastan con el azul del cielo y las montañas a lo lejos. En sus caras muchos de estos bloques guardan fósiles del Mar de Tetis.

En la tarde volvemos a Hacienda 1800. De ahí vamos a Río Aruna, antes conocido como Río Mezquites, que después de encontrarse en estado de abandono y descuido fue rehabilitado y ahora es administrado por la hacienda. En el parque ecológico que rodea el río disfrutamos la naturaleza, hicimos kayak y hasta snorkel. Está planeada la construcción de un tortugario para ayudar a la preservación de especies endémicas, como la tortuga bisagra, en peligro de extinción.

Ya de regreso, disfrutamos mucho caminar por el pueblo mágico, cuando el sol del desierto desaparece detrás del Cerro del Muerto. Visitamos el edificio de la presidencia municipal, de estilo neoclásico, la Iglesia de San José y la Casa de Cultura.

 

Dónde hospedarse

Hacienda 1800 es único hospedaje boutique de lujo en Cuatro Ciénegas. Entre sus principales amenidades están las habitaciones, cómodas, amplias y acogedoras; el único restaurante de especialidad en carnes, delicioso y confortable, y el bar lounge con jacuzzi y barra a pie de alberca. Además cuenta con experiencias en diferentes zonas de Cuatro Ciénegas, recorridos de rappel, escaladas y cabalgatas, noches de observación astronómica y el acceso a Río Aruna. Los precios son muy accesibles. Contacto: www.hacienda1800.com, Calle Parras, núm. 1007, Col. La Bartolena, Cuatro Ciénegas, Coahuila, tel.: 869-696-0960.

 

Tour Operador

Agencia de Servicios Turísticos de Coahuila (Sertuco). Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., tel.: 866-112-3438, Facebook y Twitter: Sertuco.

 


 

* Editora y periodista de viajes, cultura y estilo de vida. Le apasiona saborear nuestro legado gastronómico, mítico e histórico.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad