La magia de Celestún es difícil de encontrar en otros lugares. No sólo por sus playas limpísimas, de suave arena blanca y oleaje tranquilo, ni por los mundialmente famosos flamencos rosados que eligen este enclave para reproducirse. Celestún y el hotel Xixim, apartado de todo, invitan a relajarse y a sanar en cuerpo, mente y espíritu.

 

 

Día 1: relájate

Hay momentos en la vida en que es necesario despejarse, ya sea del trabajo, los hijos o los problemas de la vida cotidiana, momentos en que nuestro cuerpo grita “¡ya basta!” y es necesario consentirlo, alejarlo de todo e invitarlo a un espacio de paz y rélax. Ese espacio es el hotel Xixim, en Celestún, donde conviven en perfecta armonía la naturaleza y el confort.

Lo primero que se percibe al acceder a Xixim es la completa tranquilidad. Aquí no encontrarás las clásicas albercas con música a todo volumen ni a niños corriendo y gritando; al parecer hasta los más pequeños reciben esa especie de vibración de tranquilidad, por lo que, en cambio, los verás construyendo algún castillo de arena o nadando en el mar, cuyas playas, por más que te adentres en ellas, son de un nivel muy bajo y muy seguras para ellos.

En el restaurante Zaxim la comida es abundante y fresca, evidentemente del mar. Merece la pena la trilogía de ceviches, Kastakán de pulpo y pescado Xixim. También es muy recomendable sentarse en la biblioteca a leer un buen libro, jugar un partido de billar o admirar el atardecer de Celestún, uno de los más hermosos que hayas visto, desde la terraza o a pie de playa.

De la misma manera te va a sorprender tu cabañita, alejada de todo, con vista al mar, hamaca, camastros y en la que comenzarás el día con café y pan recién horneado. Hay que subrayar que este hotel es precursor de las prácticas sustentables de nuestro país, y que, sin descuidar el lujo y el confort, pone énfasis en la preservación tanto de la naturaleza como de la comunidad en la que está enclavado.

 

Día 2: explora y enamórate

Una vez que te sientas cargado de energía, es hora de salir a explorar. Xixim cuenta con diferentes opciones para tener un día activo, sorprendente y en contacto con la naturaleza.

La primera opción, como era de esperarse, es el recorrido en lancha por la Reserva de la Biosfera Ría de Celestún, donde encontrarás más de 300 especies de aves, lo cual la coloca como la quinta reserva en el mundo en cuanto a biodiversidad. Disfrutarás manglares, petenes, duna costera, sabana y selva baja inundable de gran valor ecológico. Además esta zona forma parte de la desembocadura de la cuenca de agua subterránea más importante de Yucatán.

La mejor época del año para observar al flamenco rosado, única población conocida en América del Norte, y que tienen aquí su lugar de alimentación y descanso, es de noviembre a abril. Como es una especie amenazada, debes obedecer las normas de conducta que señalen tus guías, en especial, respetar su zona de alimentación, evitar que levanten el vuelo y observarlos a una distancia de al menos 100 metros y exclusivamente en zonas permitidas.

Además de los flamencos, Celestún cuenta con 234 especies de mamíferos, como el ocelote, el jaguar, el tigrillo y el mono araña, todas ellas en peligro de extinción, por lo cual es muy importante que tengas cuidado de preservar el medio ambiente que te rodea.

La segunda propuesta es la pesca ribereña, donde podrás adentrarte en el mar para capturar un mero, una rubia, un canané, una corvina o un pulpo, y cocinarlos con el chef al regresar, para disfrutarlo más tarde durante una deliciosa cena.

También existe un paseo en el que podrás descubrir los cenotes cercanos a Celestún. Además de darte un chapuzón en sus aguas, conocerás algunas haciendas ancestrales y misteriosas.

Y, por último, si posees un ánimo más aventurero, el safari a la luz de la luna es para ti. Allí navegarás a través de un túnel de luciérnagas y por la laguna para encontrarte con los encantadores cocodrilos Moreletti e incluso jugar con ellos. Pero no te asustes, estos ejemplares son muy pequeños y no correrás ningún peligro.

 

Día 3: disfruta el sol y la playa

Como seguramente estarás un poco cansado después de un día de intensa actividad, dedícale este último momento de asueto a seguirte apapachando: despierta temprano para tomar la clase de yoga; continúa con un jugo depurativo como el Toh, de piña, lima y chaya, ideal para revitalizar tus riñones, o el Cardenal, de manzana y jitomate, para restaurar la flora intestinal, y pasa el resto del día simplemente tumbado en la playa. Al finalizar la jornada, regálate un masaje relajante en el centro de bienestar o incluso en tu habitación. ¡Estoy segura de que regresarás a tu vida habitual completamente cargado de energía y con la paciencia de un monje tibetano!

 

Recomendaciones de viaje

  • El clima de Celestún es tropical húmedo y llueve en verano por las tardes; no olvides empacar alguna prenda abrigadora o impermeable.
  • Abundan los mosquitos, por lo que te recomendamos usar repelente biodegradable siempre que vayas a estar en áreas naturales.
  • Lleva sombrero, lentes oscuros y bloqueador solar biodegradable, sobre todo si eliges la experiencia de los cenotes, ya que los bloqueadores convencionales contienen químicos que pueden dañar el delicado equilibrio de la flora y la fauna que habitan en ellos.

 

Xixim Unique Mayan Hotel

Calle 12, antigua carretera Sisal, s.n.

Rancho Santa Cruz de Xixim, 97367

Celestún, Yucatán

Página web: http://hotelxixim.com/es/

Tel.: 01 988 916-2100.

 

Sheartail Expeditions

Va por ti a Mérida y ofrece, además de los paseos mencionados, el Rosa Maya, que te llevará a conocer las charcas salineras, de color rosado, donde se produce la sal de Celestún, reconocida por sus propiedades saludables; a zonas arqueológicas cercanas como Uxmal, o a expediciones de avistamiento de aves.

 

Calle 11, s.n., Col. Centro

Celestún, Yucatán

Página web: www.sheartailexpeditions.mx/inicio/

Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tel.: 01 999 235-9648.

 

 


 

* Editora y periodista de viajes, cultura y estilo de vida. Le apasiona saborear nuestro legado gastronómico, mítico e histórico.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad