Viajemos juntos a las Barrancas del Cobre, ubicadas en el estado de Chihuahua, para descubrir un lugar lleno de paisajes extraordinarios, viajando en uno de los mejores trenes del mundo: el Ferrocarril Chihuahua Pacífico.

 

 

Las Barrancas del Cobre, preciosas y únicas en el mundo, son lugares asombrosos que dejan boquiabierto a cualquiera con su imponente atractivo visual. Se encuentran entre las montañas de la Sierra Tarahumara a una gran profundidad, con abundante vegetación y un clima peculiar.

Al llegar a la ciudad de Chihuahua uno debe conocer el centro histórico, rodeado de bellos edificios, parques, quioscos y plazuelas. Esta ciudad alberga un tesoro nacional: el lugar de ejecución del padre de la patria, Miguel Hidalgo, quien fue fusilado en el antiguo Colegio de los Jesuitas, que antes fuera usado como cárcel y cuartel y que hoy en día es el Palacio de Gobierno. Hay otros sitios de interés como el Museo de Armas y el Museo de Francisco Villa.

 

El Chepe

Es importante llegar a la estación de tren alrededor de las seis de la mañana con boleto en mano para abordar uno de los ferrocarriles más extraordinarios del mundo: el Chepe Regional. Recordemos que en 1961 se inauguró el Ferrocarril Chihuahua Pacífico (mejor conocido como Chepe), el cual tardó 100 años en construirse y ha sido un referente para viajeros nacionales e internacionales que buscan nuevas aventuras. La construcción de la línea férrea se realizó entre los siglos XIX y XX y es considerado uno de los proyectos de ingeniería mejor ejecutados del país, debido a que el trazo de la línea cruza el macizo de la Sierra Madre Occidental con 653 kilómetros, 86 túneles y 37 puentes que conectan a Sinaloa con Chihuahua.

Los amantes de la fotografía sólo deben asomarse por la ventana y capturar excelentes paisajes durante el viaje. Aunque también lo pueden hacer, de manera segura, desde los espacios que hay entre vagón y vagón.

El tren cuenta con un furgón que funciona como restaurante, donde se puede desayunar o comer durante los trayectos, con una carta de alimentos que incluye antojitos mexicanos y entradas para compartir.

Este viaje es para todo aquel que busque vivir una experiencia en tren, complementada con la riqueza natural de una de las zonas más imponentes de México y del mundo.

El recorrido del tren empieza en Los Mochis y termina en El Fuerte, ambas paradas en Sinaloa; después se arriba a Cerocahui, donde predominan los valles con viñedos autóctonos. Y el viaje concluye en las Barrancas del Cobre, la parada estelar del recorrido. Aunque el trayecto se puede extender hasta Creel y la ciudad de Chihuahua. Opcionalmente, uno puede bajar en cada parada y pernoctar en la que más le guste, o realizar un recorrido de Los Mochis a Chihuahua o de Creel a Los Mochis.

 

Creel

Considerado un pueblo mágico, Creel es la puerta de entrada a la Sierra Tarahumara que alberga a la mayor población de tarahumaras, famosos por ser excelentes corredores y grandes artesanos. Allí se pueden adquirir sus famosas artesanías, como los cestos hechos con hojas de pino (oyamel) y las figuras talladas en madera.

Es muy recomendable probar la típica discada (carne asada con chorizo, queso y rajas de chile chilaca), las mermeladas de fruta de la región y los lácteos elaborados por los menonitas.

A 10 minutos de Creel se encuentra San Ignacio de Arareko, que alberga el Valle de los Hongos, el Valle de las Ranas, el Valle de los Monjes, el Lago de Arareko y la Misión San Ignacio, donde se pueden realizar caminatas y paseos a caballo, o actividades como bicicleta de montaña o cuatrimotos. También se pueden visitar las cascadas de Cusárare o las aguas termales de Recowata.

 

Barrancas del Cobre

Las expresiones de la tierra en las barrancas van desde grutas hasta desiertos, un paraíso único en su tipo. Esta joya que nos regala la Sierra Tarahumara hace alarde del sonido del viento, de los radiantes rayos de sol y de su hermoso horizonte formado por barrancas de color cobre. El lugar ofrece diversas experiencias por vivir, como la caminata tarahumara en compañía de un rarámuri, o disfrutar el bello paisaje desde la terraza de un hotel, o bien, observar las estrellas en la oscuridad y en el silencio de la noche. Es muy recomendable visitar el Parque de Aventura Barrancas del Cobre, ya que la grandeza del cañón del cobre puede ser admirada desde un tour por los aires en un teleférico que atraviesa su gran extensión, a 1,879 metros de altura. Este parque también ofrece otros atractivos, como la segunda tirolesa más larga del mundo (Zip Rider), así como otras siete tirolesas, además de que es posible disfrutar la vista del bosque caminado en puentes colgantes y en la vía ferrata para atravesar de una barranca a otra.

 

Cerocahui

Bahuichivo es una de las paradas de El Chepe, de donde uno puede llegar a Cerocahui o a Urique. Hace varios siglos el valle de Cerocahui fue idóneo para el cultivo de la vid por los jesuitas, quienes abandonarían México, dejando esa actividad inconclusa. Hoy en día uno puede hospedarse en el Hotel Misión Cerocahui, cuyos propietarios también son dueños de los únicos viñedos del pequeño valle. El viñedo más antiguo tiene poco más de 25 años y está rodeado por habitaciones para los huéspedes, así como por un salón de cata y una alberca, para que los visitantes disfruten toda la experiencia de los vinos de Chihuahua. A las afueras del hotel se encuentran los viñedos que producen los vinos de Misión Cerocahui. Uno puede disfrutar la experiencia vinícola por la tarde y al otro día bajar a Urique, que es el poblado ubicado en la barranca más profunda de la Sierra Tarahumara, o bien admirar el pueblo desde una zona de miradores que se encuentran en lo más alto de las montañas.

 

El Fuerte

El municipio El Fuerte se ubica en el circuito ecoturístico Mar de Cortés-Barrancas del Cobre. Posee grandes atractivos naturales, históricos, arquitectónicos y culturales, así como arraigadas tradiciones indígenas. La observación de aves sobre el río El Fuerte es una actividad muy atractiva, así como visitar el antiguo cuartel de vigilancia de la zona (Fuerte de Sinaloa), que hoy en día es un museo abierto al público.

 

Los Mochis

En este punto de Sinaloa es indispensable hacer una parada en Bahía de Topolobampo para disfrutar un paseo en lancha y atractivas actividades de pesca, así como visitar el Parque Sinaloa y el restaurante El Farallón, o bien comer deliciosos mariscos con vista a la bahía en el restaurante Stanley’s.

 

Donde hospedarse

El Hotel el Mirador ofrece los mejores servicios en las Barrancas del Cobre. Su terraza es la mejor para admirar el impresionante paisaje de la Sierra Tarahumara: www.hotelmirador.mx.

Definitivamente Chihuahua es un deleite para la vista; sus paisajes son impresionantes; su tren panorámico es único, como sus experiencias. En síntesis, es un destino para recorrer de norte a sur y disfrutarlo.

 

Sabías que…

  • El cultivo de la vid lo inició la orden jesuita que llegó a la Sierra Tarahumara para celebrar misa y evangelizar a los indígenas. Hoy en día esta actividad se ha convertido en un atractivo. En la zona hay nueve viñedos, el más importante de los cuales es el que se encuentra en la Misión Cerocahui.
  • Chihuahua posee un territorio árido y de clima extremo, con estaciones del año bien marcadas. Sus contrastes de calor, lluvia y nevadas favorecen el cultivo de nogal, manzana y uva. Hace muchos años este estado fue un importante productor de uva de mesa y también fue productor de brandy en la década de 1970.
  • En 2010 la Fundación Chile realizó un estudio del suelo que confirmó que aproximadamente 60 por ciento del territorio de Chihuahua es apto para la viticultura.

 


* Editora en TourismoGourmet.com, medio digital especializado en turismo gastronómico y estilo de vida.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad