A dos horas y media de la Ciudad de México, en la Sierra Norte de Puebla, se ubica un pueblo en el que se producen unos de los más hermosos artículos navideños: las esferas de vidrio soplado decoradas a mano. Te invitamos a que programes un viaje a Chignahuapan, lugar mágico especialmente en esta temporada del año.

 

Chignahuapan debe su nombre a la palabra náhuatl chiconahui, que significa “Sobre las Nueve Aguas”. Se caracteriza por sus casas blancas y por la elaboración artesanal de esferas de Navidad. También, por su loza de barro rojo, ollas, cazuelas y macetas, tejidos de lana, cobijas, capas y diversas vestimentas tradicionales.

 

Un poco de historia

Durante la época prehispánica, desde el siglo VII Chignahuapan fue habitada por pueblos totonacas que controlaban la región. Sin embargo, durante este periodo existió una buena convivencia entre ellos, nahuas, otomíes y tepehuas. Durante la conquista de México, Hernán Cortés otorgó permiso al jefe chichimeca Chichimecuatehuipil para asentarse en la región. Éste fundó la población de Tetehuitic (“Monte de Pirámides”) como un sitio para rendir culto al dios Mixcóatl. En 1527 se creó Santiago Chiquinahuitle (“Nueve Ojos de Agua”), donde, más tarde, los misioneros franciscanos establecieron su centro de doctrina y evangelización. En 1874 la población recibió el nombre de Villa de Chignahuapan.

 

El clima

En este lugar el clima es fresco, con lluvias en verano. La temperatura oscila entre 5 y 12º C. Hay heladas en las cumbres del Peñón del Rosario y en los cerros, así como en el conjunto montañoso del extremo oeste. Se recomienda llevar ropa térmica durante los meses de octubre a febrero por las bajas temperaturas. Hay niebla los últimos meses del año y heladas de diciembre a febrero.

 

Esferas de Navidad

La industria más destacada del municipio es la producción de esferas de Navidad, fabricadas a partir de vidrio soplado. Aquí existen más de 200 talleres en los que se elaboran aproximadamente 60 millones de esferas cada año.

 

Plaza de Armas

La plaza exhibe en su centro un kiosco pintado con colores vivos, siguiendo un estilo decorativo mudéjar que se ha convertido en el atractivo turístico que identifica a Chignahuapan. La estructura fue levantada a principios del siglo XX con maderas dobles y es el único kiosco de todo México construido con este material y que, además, tiene una fuente bajo su techado.

 

Qué visitar

 

Basílica de la Inmaculada Concepción

Es la sede religiosa de Chignahuapan, donde miles de fieles acuden a admirar la imponente imagen de madera antigua, que, con sus 12 metros de altura, representa la Virgen María más alta de América Latina.

 

Iglesia del Honguito

A pesar de sus reducidas dimensiones, ésta es una de las iglesias más peculiares del estado, no sólo por su estructura y sus ornamentos, sino porque en su interior guarda un tesoro único: un minúsculo hongo natural petrificado, en cuya superficie los fieles aseguran ver diversas imágenes religiosas, entre las cuales destaca la de Cristo crucificado. La iglesia fue bautizada oficialmente como Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús.

 

Parroquia de San Pablo Apóstol

Situada en pleno centro, es un interesante ejemplo de la arquitectura franciscana del siglo XVI. En el interior del templo hay varios retablos y un altorrelieve de Santiago Apóstol montando su caballo. Los indígenas, que estaban más impresionados por el caballo que por el apóstol, solían creer que los relámpagos de las tormentas eran producidos por el chasquido de sus cascos.

 

Salto de Quetzalapan

A ocho kilómetros del centro, en dirección noreste, se encuentra una de las cascadas más bellas del estado, aproximadamente de 200 metros de altura.

Aquí podrás cruzar por el puente colgante de las cascadas o lanzarte en tirolesa mientras disfrutas la extraordinaria vista que ofrece el entorno natural. Además, si te gustan las aventuras extremas puedes practicar ciclismo de montaña, rappel, senderismo y cabalgata.

 

Balneario de aguas termales

Las propiedades medicinales de estas aguas son reconocidas en todo el estado. Los baños termales están en un rincón rodeado de vegetación y emanan de un manantial.

 

Laguna de Chignahuapan

También conocida como Laguna Almoloya, está formada por nueve apacibles ojos de agua, donde está permitido pescar, pasear en lancha e, incluso, darse un chapuzón. Un lugar ideal para pasar un día agradable en contacto con la naturaleza.

 

Dónde hospedarse

Los amantes de la naturaleza encontrarán muchas opciones de alojamiento en cabañas en Chignahuapan, Cuetzalan, Tetela de Ocampo, Zacatlán, Huauchinango y Zacapoaxtla.

 

Cómo llegar a Chignahuapan

De la capital poblana a Chignahuapan hay una distancia de 112 kilómetros que se recorren en dos horas. En automóvil, desde Puebla, hay que tomar la carretera México-Puebla hasta la autopista Puebla-Tlaxcala, y atravesar o rodear Tlaxcala rumbo a Apizaco; seguir por la 119 hasta cerca de Tlaxco donde se debe tomar la 119D hasta Chignahuapan.

De la Ciudad de México, puedes tomar la autopista México-Pachuca, siguiendo las indicaciones para llegar a Tulancingo; después toma la salida hacia Tuxpan/Poza Rica, y finalmente incorpórate a la autopista Huachinango-Zacatlán, donde encontrarás las indicaciones para llegar a Chignahuapan.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad