¿Te alimentas de manera adecuada? Tu cuerpo puede ser la clave para descubrir si tienes deficiencias nutricionales o no. Pero es necesario aprender a escucharlo.

 

Una alimentación saludable no sólo consiste en consumir alimentos naturales o bajos en grasa o azúcar. Alimentarse adecuadamente tiene que ver con llevar una dieta diaria que sea completa, variada y con productos no sólo saludables sino repletos de las vitaminas, los minerales y los nutrientes que necesita el cuerpo. En la actualidad somos bombardeados con dietas en las que se recomienda eliminar el consumo de carbohidratos, proteínas o frutas, con la finalidad de bajar de peso y mejorar la salud, pero éstas no siempre son adecuadas para todas las personas y pueden traer como consecuencia deficiencias nutricionales.

Hay diferentes deficiencias que se pueden presentar en el organismo, ya sea por falta de vitaminas, de minerales y hasta de agua. Muchas deficiencias pueden no ser evidentes a simple vista y es necesario realizar estudios profundos para descubrirlas, pero hay muchos casos en que el organismo muestra ciertas señales para avisarnos que le faltan ciertos nutrientes. Donde primero se notan las deficiencias de nutrición en una persona son en la piel y en el cabello, pero también hay otros signos de que es necesario mejorar la alimentación. Los principales síntomas que muestran las personas a quienes les faltan nutrientes es que suelen enfermarse constantemente, pues tienen el sistema inmunológico comprometido. La deficiencia de hierro, la cual es muy común, suele presentarse como agotamiento, disminución de la capacidad de realizar trabajos físicos, falta de memoria y alteración de otras funciones mentales. El paciente también puede presentar una lengua pálida y los párpados amarillos Si la deficiencia es grave puede llegar a afectar el funcionamiento de los órganos y los sistemas.

También se muestran las deficiencias en los siguientes órganos:

  • Piel. Cuando hay falta de nutrimentos la piel se muestra reseca y agrietada y favorece la aparición de costras. También se pueden presentar manchas blancas y palidez y suelen tardar mucho en cicatrizar las heridas.
  • Cabello. Si no hay una buena alimentación, el cabello suele caerse mucho y se vuelve muy quebradizo.
  • Uñas. Los cambios en las uñas pueden ser clave para el diagnóstico de falta de ciertas vitaminas. Las uñas pueden cambiar de color o de forma o volverse quebradizas. Pueden adquirir un color gris pardo si hay deficiencia de vitamina B12, hierro, ácido fólico o proteína.
  • Dientes. Cuando hacen falta nutrimentos en el organismo los dientes empiezan a mostrar una coloración amarillenta o se despostillan con facilidad.
  • Ojos. En personas mal nutridas los párpados se muestran pálidos o amarillentos.
  • Lengua. La lengua y la boca son las primeras regiones en las que se muestran los signos de deficiencias vitamínicas. Estas se manifiestan con úlceras, fisuras, ardor y color pálido.
  • Huesos. Las deficiencias nutricionales pueden afectar a los huesos, aunque éstas no se perciban a simple vista. Lo anterior se debe a una deficiencia de calcio, magnesio, vitamina D o proteína. Los huesos con osteoporosis son más frágiles y corren mayor riesgo de fracturas, aun después de un leve traumatismo.

 

Deficiencias y sus consecuencias

“De acuerdo con la encuesta de salud realizada en México, existen muchas deficiencias nutricionales, siendo la más común de todas la de hierro, principalmente en niños”, comenta la nutrióloga Dulce Carolina Tinoco de VIME. Asegura que otra muy común es la deficiencia de vitamina D, la cual se absorbe mediante la exposición al sol. Y aunque vivimos en un país en el que hay mucho sol durante todo el año, la deficiencia de esta vitamina se presenta con mucha frecuencia debido al estilo de vida que llevamos, ya que permanecemos mucho tiempo bajo techo. También suelen presentarse comúnmente deficiencias de complejo B, de ácido fólico y de zinc. “De igual manera, hay poco consumo de ciertos alimentos que han sido satanizados recientemente, como la yema del huevo, que es rica en calcio, sodio, hierro, potasio, vitaminas B, B12, D y K”, añade Dulce Carolina Tinoco.

El riesgo de no descubrir a tiempo las deficiencias es que, con el paso del tiempo, éstas pueden causar una falla orgánica crónica o irreversible, sobre todo en niños. También se corre el riesgo de que no se logre un crecimiento adecuado. En caso de la deficiencia de vitamina D, ésta puede provocar raquitismo y, por lo tanto, deformaciones esqueléticas en los pequeños.

 

Los errores en la nutrición

Hay muchos errores que suelen cometer las personas cuando se trata de su nutrición y la de su familia; algunos por desconocimiento de una dieta correcta y otros debido al deseo de cuidar su consumo calórico, que tiene que ver más con mitos que con la realidad. Los siguiente son los más comunes, según la nutrióloga Dulce Carolina Tinoco.

  1. Eliminar un grupo de alimentos sin el monitoreo adecuado, ya que suelen presentarse modas que sostienen que el enemigo de la salud es tal o cual grupo de alimentos. Lo anterior provoca que se satanicen algunos alimentos y se dejen de consumir por completo. Pero hay que recordar que no hay alimento bueno ni malo, y que mientras más variada sea la dieta, mejor.
  2. Hay quienes piensan que mientras más tiempo ayunen, mayor será su pérdida de peso, y por eso dejan de comer durante largos espacios de tiempo. Esto no tiene ningún sustento médico ni es saludable.
  3. Pensar que un alimento o superfood va a cambiar radicalmente su salud y que su consumo continuo ayudará a obtener resultados mágicos. Recuerda que ningún alimento por sí solo mejora la salud, lo cual sí hace la combinación de todos los grupos de alimentos.
  4. Copiar la dieta de otra persona porque a ella le sirvió. Esto no funciona, pues la alimentación debe ser individualizada, ya que cada persona y cada cuerpo son únicos.
  5. Aunque la alimentación en México es muy variada, pues posee una gran riqueza de frutas, verduras y carnes, la desventaja es que en nuestra cultura no tenemos control de las porciones. Estamos acostumbrados a consumir cantidades más grandes de las que necesitamos.
  6. Nos hemos vuelto cada vez más sedentarios. Para bajar de peso y reducir grasa, la mejor recomendación, de acuerdo con normas internacionales, es seguir un tratamiento interdisciplinario por medio del cual se consuman los alimentos adecuados en porciones controladas y realizar actividad física.
  7. También hace falta información en las etiquetas de los alimentos para una elección efectiva. El reto es reeducar a la población sobre la buena nutrición.

 

Enriquece tu dieta y nutre tu cuerpo

Si tu deseo es tener una mejor alimentación y una óptima salud empieza con los pequeños cambios diarios que recomienda la nutrióloga Dulce Carolina Tinoco. Comienza por reducir la cantidad de comidas callejeras a la semana, come con calma y pon atención a cada bocado que llevas a tu boca. Evita comer enfrente de cualquier tipo de pantalla, reduce la porción de los alimentos que consumes y trata de consumir más variedad de productos. Si no sabes cómo hacerlo, una buena guía es el plato del buen comer. En él encontrarás una pauta de la cantidad de alimentos que debes consumir en cada plato. Los alimentos en color verde deben consumirse en abundancia; los de color amarillo y naranja deben consumirse con moderación, y los de color rojo, debe limitarse su consumo. Los alimentos que no están presentes en el plato no se recomiendan para su consumo o pueden comerse esporádicamente: dulces, productos procesados, refrescos y postres.

 

Claves para llevar una buena dieta llena de nutrientes

  • Variada. Mientras más variedad de alimentos consumas diariamente, mejor. No se recomienda seguir dietas monótonas en las que se come lo mismo todos los días, aun cuando sean buenas en nutrientes.
  • Colorida. Mientras más colores de alimentos comas, mejor. Eso significará que consumirás una mayor cantidad de vitaminas y de minerales.
  • Adecuada a las necesidades de cada persona. De acuerdo con su estilo de vida, si realiza ejercicio o no, si permanece sentada todo el día o camina mucho, etcétera
  • Equilibrada. La dieta debe ser de acuerdo con las porciones y la cantidad que requiera una persona según su edad, su talla y su peso.

Si aún así tienes dudas acerca de cómo mejorar tu alimentación, busca el apoyo de un experto en nutrición para que te elabore un plan personalizado de acuerdo con tu composición de músculo, grasa y agua. Y que también te ayude con tus deficiencias nutrimentales (si las tienes) y revise tus niveles de colesterol, glucosa, etcétera.

Lo ideal es que no te conviertas en una persona buena para hacer dietas, sino que aprendas a comer y a mantener tu peso ideal toda tu vida, disfrutando lo que comes, y que tengas todo el apoyo en el proceso.

 


 

* Comunicóloga por la Universidad Iberoamericana. Divide su tiempo entre su pasión de escribir, su familia y su blog: www.tudosisdiaria.com. Agradecemos la participación de la nutrióloga Dulce Carolina Tinoco Tapia, coordinadora del área de nutrición en VIME (https://www.vime.mx/).

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad