Las grandes aves han sido parte de la historia del ser humano, ya sea como leyendas, como símbolos, como compañeras de caza o, simplemente, como mascotas. Aquí te presentamos algunas de las más fascinantes.

 

 

La primera ave apareció en el periodo Jurásico. Se trata de la Archosauria, la cual, a pesar de tener características óseas similares a las de los cocodrilos, poseía plumas. Durante este periodo y en el Cenozoico, aparecieron muchas aves parecidas a las que conocemos hoy en día, como águilas, pingüinos, patos y cisnes, pero su tamaño oscilaba de 1.50 a 7 metros de altura.

En el transcurso de la historia, el hombre se ha sentido muy ligado a estos animales, por lo cual les ha atribuido características fantásticas, mágicas y curativas:

  • El ave fénix era una especie milagrosa que era consumida por el fuego cada 500 años y renacía de sus cenizas.
  • El zhar ptitsa era un pájaro de fuego cuyas plumas no dejaban de brillar, incluso si eran arrancadas de su cuerpo.
  • El yatagarasu era una especie de cuervo con tres patas que representaba la sabiduría, el coraje y la benevolencia.
  • Hugin y Munin eran dos cuervos que viajaba alrededor del mundo recopilando información para el Dios Odín y representaban el pensamiento y la memoria.
  • Ulama era un ave conocida como el pájaro diablo, parecida a un búho, que anunciaba la llegada de la muerte.

Algunas representaciones de divinidades mezclan las características de las grandes aves con las de otras especies e incluso con las del ser humano:

  • El grifo: águila gigante con plumas doradas, con el cuerpo de un robusto león; controlaba los cuatro elementos: aire, fuego, agua y tierra.
  • El alicanto: mezcla de águila y cisne que iluminaba la noche; durante el día era un ser sigiloso que no proyectaba su sombra sobre la tierra.
  • Por otra parte, debido a que ciertas especies son nativas de determinados países, sus gobiernos las han adoptado como imagen representativa de su nación:
  • Estados Unidos: águila calva o de cabeza blanca. Con un peso aproximado de siete kilos y una envergadura de 2.5 metros, llega a vivir de 20 a 30 años años, aunque en cautiverio ha habido casos de este tipo de especie que han vivido 60 años. Esta ave es representada en diferentes objetos y escudos oficiales, como moneda, sello presidencial, escudo nacional, bandera de la fuerza aérea, entre otros.
  • México: águila real o águila caudal. Con un peso aproximado de 6.5 kilos y una envergadura de dos metros, también es conocida como águila calzada, ya que sus patas están cubiertas de plumas. Representa el escudo nacional y se relaciona con la leyenda de la fundación de Tenochtitlan. Es el águila posada en un nopal devorando una serpiente.
  • Guatemala: quetzal. Con un tamaño de 100 centímetros de largo (incluida la cola) y un peso de 200 gramos, es considerada una de las aves más fascinantes del mundo. Su cola llega a medir el doble de su cuerpo, con sus colores brillantes rojo, verde amarillo y azul. El ave representa la libertad de este país, ya que si es atrapada y confinada al cautiverio, muere.
  • Bolivia, Colombia y Ecuador: cóndor andino. Considerada el ave voladora más grande del planeta —con 1.42 metros de altura, 3.30 de envergadura y un peso aproximado de 11 a 15 kilos—, puede vivir más de 85 años. Debido a su tamaño y su majestuosidad fue adoptado como símbolo de estos países y representa su poder y su soberanía.
  • Sudáfrica: grulla del paraíso. Con una altura de 1.20 metros y un peso de 6.2 kilos, esta hermosa ave, cuyo plumaje también le ha valido el nombre de grulla azul, representa a esta región debido a que ése es su hábitat y solamente ahí nace, se reproduce y muere.

A veces las aves son entrenadas para ayudar al ser humano en algunas tareas. Es el caso de las águilas, entrenadas y utilizadas, por ejemplo, para atacar plagas de pequeños roedores. En los últimos años, en Francia han sido entrenadas para cazar drones.

Por su parte, los halcones son utilizados en los aeropuertos para alejar a las aves que se atraviesan en las pistas de aterrizaje, para evitar que choquen con los aviones o que sean absorbidas por las turbinas.

Además, no olvidemos que las águilas y los halcones han sido compañeros del ser humano en la cacería. Los halcones, por ejemplo, son utilizados en la caza de codornices, a las cuales atrapan pero no devoran porque el cazador, mediante un silbato, les indica que su recompensa por la labor que realizan debe dársela su entrenador.

No obstante que son representantes de naciones, de imperios, de reyes y herederas de los cielos, el hombre no las ha cuidado como debería, por lo que más de 60 por ciento de las grandes aves están en peligro de extinción.

 


 

* Protectora independiente de animales sin hogar desde hace más de 20 años.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad