Arquitectura en hielo

Isaac Torres Quiroz*

 

Al hablar de la arquitectura en hielo, quizá pienses inmediatamente en los antiguos y tradicionales iglúes de las zonas heladas de la Antártida y Alaska; o tal vez venga a tu mente el castillo de Elsa, de la película infantil Frozen. La construcción en hielo se ha hecho cada vez más popular debido al interés de los turistas y el público en general. Aquí te presentamos algunos de estos edificios helados que se han vuelto emblemáticos.

Hoy en día podemos encontrar la arquitectura en hielo casi en todo el mundo, en especial en bares y clubes nocturnos, o en lujosos hoteles congelados.

Quizá el ejemplo más famoso sea el Icehotel en Suecia, un hotel que fue inaugurado en 1990 en el pequeño pueblo de Jukkasjärvi, al norte de Suecia. Este hotel cuenta con los característicos cuartos de hielo, dos restaurantes, capilla para bodas y sauna, todos los cuales están construidos completamente con hielo, incluido su famoso bar, en el que todo es de hielo, incluyendo los vasos, cuestión que ha propiciado la creación de varias franquicias por todo el mundo, por ejemplo en Tokio, Milán y Estocolmo, con la marca Icebar.

El Icehotel cuenta con un área construida con cuartos convencionales para aquellos huéspedes que no son tan arriesgados y prefieren dormir calientitos en una recámara de tabique, con aire acondicionado y una cama de madera.

El Icehotel cuenta con 5,500 metros cuadrados construidos y su edificación implicó el uso de aproximadamente 1,000 toneladas de hielo puro y 30,000 toneladas de una mezcla de hielo con nieve. Se necesitaron más de 100 personas para edificarlo. Cada año es necesario reconstruir algunas zonas debido a los cambios de temperatura durante el verano, que en general suele llegar a menos diez grados centígrados, por lo que los visitantes, al arribar al hotel, reciben abrigos, ropa térmica y bolsas de dormir especiales para poder llevar a cabo esta extraña experiencia de dormir en camas hechas de hielo, cubiertas con pieles, por la módica cantidad de 2,200 pesos la noche, para las habitaciones más sencillas, o hasta 10,500 pesos para las más grandes y más lujosas.

El arte es un tema recurrente e importante en el Icehotel, ya que en todo el edificio se pueden encontrar impresionantes esculturas, también de hielo, hechas por afamados artistas, que llaman la atención de propios y extraños por su complejidad y su belleza, mismas que, por su carácter efímero, son reemplazadas cada año, lo que las convierte en un atractivo más para los visitantes habituales.

El éxito de este hotel ha trascendido las fronteras del país. En la actualidad existen construcciones similares en Finlandia, Rumania, Canadá, Noruega y Groenlandia, entre otros países, que ya se han convertido en excelentes atractivos turísticos. Tan sólo el Icehotel de Suecia recibe 50,000 visitantes cada año; de hecho, su éxito logró que el pequeño pueblo en el que fue construido pudiera basar su economía en el turismo y activarla en temporadas invernales en las que, por sus gélidas temperaturas, no solían tener visitantes.

El interés en este tipo de arquitectura ha propiciado que en casi todo el mundo surjan bares similares a los de Icebar, que si bien no son parte de esta franquicia, buscan replicar la misma experiencia. En nuestro país existe uno, ubicado en la colonia Condesa de la Ciudad de México.

NOTAS

* Arquitecto por la Universidad Iberoamericana.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad