Isaac Torres Quiroz*

La compra de una casa es una decisión para toda la vida. Aunque algunos lo ven como un negocio, para muchas familias se trata de un sueño hecho realidad. Pero ¿cómo se puede saber si una casa tiene vicios ocultos? ¿Cómo se puede escoger una vivienda que cumpla con nuestras expectativas? Aquí te damos algunos consejos que pueden ser de utilidad al momento de tomar esta importante decisión.

En internet y en las revistas de bienes raíces es posible encontrar muchos consejos para comprar o rentar una casa, que generalmente se enfocan en el aspecto económico, financiero e hipotecario, en la ubicación o en el precio de la zona; sin embargo, pocas veces hallamos consejos sencillos y prácticos acerca de algunos aspectos importantes que debemos tomar en cuenta.

Por ejemplo, examina si el tinaco es de plástico, porque muchas casas, cuando no son nuevas, aún tienen tinacos de asbesto que son muy dañinos para la salud, por lo que resulta urgente cambiarlos.

De igual manera, en caso de que la construcción no sea nueva, revisa la impermeabilización, pues suele estar en malas condiciones. En caso de que sea nueva, pregunta qué sistema se utilizó, pues en general las constructoras emplean los sistemas más baratos, por lo cual es posible que tengas que impermeabilizar de nuevo con algún producto de mejor calidad.

Revisa que no exista humedad en los techos y en los muros, y examina cualquier mancha que encuentres, ya que la humedad puede presentarse de formas diversas: hongos, manchas negras o cafés y abultamiento de aplanados y tapices.

Cuando vayas a ver la propiedad, lleva contigo un metro o flexómetro. Aunque no parezca muy importante, muchas veces nuestros muebles no caben o simplemente los espacios no son los que necesitamos para realizar las actividades que uno acostumbra llevar a cabo en familia.

Es importante pensar en el futuro, es decir, si no cuentas con una lavadora, no significa que nunca la vayas a tener; es más fácil que en un futuro no muy lejano adquieras un aparato, un mueble o un equipo a que vuelvas a comprar una casa. Si antes de visitar cualquier inmueble en venta mides cada espacio de tu hogar actual y llevas esos datos al momento de medir las dimensiones de la nueva casa, te puedes dar una idea más clara de las diferencias de los espacios y podrás verificar que todo quepa en su lugar.

Revisa bien que los muros no tengan cuarteaduras. A veces se esconden con yeso o con un aplanado simple y con pintura. De cualquier manera, estas fallas se llegan a advertir con un escrutinio superficial, así que inspecciona todo el muro pero pon atención en las uniones con el techo o con los otros muros, pues en esas zonas suelen aparecer dichas fallas.

Abre todas las llaves de agua, incluidas las de agua caliente. Seguramente te dirán que el paso del gas está cerrado. Pide que lo abran y que enciendan el boiler; es mejor que piensen que eres exagerado a que te vendan algo que no sirve. Deja correr el agua caliente; si puedes, abre dos llaves al mismo tiempo y mide la temperatura. También enciende la estufa, prueba todos los interruptores eléctricos y utiliza un aparato que puedas conectar a los contactos, como un radio o una lámpara pequeña.

Abre y cierra las ventanas y las puertas. La cancelería también suele fallar con el tiempo o por una mala ejecución de obra, y cambiarla puede salir muy caro.

Si es posible lleva una brújula para conocer la orientación de la casa; existen unas muy baratas en el mercado e incluso algunos teléfonos celulares que ya cuentan con una. Si no es posible llevar una brújula, fíjate por dónde sale el sol. Es recomendable que la cocina dé hacia el norte, para que sea un espacio fresco. Por su parte, los cuartos deben estar preferentemente orientados hacia el sur o hacia el surponiente para que sean calientes.

Recuerda, entre otras cosas, que es mejor que el baño no dé directamente al comedor o a la sala; que es preferible entrar por la sala que por el comedor; que las puertas de los cuartos no se vean desde el área pública; que los baños tengan ventilación natural; que los contactos sean polarizados, y que los escalones midan 18 centímetros de peralte y 30 de huella. Pero ten presente que al final de cuentas la mejor distribución es la que a ti te funcione.

No debe darte pena seguir todos estos pasos ni debes pensar que molestarás al vendedor. Comprar una casa es una inversión muy importante y no la puedes tomar a la ligera.

Probablemente no todo funcione a la perfección en la casa que elijas, pero es importante conocer su estado para poder negociar el precio o al menos para saber cuánto dinero tendrás que gastar para dejarla como la casa de tus sueños.

Recuerda que tú tienes la decisión final, así que ¡mucha suerte!

* Arquitecto por la Universidad Iberoamericana.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad