Los fraudes y otros delitos financieros se han incrementado en cantidad y se han diversificado en modalidad. Por eso, implementar algunas medidas de prevención puede caber en tu lista de propósitos para iniciar 2020.

 

 

La digitalización del sistema financiero ha hecho posible la aparición de riesgos y amenazas, por ilícitos que en otros tiempos hubiesen sido impensables.

Como el primer paso para prevenir un riesgo es conocerlo, a continuación te mostramos algunos de los delitos más comunes que han escalado en las preocupaciones de los usuarios.

  • El phishing. A través de un correo electrónico, que simula ser de una institución financiera, tratan de engañarte para que reveles información de tus cuentas, tus códigos y tus contraseñas.
  • El vishing es la variante telefónica del phishing, pero en este caso los delincuentes te llaman por teléfono simulando ser empleados de alguna institución financiera con el fin de conseguir tu información personal y bancaria.
  • El pharming consiste en redirigirte a una página de internet falsa mediante ventanas emergentes, que solicitan información confidencial o que introducen programas perjudiciales para el equipo de cómputo y que representan un riesgo para tu información (para evitar este delito verifica que el sitio en el que navegas cuente con el protocolo de seguridad “https” y con un candado cerrado en la barra de direcciones).
  • El spamming, mejor conocido como “correo electrónico basura”, consiste en el envío masivo de correos electrónicos, con alguno de los siguientes propósitos: ganar dinero con los destinatarios que responden los mensajes; obtener contraseñas, números de tarjetas de crédito y detalles de cuentas bancarias, e infectar las computadoras de los destinatarios con códigos maliciosos.

 

Este año blíndate contra los fraudes

Todos los usuarios de las tecnologías de la información y la comunicación son potenciales objetivos de actos criminales. Por eso, para reducir los riesgos es necesario poner en práctica una serie de precauciones que pueden ser fácilmente adoptadas.

Aún estamos a tiempo de insertar en nuestra lista de propósitos de 2020 el cuidado de nuestros recursos, poniendo atención a tres momentos clave para la prevención:

 

Al administrar tus contraseñas

Al elegir contraseñas o números de identificación personal (NIP) de tus tarjetas, evita utilizar caracteres relacionados con fechas de nacimiento, números telefónicos o combinaciones predecibles. Intenta combinar números, letras mayúsculas y minúsculas y signos de puntuación; procura cambiar las contraseñas periódicamente, evitando duplicarlas en diferentes cuentas. No compartas tus claves. Recuerda que las instituciones financieras nunca solicitarán tu NIP ni tu información confidencial.

 

Al realizar pagos

No pierdas de vista tu tarjeta cuando la utilices en algún establecimiento o explora nuevas alternativas seguras de pago, como el CODI. Así evitarás riesgos relacionados con la clonación de tarjetas. Si compras por internet, asegúrate de hacerlo en páginas reconocidas o revisa el historial del vendedor. No interactúes con ventanas emergentes ni con correos electrónicos de destinatarios desconocidos y verifica que el sitio en el que navegas cuente con el protocolo “https” y con la imagen de un candado cerrado en la barra de direcciones.

 

Haz un marcaje personal a tus recursos

Activa los servicios de banca por internet o descarga las aplicaciones móviles de tu institución financiera. De este modo podrás hacer seguimiento a los movimientos de tus cuentas y habilitar opciones que te permitan recibir notificaciones cuando realices una operación, activar el uso de Token, añadir candados de autentificación, bloquear tus tarjetas o dar aviso al banco en caso de reconocer alguna anomalía. Al momento de descargar las aplicaciones verifica que sean auténticas, ya que existen algunas falsas que buscan suplantar a las de los bancos (pharming). Asegúrate de tener instalado un antivirus y evita conectarte a redes de Wi-Fi públicas.

Estas medidas de seguridad te ayudarán a disminuir las posibilidades de convertirte en una víctima más de estos fraudes. En 2020 toma tus precauciones: recuerda que nadie está exento de ser objeto de estos ilícitos.

Finalmente, si sospechas que eres víctima de un fraude financiero, reporta los hechos a tu institución financiera o comunícate a la CONDUSEF al 55-53-400-999 para recibir asesoría.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad