¿Has tenido alguna lesión que te haya incapacitado para hacer deporte? Si es así, sabrás que los tiempos de recuperación suelen ser prolongados e incluso llegan a impedirte tu participación en alguna competencia. Para que esto no te suceda, la clave está en la prevención.

 

  

La gravedad y el tipo de lesiones deportivas dependen de varios factores; entre ellos, del tipo de deporte que practiques. Entre las lesiones más comunes se hallan las siguientes.

 

Fascitis plantar

Muy común entre corredores de largas distancias o futbolistas. Esta lesión se manifiesta con dolor cerca del talón y corre hacia los dedos impidiendo el apoyo completo del pie. Una superficie apropiada, así como una buena técnica al correr, son básicas para evitar este tipo de lesiones.

 

Lesiones de rodilla

Son de las principales dolencias tanto de los deportistas como de personas sedentarias. La rodilla es una zona de gran impacto articular y puede padecer esguinces, lesiones musculares y tendinosas, desgaste de cartílago e incluso ruptura de meniscos. Por eso, conocer el origen de nuestra lesión es fundamental para tratarla de manera adecuada.

 

Dolores de espalda

Ya sea que practiques ciclismo de ruta o basquetbol, levantes pesas o simplemente juegues boliche, las lesiones en la espalda son muy comunes entre los deportistas. La mayoría de las veces los dolores empiezan por el aumento de las cargas de entrenamiento, por una larga rodada en bicicleta, por un partido extenuante o incluso por un golpe. A estos malestares se les conoce como lumbalgia mecánica, cuyo origen más frecuente involucra a la musculatura paravertebral. Para ello, el fortalecimiento del core (abdomen y espalda) evitará que tus músculos se sobrecarguen fácilmente y puedan soportar mayores esfuerzos físicos. Si tu dolor continúa tras unas semanas o se agregan otros síntomas, no olvides consultar a tu médico.

 

Esguinces de tobillo

Existen varias razones por las cuales puede haber dolor en nuestros tobillos, desde una tendinitis (inflamación) hasta alguna luxación o una ruptura de ligamentos. Es importante recordar que un tendón se encarga de unir los músculos a los huesos, mientras que un ligamento une dos huesos entre sí, y el tratamiento para uno y otro casos puede ser muy diferente.

Trata de mantener los músculos de tu pie y tu pantorrilla bien fortalecidos. Realizar ejercicios excéntricos y de estabilidad del tobillo es una excelente opción.

 

Lesiones del manguito rotador

Las causas más frecuentes de dolor en el hombro se atribuyen a lesiones en los tendones del manguito rotador. Son muy comunes en deportes como béisbol, gimnasia, lucha y natación, donde los movimientos del hombro son muy repetitivos y pueden generar lesiones por sobreuso.

Si bien las lesiones en el deporte son frecuentes, la buena noticia es que hay muchas acciones que puedes hacer para prevenirlas.

 

Calentamiento

Antes de comenzar a hacer ejercicio, prepara tu cuerpo no sólo físicamente sino también mentalmente. Tu calentamiento deberá simular el movimiento o el gesto motor de los músculos que se utilizarán durante el ejercicio, y su duración debe ser suficiente para comenzar a sudar sin llegar a fatigarte. De esta manera lograremos aumentar el flujo de sangre y oxígeno a los músculos y disminuir el riesgo de lesionarnos.

 

Estiramientos

Si bien existe la creencia de que el estiramiento previo al ejercicio previene lesiones, no existe evidencia científica de esto. Incluso es más probable que al realizar estiramientos sin un calentamiento previo se favorezca la ruptura de las fibras musculares más que incrementar la flexibilidad. Opta mejor por realizar tus estiramientos al finalizar tu entrenamiento.

 

Técnica

Tener una mala técnica es una forma casi infalible de terminar lesionado. Procura aprender la técnica correcta, especialmente si estás empezando a practicar un nuevo deporte. Acércate al entrenador para que te muestre cómo usar el equipo de forma segura y efectiva. Esto es especialmente importante si usas pesas. Seguir una buena técnica evitará que sobrecargues una sola articulación y puede ayudarte a incrementar tu velocidad y el ritmo de tu movimiento. En ocasiones es conveniente realizar un análisis de video para que puedas observar tus errores desde otro punto de vista. Si notas que la causa de tu mala técnica se debe a asimetrías de tu cuerpo, es importante que te valore un especialista.

 

Fortalecimiento

Éste es considerado por muchos profesionales como la pieza angular de la prevención de lesiones. Se ha demostrado que un buen tono muscular reduce 30 por ciento el riesgo de padecer cualquier lesión, incluso las más graves, como las del ligamento cruzado anterior de la rodilla, en la que se reduce el riesgo hasta en 50 por ciento. Dicho fortalecimiento debe realizarse de forma progresiva, incluyendo ejercicios excéntricos y de propiocepción.

 

 


 

* Médico especialista en medicina del deporte. Contacto: @Fitmedmx y www.fitmed.com.mx.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad