Desde hace cientos de años el ser humano ha imaginado seres con características de diferentes animales, dioses y demonios. Pero no todo está en la mente del hombre, pues se han descubierto animales cuyas cruzas —sin manipulación genética— pueden haber salido de un cuento de hadas o de una historia de terror.

 

 

La mitología griega ha creado muchos seres fantásticos, como el grifo (mitad águila, mitad león), el pegaso (un caballo alado), el basilisco (con cuerpo de serpiente, patas de ave y alas espinosas), el cerbero (perro de tres cabezas) y la quimera (con cabeza de león, cola de dragón y cuerpo de cabra). Lo hizo combinando diferentes especies: felinos, aves, serpientes, etcétera. Pero ¿es posible producir mezclas de este tipo en realidad?

El ser humano ha intentado hacer mezclas de genes. Comenzó experimentando con plantas; por ejemplo, el trigo ha sido manipulado para mejorar la robustez de su planta. Asimismo, se ha probado con cabras y con ovejas para observar la fusión de sus células y se han realizado trasplantes de tejidos de gallinas a codornices para observar sus procesos de desarrollo. También se han trasplantado órganos humanos enfermos en animales para su tratamiento, con el objetivo de reintegrarlo al ser humano en estado sano.

Del mismo modo, ha habido experimentos para crear híbridos de animales y seres humanos. La sociedad debate si es ético producir este tipo de seres, así como experimentar con la transferencia de células madre humanas en ratones, embriones de pollos o fetos de ovejas, para probar si hay rechazo o puede darse un desarrollo, y en primates, para comprobar si éstos pueden desarrollar entendimiento y raciocinio similar al de los seres humanos.

La naturaleza nos ha demostrado que puede encontrar el camino para que algunos animales de especies similares se reproduzcan, aunque las razas a las que pertenecen no sean iguales. Algunas mezclas son producto del hábitat natural y otras son resultado de mantener juntas a algunas especies en zoológicos y santuarios. A continuación listamos algunos ejemplos.

 

Ligre

Cruza de león y tigresa, de gran tamaño. Su aspecto es de un león con rayas de tigre apenas perceptibles. Su color es naranja y amarillo. Los ligres machos llegan a desarrollar melena, aunque no tan abundante como la del león. Sus patas y su cola son cortas en relación con su cuerpo, por lo cual durante su vejez tener problemas para caminar.

 

Tigón

Cruza de tigre con leona en cautiverio, ya que leones y tigres no conviven en el hábitat natural. Su crecimiento es mayor que el del ligre y sus patas y su cola son más largas. Generalmente los tigones son estériles.

 

Leopón

Cruza de leopardo y leona. Tiene la figura de un león, pero con las rayas y las características de un leopardo. La cruza de esta especie ocurrió después de que una leona fue expulsada de su manada y se unió a un leopardo. Además de que se han hallado varios especímenes en estado salvaje, en algunos zoológicos de la India, Alemania, Japón e Italia se han producidos crías de esta nueva especie.

 

Jagleón

Cruza de pantera negra o jaguar negro con leona. Puesto que no coexisten en el mismo hábitat natural, esta especie sólo se ha producido en cautiverio. Posee un cuerpo más grande que el del león. Su color pardo permite distinguir las manchas características del jaguar. Sin embargo, no se han conocido machos que hayan heredado la melena del león.

 

Gato Savannah

Cruza de gato doméstico y serval, este felino, reproducido en cautiverio, es un poco más grande que un minino común. Heredó el impresionante aspecto de los gatos africanos, pero es dócil y domesticable.

 

Oso grolar

Cruza de oso polar y oso grizzly. De tamaño medio entre las dos especies, tiene un color blanco con tonalidades pardas. Han sido hallados en estado salvaje, y aunque no son de caracteres compatibles, el calentamiento global los ha obligado a moverse a en busca de alimento y convivir.

 

Zubrón

Cruza de un bisonte y bovino doméstico. Esta cruza fue manipulada por el hombre después de la Primera Guerra Mundial y se creó para reemplazar al ganado común. Con más fortaleza que éste, constituye una excelente opción para la cría.

 

Beefalo

Cruza de bisonte americano y vaca doméstica. Muy parecido a un toro o a una vaca, es resistente a climas extremos. Su descendencia es 100 por ciento fértil.

 

Coyolobo

Cruza de lobo, coyote y perro doméstico. Este animal posee las habilidades salvajes del coyote y del lobo, pero convive perfectamente con el ser humano, pues es sumamente domesticable.

 

Cebroide

Cruza de cebra y caballo. Con las características predominantes de un caballo, su tamaño y su estructura, posee las rayas distintivas de la cebra. Algunos tienen una coloración interrumpida, es decir que la mitad de su cuerpo puede tener rayas y la otra mitad no. Sus orejas son mas largas que las de un caballo.

 

Cebrasno

Cruza de cebra y burro. De tamaño pequeño a mediano, mantiene las características del burro con las rayas típicas de la cebra. Estos animales se han reproducido en estado salvaje en África del Sur, donde conviven en el mismo hábitat.

 

Balfín

Cruza de un delfín y una falsa orca, fue descubierto por primera vez en las Islas de Hawái, en Kauai. Se asegura que una falsa orca hembra perdió el rumbo de su manada y se integró a la de los delfines. De ese modo se originó esta nueva especie.

 

Narluga

Cruza de narval y beluga. Conocida también como ballena blanca, se ha reproducido en el Atlántico Norte. Debido al calentamiento global y a los cambios climáticos en las zonas frías del Atlántico, estos animales han empezado a convivir en el mismo hábitat.

No importa de qué manera la naturaleza siga su curso. Lo importante es que cuidemos las especies de animales que nos quedan, porque son parte de nuestro maravilloso planeta.

 

 


 

* Protectora independiente de animales sin hogar desde hace más de 20 años.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad