La onicomicosis es una enfermedad infecto-contagiosa de las uñas de pies y manos causada por hongos (dermatofitos, levaduras y mohos no dermatofitos). Es la infección más común  las uñas y alcanza hasta el 50% de los problemas que las afectan 1. En el 95% de los casos afecta a las uñas de los pies2.

Onicomicosis, tan desagradable a la vista que da vergüenza padecerla

Asimismo, la onicomicosis en los dedos de los pies deteriora la calidad de vida del paciente, ya que causa molestias al caminar en la mitad de los pacientes y dolor en el 10% de los casos3.

En pacientes con deficiencias inmunológicas, como los que viven con VIH/SIDA, la onicomicosis puede convertirse en  un problema más serio, debido a la dificultad para tratar la infección y a una probabilidad más alta de transmitir los hongos a otras personas.

Asimismo, se estima que cerca de un tercio de las personas con diabetes son potencialmente susceptibles de padecer onicomicosis, por lo que tienen el riesgo doble de padecer infecciones secundarias graves, como gangrena y ulceración de pie. Esta situación hace evidente la necesidad de suministrarles un tratamiento antimicótico local preventivo y mantenerlo a largo plazo4.

 

Epidemiología de la Onicomicosis

Debido al bajo nivel de diagnóstico, la prevalencia exacta de la onicomicosis no ha sido claramente determinada, sin embargo algunos estudios demuestran que puede estar entre el 2% y el 8%5. En México, la onicomicosis afecta al 15% de los adolescentes y jóvenes, al 20% de los adultos jóvenes, al 30% de los adultos y a más del 50% de la población mayor de 60 años6.

Los motivos por los cuales los casos de onicomicosis se incrementan con  la edad pueden ser debido a deficiencias circulatorias, diabetes, golpes repetidos en las uñas, exposición prolongada al hongo, defensas disminuidas, dificultad para cortarse las uñas de los pies o mantener un cuidado adecuado de los mismos 7-8.

La onicomicosis afecta a las uñas de los pies de 7 a 10 veces más que a las de las manos, probablemente debido al crecimiento 3 veces más lento de las primeras. Además, es importante considerar que las uñas de los pies están más expuestas a lesiones9-10.

 

Factores de Riesgo

Existen numerosos factores predisponentes a la onicomicosis. Entre las condiciones que determinan la reproducción y proliferación de los hongos se encuentran la humedad y el calor.  La presencia de la onicomicosis puede ser  más alta en pacientes con diabetes (32%)11 y en personas que nadan regularmente (23%) 12.

Como factores de riesgo principales, tenemos a los siguientes, en orden de importancia13:

  • Golpes o trauma en las uñas, lo cual incluye el uso de calzado inadecuado (especialmente el femenino)
  • Diabetes
  • Enfermedad en huesos y articulaciones
  • Obesidad
  • Pisar descalzo en orillas de albercas, gimnasios o baños públicos
  • Uso prolongado de zapatos sintéticos
  • Enfermedad vascular
  • Inmunodeficiencias como el VIH y otras
  • Carga genética

 

Clasificación de Hongos

Dermatofitos

Son la causa más frecuente de onicomicosis en las uñas de los pies (75% a 80% de los casos)14.  Su prevalencia y distribución depende de factores como el clima, la migración y terapias disponibles. Estos hongos infectan el tejido de  la queratina de las uñas, ya que se alimentan de ella. Empiezan a  manifestarse con el engrosamiento de las uñas, desmoronamiento y cambios de color a blanco, amarillo o verde. El contagio se da a través de pisos de albercas, baños y vestidores, y con menor frecuencia mediante el contacto físico.

Levaduras

La  más común es la Candida albicans, que infecta primordialmente a las uñas de las manos. Esta infección se contrae debido al contacto frecuente con detergentes, agua y productos cosméticos de las uñas15.  Es causa del 10% de las infecciones por hongos en las uñas de los pies16.

Mohos

De acuerdo a  su capacidad de invadir la queratina, los mohos pueden ser divididos en dermatofitos y no-dermatofitos.  Son causantes del 11% de las infecciones en las uñas de los pies17. Por lo general, se establecen en uñas predispuestas debido a la edad, golpes, lesiones repetidas o psoriasis.

Tips para Prevenir la Onicomicosis
   Mantener los pies limpios y secos. Secar bien el espacio que existe entre los dedos de los pies.
   Utilizar calcetines hechos de materiales naturales (lana o algodón)
   Cambiarse diario los calcetines
   Evitar el uso de zapatos apretados o hechos con materiales sintéticos
   Usar sandalias cuando se acuda a albercas, baños y vestidores públicos
   Evitar la práctica de manicure o pedicure con instrumentos no esterilizados
   Mantener las uñas cortas.
   No utilizar el mismo calzado varios días
   Mantener aireado el calzado
  No compartir toallas, zapatos, calcetines, tijeras o corta-uñas utilizados por quien tenga esta infección

 

La salud de las uñas es importante, que se vean bonitas, también

Si bien las infecciones en las uñas (Onicomicosis) causadas por hongos no suponen riesgos mayores, tienen efectos significativamente negativos en la vida emocional, social y laboral de las personas portadoras, quienes pueden sentir vergüenza y mantener ocultos sus manos o pies. Los pacientes también temen transmitir la infección a sus compañeros de trabajo, familiares o amigos. Este problema conduce a baja autoestima y a evitar relaciones que impliquen una mayor proximidad con los demás.

  • Los pacientes no pueden meter los pies en la playa ni en las albercas
  • Los hongos son causa de que los aspirantes a ser miembros de algún club deportivo o que deseen tomar clases de natación, sean rechazados ante el diagnóstico  médico que es solicitado como requisito de ingreso
  • La relación de pareja puede verse afectada por temor al contagio

Es importante aclarar que muy rara vez se produce el contagio entre personas. La infección se adquiere al pisar con pies descalzos en vestidores y orillas de albercas, que proporcionan al hongo las condiciones de temperatura y humedad adecuadas para su proliferación.

 

Tratamiento de la Onicomicosis

 Esta enfermedad debe ser tratada con antimicóticos que eliminen los hongos y prevengan que las esporas crezcan y se multipliquen. Existen dos opciones de tratamiento: los antimicóticos tópicos y los orales.

Tratamiento tópico

  • Se aplica directamente en la uña infectada. Existen lacas y cremas.
  • Las lacas son el único vehículo que penetra a través de la lámina de la uña y llega hasta el sitio de la infección en el lecho de la uña. 
  • Las  lacas no causan eventos adversos sistémicos o generales, por lo que pueden ser utilizadas el tiempo que sea necesario e incluso por pacientes con pie diabético.
  • Las cremas se aplican fácilmente, pero no penetran la superficie de la uña y, por consiguiente, no alcanzan al agente infeccioso. Están diseñadas para actuar en la piel, como en el caso del pie de atleta, y no para las uñas.

 

Tratamiento Oral

  • Alcanza el sitio de la infección vía el torrente sanguíneo.
  • Para ser efectivo, necesita acumularse en el lecho de la uña en cantidad suficiente, lo que requiere varias semanas de tratamiento.
  • Es altamente efectivo, pero puede causar eventos secundarios severos
  • Tiene un nivel de recaída significativo

 

La Amorolfina

Es un antimicótico (producto contra hongos) tópico, seguro y eficaz, para combatir infecciones en las uñas de los pies y manos causadas por diversos tipos de hongos. Numerosos estudios clínicos así lo avalan18-19.

  • La Amorolfina en laca penetra a profundidad en el sitio de la infección, detiene el desarrollo del hongo y lo elimina. Su uso está indicado para uñas de manos y pies.
  • La Amorolfina tiene un doble esquema de utilización. Cuando la infección es moderada y no afecta la matriz (lunita)  de la  uña, puede utilizarse como monoterapia. Si la infección es severa y ya afectó la matriz de la uña, la Amorolfina debe combinarse con medicamentos orales. 
  • La Amorolfina en laca es muy fácil de usar, ya que se aplica una vez por semana como esmalte de uñas, después de haber limado y limpiado suavemente la superficie; es resistente al agua y se adapta al estilo de vida actual, caracterizado por las prisas. 

 

Duración del tratamiento

La duración del tratamiento varía dependiendo del tipo de infección y si afecta a  las uñas de las manos o a las de los pies. Aún cuando parezca que los hongos hayan sido eliminados (mejor aspecto de la uña), el tratamiento tiene que aplicarse durante 6 ó 12 meses, tiempo en que las uñas de manos y pies completan su crecimiento, respectivamente. Sólo así la infección es erradicada en su totalidad y puede suspenderse el tratamiento. Eliminar definitivamente a la onicomicosis es cuestión de paciencia y constancia, ya que no existe ningún tratamiento que la erradique en pocas semanas. 

Galderma, laboratorio líder en dermatología, tiene un tratamiento contra la onicomicosis, Amorolfina en laca, que es de libre venta y cuya marca es Onylaq®.

Trátate bien, acude al médico

La onicomicosis afecta a un gran número de personas. Muchas de ellas piensan que no existe un tratamiento adecuado y otras creen que el problema no es serio  o que la eliminarán con cremas; sin embargo, la realidad es que esta infección es altamente contagiosa y que puede empeorar. Las personas no tienen por qué esconder sus pies o manos. Especialistas como el podólogo o el dermatólogo son quienes deben indicar el tratamiento más seguro y efectivo contra la onicomicosis. 

 

Referencias:

  1. Baran E et al. Onycomycosis – the current approach to diagnosis and therapy. Martin Dunitz Publishers, 1999.
  2. En México, no existen cifras oficiales sobre la prevalencia onicomicosis. La información ha sido proporcionada por especialistas en dermatología y micología, de acuerdo al número y edades de los pacientes con esta infección que atienden en su práctica médica.
  3. Roseeuw D. Achilles foot-screening project: preliminary results of patients screened by dermatologists. JEADV 1999; 12 (Suppl 1):S6-S9
  4. Robbins J.M. Treatment of onychomycosis in the diabetic patient population. J Diabetes complications 2003; 17:98-104.
  5. Ploysangam T, Lucky AW. Childhood white superficial onychomycosis caused by Trichophyton rubrum: Report of seven cases and review of the literature.
  6. En México, no existen cifras oficiales sobre la prevalencia onicomicosis. La información ha sido proporcionada por especialistas en dermatología y micología, de acuerdo al número y edades de los pacientes con esta infección que atienden en su práctica médica.
  7. Gupta AK, Sibbald G, Lynde CW. Onycomychosis in children: Prevalence and Treatment Strategies. J Am Acad Dermatol 1997; 36: 395-402. J Am Acad Dermatol 1997; 36: 29-32.
  8. Roberts DT. Prevalence of dermatophyte onychomycosis in the United Kingdom: Results of an omnibus survey. Br J Dermatol 1992; 126 (39): 23-7.
  9. Elewski BE, Charif MA. Prevalence of onychomycosis in patients attending a dermatology clinic in northeastern Ohio for other conditions. Arch Dermatol 1997; 133: 1172-1173.
  10. Drake L et al. Guidelines of care for superficial mycotic infections of the skin: onychomycosis. J Am Acad Dermatol 1996; 34: 116-121.
  11. Baran R et al. Onychomycosis – the current approach to diagnosis and therapy. Martin Dunitz Publishers, 1999.
  12. Gupta AK et al. Prevalence and epidemiology of unsuspected onychomycosis in patients visiting dermatologists’ offices in Ontario, Canada – a multicenter survey of 2001 patientes. Int J Dermatol 1997; 36: 783-87.
  13. Gupta AK et al. Prevalence and epidemiology of toenail onychomycosis  in diabetic subjects: a multicenter survey. Br J Dermatol 1998; 139:665-71.
  14. Gudnadottir et al. Onychomycosis in Icelandic Swimmers. Acta Derm Vfnereol 1999; 79: 376-377
  15. Haneke E. The Achilles project: Study versus Survey: clinical practice comparison between dermatologists and GPs. Satellite Symposium. 8th Congress of the European Academy of Dermatology and Venereology (EADV). Amsterdam September 29 to October 3, 1999.
  16. Clayton YM. Clinical and mycological diagnostic aspects of onychomycoses and dermatomycoses. Clin. Exp Dermatol 1992; 17 (Suppl 1): 37-40.
  17. Hay R. The Achilles project: Hoy common are fungal foot infections in Europe. Satellite Symposium. 8th Congress of the European Academy of Dermatology and Venereology (EADV). Amsterdam September 29 to October 3, 1999.
  18. Polak A. Antifungal activity of amorolfine (Ro 14-4767/002) in vitro and in vivo. Recent Trends in the Discovery, Development and Evaluation of Antifungal Agents: RA Fromtling (Ed):JR Prous Science Publishers 1987:555-73.
  19. Kerkenaar A. The mode of action of dimethylmorpholines; in: Recent trends in the discovery, development and evaluation of antifungal agents. Ed. RA Fromtling, Barcelona, JR Prous Science Publ, 1987; 523-42.

 

Onicomicosis, tan desagradable a la vista que da vergüenza padecerla

  • La onicomicosis se contrae fácilmente al pisar descalzo en orillas de albercas, vestidores o baños públicos
  • El uso de zapatos de material sintético o muy apretados, favorece el desarrollo de los hongos (onicomicosis)
  • ·         El tratamiento con amorolfina en laca es efectivo contra esta enfermedad, la cual puede tardar en curarse entre 6 y 12 meses dependiendo del grado de la infección.

 ¿Puede una enfermedad causar tal afectación en la imagen de las personas que quien la padece se avergüenza de ella y se ve en la penosa necesidad de ocultar las uñas?  Sí la hay y se llama onicomicosis, la cual es una infección de las uñas de los pies y manos causada por hongos; es fácil de contraer y difícil de sobrellevar, debido a lo desagradable de su aspecto en los pies  -que siempre se desean lucir bien y saludables, sobre todo en verano-, así como a lo prolongado de su tratamiento.

No obstante que la mayor parte de las personas que padecen onicomicosis no se atreve a hablar abiertamente de este mal, afecta a un gran número de personas: 15% de los adolescentes y jóvenes, 30% de los adultos y a más del 50% de la población mayor de 60 años1.  Alcanza hasta el 50% de los problemas que afectan a las uñas y en el 95% de los casos afecta a las uñas de los pies1.

Si bien las infecciones en las uñas causadas por hongos no suponen riesgos mayores, es importante tomar las debidas precauciones, ya que la infección se contrae con facilidad y requiere de meses de tratamiento para su erradicación definitiva. El Dr. Edgar Álvarez Trejo, director de la Escuela Podológica Mexicana, informó que entre las condiciones que determinan la reproducción y proliferación de los hongos se encuentran la humedad y el calor.

 “La infección puede contraerse mediante el contacto directo con el hongo en pisos contaminados de gimnasios, orillas de albercas, baños públicos e inclusive hoteles, por lo que es imprescindible utilizar sandalias para proteger los pies. Los vacacionistas deben tomar en cuenta que el clima cálido y húmedo de las costas provoca que los pies suden más, lo que genera un ambiente favorable a los hongos y si a esto añadimos una mayor concentración de personas que están descalzas, las probabilidades de contraer la infección se pueden multiplicar en más del 50%”, advirtió el especialista.     

Otro factor de riesgo importante es el uso prolongado de zapatos sintéticos y cerrados, sobre todo los que se acostumbran para la práctica deportiva. La onicomicosis también puede ser contagiada a otras personas si se comparten toallas, zapatos, calcetines, tijeras o corta-uñas utilizados por quien tenga esta infección.

El Dr. Álvarez Trejo abundó: “Los traumatismos o golpes en las uñas, también favorecen la infección y pueden derivarse de la caída de objetos pesados sobre su superficie o de la práctica de deportes en los que el pie está sometido a golpes constantes como el fútbol.”

Ante la presencia de  los hongos, la uña afectada empieza a perder brillo, se torna opaca y de color blancuzco, amarillento, marrón o negro, a la vez que se vuelve quebradiza y empieza a desmoronarse. “La onicomicosis debe atenderse de inmediato, ya que la infección puede tornarse más severa sin el tratamiento adecuado. Ante las primeras manifestaciones es necesario consultar al podólogo o al dermatólogo, quienes son los especialistas que pueden determinar el tipo de infección y el tratamiento a seguir”, enfatizó el director de la Escuela Podológica de México.

Para el tratamiento de la onicomicosis, el Pdgo. José Hilario Hernández, miembro de la Asociación Mexicana de Quiropedistas y Podiatras, A. C. indicó que  “deben utilizarse antimicóticos que eliminen los hongos y prevengan que las esporas crezcan y se multipliquen. Existen tratamientos tópicos y orales.”

 En cuanto a tratamientos tópicos se cuenta con las lacas, que son el único vehículo que penetra en la lámina de la uña y garantiza un resultado definitivo, ya que llega hasta el sitio de la infección. Es importante aclarar que las cremas no traspasan la superficie de la uña y no alcanzan al hongo, ya que están diseñadas para la piel y no para las uñas. Son efectivas para el tratamiento del pie de atleta, pero no para la onicomicosis”, informó el especialista.   

Asimismo, el Pdgo. Hernández recomendó el uso de la Amorlfina en laca, ya que es segura y eficaz para combatir infecciones causadas por diversos tipos de hongos. “No causa eventos adversos sistémicos, por lo que puede ser utilizada por largos períodos de tiempo y en pacientes con pie diabético. Tiene un doble esquema de uso. Cuando la infección es moderada y no afecta la matriz (lunita) de la uña, puede utilizarse como monoterapia. Si la infección es severa y afecta a la matriz, puede combinarse con medicamentos orales.”

 El especialista indicó que la Amorolfina, cuyo nombre comercial es Onylaq® y es de libre venta, tiene ventajas como su facilidad de uso, ya que se aplica una vez por semana como esmalte de uñas y se adapta al estilo de vida actual, caracterizado por las prisas. “La duración del tratamiento dependerá de la severidad y localización de la infección, así como de la velocidad de crecimiento de las uñas. En general, se prolonga de 6 a 12 meses, tiempo en que las uñas de manos y pies completan su crecimiento, respectivamente. Eliminar definitivamente a la onicomicosis es cuestión de paciencia y constancia, ya que no existe ningún tratamiento que la erradique en pocas semanas.”

La onicomicosis afecta a un gran número de personas. Muchas de ellas piensan que no existe un tratamiento adecuado o que la eliminarán con cremas y otras creen que el problema no es serio, sin embargo, la realidad es que esta infección es altamente contagiosa y puede empeorar. Las personas no tienen por qué esconder sus pies o manos. Especialistas como el podólogo o el dermatólogo indicarán el tratamiento más seguro y efectivo para liberarse definitivamente de la onicomicosis.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad