Esta delicia que nos regala la naturaleza ha tomado una gran atención últimamente ya que además de ser delicioso en nuestra piña colada también trae grandes beneficios para la salud. Te invitamos a conocerlos.

 

LEER EL ARTÍCULO EN LA REVISTA DIGITAL

 

Los habitantes de las Islas Polinesias aseguran que el coco es la cura de todas las enfermedades y, según los expertos, este alimento proporciona grandes beneficios a la salud. Es una excelente fuente de fibra, vitaminas, minerales, aminoácidos, calcio, potasio y magnesio. Es ideal para el sistema inmune pues es antiviral, antibacterial, antihongos y antiparásitos. Ayuda a tratar enfermedades como influenza, bronquitis, piojos, infecciones de garganta y herpes, y mejora la función cerebral. Previene la osteoporosis y el colesterol alto.

El coco se puede consumir de diferentes maneras: en crudo, en aceite, en leche, en manteca y en la famosa agua de coco. A continuación descubre más beneficios de este delicioso alimento.

 

Ayuda a tener dientes y huesos sanos

La leche de coco es una excelente alternativa para los intolerantes a la lactosa, ya que consumir esta leche ayuda a desarrollar dientes y huesos fuertes pues mejora la habilidad del cuerpo de absorber el calcio y el magnesio. También ayuda a prevenir la osteoporosis, una condición que hace que los huesos se adelgacen y se vuelvan frágiles. Échale un chorrito a tu café, a tu cereal, a tus licuados, a tu avena y a tus platillos y recetas, ya que es una buena fuente de proteína y de ácidos grasos.

 

Está repleto de ácidos grasos buenos

El aceite de coco cuenta con ácidos grasos que proveen grandes beneficios a la salud. Aunque está repleto de grasa saturada, estudios recientes muestran que no es dañina para la salud y que no se ha encontrado que promueva las enfermedades cardiacas. El aceite de coco contiene ácidos grasos de cadena media, los cuales son metabolizados de manera diferente por el cuerpo. Estos ácidos van directo al hígado y se utilizan como fuente de energía rápida o se convierten en cetonas, compuesto que tiene efectos terapéuticos en desórdenes cerebrales como Alzheimer y epilepsia.

 

Ayuda a quemar grasa

Aunque cuenta con un gran porcentaje de grasa saturada, los triglicéridos de cadena media que contiene el coco ayudan a aumentar la quema de grasa corporal. Un estudio mostró que el aceite de coco aumenta en 5 por ciento la quema de grasa en un lapso de 24 horas después de consumirlo. Esto puede ayudar significativamente a la pérdida de peso si se usa de manera regular y se tienen buenos hábitos alimenticios. También se ha encontrado que el consumo de coco es muy efectivo en la reducción de la grasa abdominal con sólo añadirlo en la dieta diaria.

 

Reduce el apetito

Dada la manera en que los ácidos grasos de cadena media del coco son metabolizados por el cuerpo, consumirlo ayuda a reducir el apetito. Según estudios realizados a personas que usan coco en sus diferentes variedades, éstas consumen menos calorías en su siguiente comida, por lo que trae excelente beneficios para quienes desean controlar o perder peso.

 

Es un excelente cosmético

Además de mejorar la salud, el coco ayuda a mejorar la apariencia de la piel y el cabello. Éste tiene propiedades antioxidantes, por lo cual protege el cuerpo de los radicales libres y ayuda a reducir el proceso de envejecimiento. El aceite de coco también ayuda a humectar y a proteger la piel y el cabello de los rayos UV, y lo acondiciona, si éste se encuentra reseco o maltratado. El aceite o manteca se aplica todos los días después de la ducha diaria y un poco en las puntas del cabello para mantenerlas humectadas, acondicionadas y libres de orzuela. Otro tratamiento consiste en aplicar el aceite en el cabello durante toda la noche (se recomienda usar un gorro para no manchar la almohada). También ayuda a tratar algunos problemas dermatológicos como la psoriasis y la dermatitis atópica. El aceite de coco se aplica directamente en la piel o en el cabello y sus resultados son inmediatos, además de que deja un aroma delicioso.

 

Previene infecciones

El coco tiene una gran acción en contra de infecciones provenientes de baterías, virus y hongos. Los ácidos grasos del aceite de coco contienen ácido laúrico, el cual, al ser digerido, forma una sustancia llamada monolaurin, la cual ayuda a matar gérmenes dañinos y a prevenir infecciones. Su consumo debe ser diario para obtener estos beneficios.

 

Aumenta el colesterol bueno

Aunque el aceite de coco contiene grasas saturadas, éstas no son dañinas para el cuerpo humano, por lo que se puede consumir diariamente. De hecho, estas grasas ayudan a aumentar el colesterol bueno en el cuerpo y a convertir el colesterol malo en colesterol bueno. Asimismo, hay estudios que demuestran que el coco puede ayudar a prevenir las enfermedades cardiacas.

 

Mejora la digestión y previene las úlceras estomacales

El coco provee grandes beneficios a la salud digestiva; mejora la digestión y ayuda a que el cuerpo absorba mejor el calcio, el magnesio y las vitaminas solubles en grasa. Además, el coco es un aliado para mejorar la salud digestiva, pues ayuda a combatir las bacterias malas y la cándida, la cual causa un desequilibrio estomacal pues reduce el ácido estomacal, aumenta la inflamación y causa problemas en la digestión. También es un gran aliado de la protección estomacal pues previene las úlceras.

 

Cómo consumirlo todos los días

Llena todos tus días de coco con estas sugerencias:

  • Usar aceite de coco virgen y de origen orgánico y evitar los aceites refinados, pues éstos no darán todos los beneficios.
  • Cocinar con aceite de coco es ideal, pues éste tiene un alto punto de humo, ya que resiste altas temperaturas (hasta 200 °C).
  • Si se desea consumir el aceite de coco para bajar de peso, se recomienda tomar una cucharada unos 20 minutos antes de comer, para reducir el apetito y hacer más eficiente el metabolismo.
  • Añadir coco a tus licuados, ya sea sustituyendo la leche o el yogurt con leche de coco o bien aumentando un poco de coco rayado a tus platillos.
  • Dar un toque de sabor a tu café o té añadiendo una cucharadita de aceite de coco hasta que se derrita por completo.
  • Cambiar la mantequilla o el aceite de tus recetas por aceite de coco para un toque de sabor tropical; puedes usar las mismas cantidades.
  • Añadir coco rallado a tu yogurt o fruta mañanera para darle un toque de sabor y salud.

 


 

* Comunicóloga por la Universidad Iberoamericana. Divide su tiempo entre su pasión de escribir, su familia y su blog: www.tudosisdiaria.com.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad