En ocasiones salir de vacaciones se transforma en una tarea complicada cuando comienzas a tener en cuenta todos los gastos que representa un viaje —hoteles, transporte, comidas, tours y souvenirs, entre otros—. Si a eso le sumas que la temporada durante la que piensas viajar se considera alta, el costo de las vacaciones se puede ir hasta las nubes. Sin embargo, hay una opción que te ayudará a ahorrar dinero y tiempo: viajar en temporada baja.

 

 

En México puedes darte una idea de cuándo es temporada alta y cuándo es teporada baja siguiendo el calendario escolar. Normalmente, cuando los niños tienen vacaciones se considera temporada alta, y el resto del ciclo escolar, temporada baja.

La temporada alta abarca las vacaciones de verano (julio y agosto), de invierno (las dos últimas semanas de diciembre y las dos primeras de enero) y de Semana Santa, (a finales de marzo y principios de abril).

Por eso, si tienes flexibilidad para elegir los días en que saldrás de vacaciones te conviene optar por la temporada baja (fechas distintas a las marcadas como vacaciones en el calendario escolar). Así podrás gozar de múltiples beneficios: mejores tarifas en hospedaje y transporte, menos personas en el destino elegido y mayor tranquilidad en actividades y en servicios turísticos.

Además de ahorrar dinero al viajar en temporada baja, economizarás tiempo por no tener que hacer largas filas para acceder a parques y sitios arqueológicos, comprar boletos de autobuses o realizar el check in en el aeropuerto. También recibirás atención más personalizada en cualquier lugar al que vayas, ya que el personal no tendrá que atender a muchas personas al mismo tiempo y será muy raro que no encuentres mesa para comer en el restaurante de tu elección.

Pero sin importar la temporada en que pienses viajar, siempre hay algunos trucos que debes considerar antes de hacer tus maletas. A continuación, te decimos cuáles son algunos de ellos.

 

Planea tus vacaciones

Haz un plan por medio del cual establezcas el destino al qué te gustaría viajar, la fecha, la cantidad de días, el medio de transporte (avión o autobús), los traslados, los tours que te gustaría hacer, etcétera. Planear con tiempo te permitirá distribuir entre varios meses los costos, reservar e, incluso, terminar de pagar tus vacaciones antes de viajar.

 

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo planear mis vacaciones?

Esto dependerá de la duración de tu viaje y del destino que elijas. Si se trata de un viaje internacional, lo más aconsejable es comenzar a ahorrar con un año de anticipación, pero si el destino es nacional considera de tres a seis meses. En este periodo de tiempo podrás ajustar tu presupuesto, sin tener que realizar grandes recortes que puedan afectar tu vida cotidiana.

 

Presupuesta tu viaje

En internet puedes encontrar diversas páginas que te ayudarán a presupuestar tu viaje y a tener una idea aproximada de lo que costará. Realiza diversas búsquedas y considera los paquetes que incluyen todo (transportación, alojamiento, traslados, comidas y tours), que aunque a simple vista te resulten más caros generalmente no lo son. Compara el costo de adquirir cada servicio por separado con los paquetes todo incluido. No olvides incluir una cantidad extra para emergencias.

                                                                                                                       

Haz cuentas

Analiza con detalle tu presupuesto e identifica la cantidad que puedes destinar al ahorro para tus vacaciones. Si descubres que para cumplir con tu meta de ahorro en el tiempo establecido necesitas reservar más dinero, reduce o elimina algunos gastos en tu hogar. Por ejemplo, cancela algunos servicios que no utilizas; lleva tus propios alimentos a la oficina o a la escuela; reduce las salidas los fines de semana, y elimina los gastos “hormiga”: café, refrescos, papitas, dulces, etcétera. Piensa que bien vale la pena el sacrificio.

 

Ahorra en un lugar seguro

Recuerda que ahorrar no es guardar lo que te sobra, sino apartar una cantidad fija de tus ingresos que debes incluir en tu presupuesto y que puedes incrementar en la medida en que reduzcas gastos o incrementes tu sueldo. Es importante que seas constante y que guardes los ahorros para tus vacaciones en un lugar seguro. Puedes abrir una cuenta de ahorros o de inversión y programar transferencias automáticas. De este modo no olvidarás ahorrar.

 

¿Y si pago a crédito?

Aunque lo ideal es ahorrar para las vacaciones, en ocasiones pagarlas con tarjeta de crédito puede resultar una buena opción, ya que puedes encontrar promociones y tarifas especiales en hoteles y en boletos de avión al pagar con algunas tarjetas bancarias. Otra ventaja es que puedes pagar tus vacaciones a meses sin intereses y liquidarlas antes de viajar. Además de los seguros de viaje que vienen asociados a las tarjetas de crédito, como por pérdida de equipaje, por retraso de vuelos o por accidentes.

No obstante, antes de pagar con tarjeta debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Verifica si tu capacidad de pago te permite realizar el gasto. No olvides que tu tarjeta de crédito no es dinero adicional, sino un préstamo que tendrás que devolver con los intereses que correspondan.
  • No gastes más de lo que puedas pagar. Recuerda que si a tu regreso no liquidas el adeudo total, luego lo harás con intereses y podrías afectar tus finanzas.
  • Si quieres pagar a meses sin intereses revisa tus estados de cuenta. Si ya tienes varias compras bajo este esquema, calcula cuánto pagarás al adquirir una deuda extra.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad