Algo que hace especial a la moda de esta época es que tiene una cualidad protectora y envolvente que transmite tanto calidez como elegancia. Mucho de ello se debe a la riqueza sensorial de los materiales que se utilizan cuando llega el frío, que además de tener la cualidad de mantener el cuerpo a una temperatura adecuada, producen una cálida sensación tanto al tacto como a la vista. Así pues, demos un breve repaso a los elementos indispensables de cualquier guardarropa de invierno.

 

 

 

El indispensable tejido de punto

Es un hecho que para hacer frente al frío es indispensable vestirse en capas. Y la primera protección invariablemente es el tejido de punto. Por lo anterior, un guardarropa de invierno se basa en una selección de este tipo de prendas que contemplen desde los modelos más formales hasta diseños divertidos y festivos.

El tejido de punto es, por sí mismo, una categoría aparte de la moda. Muchas marcas han construido su reputación por la calidad de sus suéteres, como es el caso de la firma italiana Benetton. Lo esencial en esta temporada de frío es tener un suéter para cada ocasión. Por una parte, modelos muy sobrios de colores serios como el gris, el café o el vino. En este caso el tejido conocido como jersey, que es liso y sin dibujos, es el indicado para llevar a sitios como el trabajo. Por otra parte, existen voluminosos suéteres llenos de fantasía tanto en su tejido como en sus colores, que se prestan para pasar el tiempo libre luciendo grandes cuellos tipo chimenea, adornos de grecas, dibujos y demás propuestas ingeniosas. En este reglón la moda infantil generalmente se presenta en suéteres que irradian alegría. Finalmente, también existe la versión formal, que se pueda llevar a un compromiso de noche: tejidos no de lana sino de materiales como la seda y, en el caso de las mujeres, hilos metálicos como el plata o el oro. Lo esencial al comprar un suéter, además de medírselo, es leer las etiquetas: mientras más porcentaje de lana tenga, mejor será su calidad, aunque también necesitará más cuidados.

Un tip de la moda de temporada es hacerse de un suéter amarillo mostaza, que si bien no es un color que le quede bien a cualquiera, esta época está muy de moda para mujeres y hombres. Un consejo para suavizar el efecto del amarillo sobre la piel, pues la hace ver pálida, es llevarlo sobre una camisa blanca o negra.

 

Los sofisticados over coats

Los over coats son la línea de defensa externa de las inclemencias del tiempo. Como su nombre lo indica, se usan sobre el resto de la ropa, por lo que constituyen la capa final; generalmente se trata de abrigos y chaquetas. Mucho se ha dicho que la moda de invierno es la más elegante de todo el año puesto que el frío permite portar la sofisticación de los abrigos. La prenda suprema de la sastrería le da presencia a quien lo luzca sin importar que lleve debajo. Pero en abrigos también hay clases: mientras más largo sea, más formal será, y mientras más corto, más informal.

En general los abrigos que llegan al tobillo sólo deben usarse de noche, tanto por mujeres como por hombres, a menos que la moda del momento dicte otra regla. El abrigo que se debe usar para el día a día es el “tres cuartos”, que debe su nombre al hecho de que cubre una cuarta parte de la pierna, partiendo de la cadera hacia abajo. Y esta regla es unisex.

Por otro lado, el material también determina el uso: los abrigos de casimir de lana son los mejores porque se adaptan a cualquier ocasión y son de larga duración, pues, al ser clásicos, no pasan de moda. También existen modelos más teatrales, como los de terciopelo, los de peluche, los de forro de vellón, etcétera. Estos caprichos exóticos lucen mucho, pero en un momento dado se vuelven obsoletos. Cabe mencionar que esta temporada la moda trae maravillosos abrigos en glamorosos animal prints, como el leopardo y la cebra, entre otros. Y no podemos negar que éstos serán un éxito, pero probablemente para el año próximo tendrán que permanecer en el armario, así que piénsalo bien antes de invertir en una pieza así. Es más viable inclinarse por los dibujos a cuadros que ya han estado vigentes durante varios inviernos.

Ahora bien, para quien prefiere vestir menos formal están los chaquetones, los cuales tienen infinidad de propuestas. La favorita de la moda en 2018 son los capitonados tecnológicos de gran tamaño. Éstos suelen ser muy cómodos y versátiles, pero no son los más indicados para presentarse en un contexto formal.

 

La importancia de los complementos

El toque final de cualquier estilo para el frío son los complementos: en primer lugar tenemos los accesorios que se llevan sobre la cabeza. Para mujeres, niños y hombres los sombreros han vuelto con el objeto de ponerle un toque de distinción a su estilo. En particular, para las damas está muy de moda el gorro marinero realizado en fieltro, y para ellos, los favoritos son los sombreros tipo Fedora. Los niños pueden llevar desde boinas hasta los clásicos gorros tejidos, que no deben faltar esta época.

Cubrirse la cabeza en invierno no sólo será una declaración de estilo sino que también será esencial porque 90 por ciento de la temperatura corporal se escapa por la cabeza. Los guantes también son importantes: los de piel son más sofisticados que los tejidos, pero ambos hacen el servicio cuando las manos se están congelando. Finalmente, no olvide las bufandas que, además de mantener calientito el cuello, se prestan para poner un punto de interés a su look.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad