Karen Jiménez Robles*


Hoy en día escuchamos con frecuencia la palabra fertilidad, y más cuando estamos con mujeres que hablan de sus planes de embarazo y de situaciones relacionadas con su salud sexual. Si tienes dudas al respecto, no dejes de leer este útil artículo.

 

 

 

Para empezar, quisiera hacerte una pregunta: ¿sabes si eres fértil? La respuesta a esta pregunta es muy sencilla para las mujeres que se conocen muy bien y saben leer las señales que les envía su cuerpo; pero para otras la respuesta no es clara.

Desde pequeñas hemos crecido con la idea de que con la llegada de la menstruación iniciamos nuestra etapa de fertilidad, la cual durará por lo menos 35 años, según sea el caso. Después de muchos años de investigación, hoy podemos responder a preguntas como las siguientes: ¿cuánto es lo normal que debe durar un sangrado?, ¿si no tengo ciclos de 28 días soy irregular y, por tanto, puedo tener problemas para embarazarme?, ¿tener cólicos en la menstruación es normal?, entre otras.

Así como ocurre en otros órganos, en el reproductivo también se manifiestan señales de bienestar o signos que denotan riesgos para nuestra salud. La clave es reconocer dichas manifestaciones, que en muchas ocasiones no sabemos a qué se deben. Por ejemplo, ¿qué pasa cuando una mujer tiene una menstruación con sangrados abundantes, cólicos y otros malestares? Seguramente, si esa mujer presenta ciclos “regulares” sólo le dirán: “Ni modo, habrá que aguantarse”, cuando su caso merece atención.

Durante más de 30 años en Estados Unidos se estudiaron los ciclos de miles de mujeres para poder responder ciertas dudas. Hoy sabemos cuáles son los parámetros para considerar que una mujer tiene ciclos fértiles y sanos y cuáles para determinar si presenta alteraciones que, con un buen diagnóstico y un tratamiento efectivo, se puedan resolver de manera sencilla.

 

¿Cuánto debe durar un ciclo?

La duración del ciclo menstrual se mide contando como el día uno el primero que se presenta el sangrado y tomando como el último el día anterior al del siguiente sangrado. Por lo tanto, según los días que existan entre estas dos fechas será el número de días que tiene ese ciclo. Si dura de 28 a 35 días se considera un ciclo promedio; si dura menos de 28 días, un ciclo corto, y si su duración es mayor a 35 días, un ciclo largo. Este último lo presentan mujeres en situaciones de estrés o después de amamantar a su bebé recién nacido.

Es importante señalar que la duración del ciclo no tiene que ser forzosamente de 28 días como hemos aprendido en los libros. Cada mujer identificará sus propios patrones sin tener que preocuparse por ese número. Lo que importa es que en promedio cada una tenga la misma duración entre ciclo y ciclo.

 

Fases del ciclo menstrual

Cada ciclo tiene dos fases: la etapa preovulatoria, que va desde el día uno del ciclo hasta el día en que ocurre la ovulación, y la fase postovulatoria, que inicia el día después de la ovulación y termina el día anterior a que comience la siguiente menstruación.

La primera fase no tiene una duración constante, ya que los días de la menstruación pueden variar lo mismo que la duración de los días en que se es fértil. La segunda sí tiene una duración constante —va de nueve a 17 días—, debido a la hormona que se produce en el momento de la ovulación, mejor conocida como progesterona.

Lo anterior quiere decir que para que llegue la siguiente menstruación es indispensable que haya ocurrido la ovulación; si no sucede así, no se secreta esta hormona que da la señal al útero para iniciar con la menstruación. Si por alguna razón la fase postovulatoria fuera menor o mayor a los días señalados, es posible que haya una alteración en la secreción de progesterona.

Por eso no podemos asegurar que la ovulación siempre ocurra en el día 14. Lo anterior sólo sucede en mujeres con ciclos promedio de 28 días. En las personas con ciclos cortos la ovulación puede presentarse tan pronto como al término de la menstruación, es decir, que puede estar ocurriendo en un día seis o siete del ciclo. Por su parte, en las mujeres con ciclos largos la ovulación puede llegar a retrasarse hasta presentarse en un día 22 del ciclo. Por este motivo muchas parejas pueden tener dificultades para lograr un embarazo; es decir, no por problemas de infertilidad sino porque no conocen sus días fértiles y quizá no están haciendo coincidir sus relaciones sexuales con estos días.

De ahí la importancia de que se le pida a las parejas que intenten el embarazo en el plazo de un año o un año y medio, según sean los ciclos de la mujer, para así poder obtener un diagnóstico de infertilidad. De hecho, la probabilidad de embarazo en las parejas fértiles por cada ciclo es de 20 por ciento. Con el tiempo sugerido podríamos alcanzar un 93 por ciento al cabo de un año de intentos.

 

¿Cómo puedo reconocer los días en que soy fértil?

La mujer se puede dar cuenta de esos días con simples observaciones. Por ejemplo, identificando la secreción en el cérvix del moco cervical, que en los días en que se está llevando a cabo la ovulación puede reconocerse ya sea porque produce una sensación de resbalosidad o porque se vuelve un moco transparente y elástico. De igual manera, las características de ese moco ayudan a determinar las condiciones de la salud sexual.

En fin, como hemos visto, hay muchos detalles por identificar en nuestro ciclo menstrual y sólo reconociéndolos se podrá conocer el estado de nuestra salud con respecto a este gran tema de la fertilidad.

 

* Médico especialista en reconocimiento de fertilidad y planificación familiar natural: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad