Diciembre es un mes en el que el consumo de las familias se incrementa: comidas con los amigos, adornos navideños, intercambios en la oficina, regalos, la cena de navidad y de fin de año… Y en la mayoría de las ocasiones no se evalúa qué forma de pago es la más conveniente: si a crédito o de contado. Aquí te lo decimos.

 

 

Decidir realizar una compra en ocasiones puede ser difícil, sobre todo si se presenta una buena oferta, planes de pago diferidos o meses sin intereses. Para saber qué método de pago es el más conveniente para tus finanzas tendrás que evaluar factores como tu situación financiera, el tipo de bien que quieres adquirir, la urgencia de la compra y si ésta ayudará a aumentar tu patrimonio.

Cada una de las formas de pago tiene ventajas y desventajas, algunas destacadas, como los intereses que genera una compra en pagos diferidos y que hacen aumentar su precio final, y otras no tanto, por lo que aquí te las enumeramos.

 

De contado

De acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) 2015, el 92 por ciento de la población adulta en México utiliza con más frecuencia el efectivo al realizar sus compras, y sólo 2.7 por ciento la tarjeta de crédito.

Pagar en efectivo o de contado es una buena opción cuando el bien que vas a adquirir no durará mucho tiempo, como la comida, la ropa o los juguetes. Así, aunque se termine o se rompa, no tendrás que seguir pagando por algo que ya no existe.

Pero es importante que antes de utilizar tu dinero consideres los gastos que tendrás que realizar al inicio de año y realices un presupuesto donde determines un monto máximo a gastar para esta temporada, pues en caso de no hacerlo podrías descapitalizarte y comenzar el año con nada.

 

Ventajas

  • No te endeudarás ni te preocuparás por hacer pagos periódicos.
  • Evitarás pagar más por el bien adquirido por concepto de intereses.
  • Podrás acceder a descuentos especiales por pago inmediato.

Desventajas

  • No generas un historial crediticio.
  • Podrías descapitalizarte si no realizas un presupuesto.
  • Al traer contigo el dinero en efectivo, corres el riesgo de que te lo roben, de perderlo o de utilizarlo en algo que no tenías planeado.

 

A crédito

La tarjeta de crédito es un medio de pago muy cómodo, siempre y cuando la utilices con responsabilidad, tengas presente la fecha de corte y la fecha límite de pago, y no excedas tu capacidad de endeudamiento.

Es recomendable utilizarla si lo que piensas adquirir es un bien duradero, es decir, que lo podrás disfrutar por mucho tiempo, como una computadora, electrodomésticos o muebles para tu casa.

Antes de elegir alguna tarjeta no olvides comparar distintas opciones e instituciones. De este modo encontrarás la que más te convenga y se ajuste a tus necesidades.

Ventajas

  • Te ayudará a formar un historial crediticio con un buen manejo de tu cuenta, lo que te permitirá adquirir futuros créditos.
  • Evitarás descapitalizarte con una gran adquisición y podrás distribuir el pago en cuotas mensuales manejables.
  • Podrás solventar rápidamente el pago de alguna emergencia en caso de enfermedad o accidente.
  • Tendrás acceso a las promociones a “meses sin intereses” en algunas tiendas departamentales o mediante tarjetas de crédito bancarias.

Desventajas

  • Si no eres ordenado, fácilmente perderás el control de los gastos y llegarás al límite de la línea de crédito sin que te des cuenta.
  • Tendrás que pagar intereses y comisiones, así como la anualidad.
  • Te endeudarás más allá de tu capacidad de pago y afectarás gravemente tus finanzas.

 

¿Y los meses sin intereses?

Utilizar los meses sin intereses de forma adecuada puede traerte muchos beneficios, pues te permite adquirir cosas que quizá no podrías pagar de contado y en mensualidades; sin embargo, si te excedes en tus compras con este esquema, puedes llegar a ocasionar serios problemas a tus finanzas.

Por eso, antes de adquirir una deuda más debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Considera el pago de las mensualidades que tendrás que hacer como un gasto fijo en tu presupuesto.
  • Adquiere bienes duraderos, es decir, que los artículos que compres con este esquema duren más tiempo del que tardarás en pagarlos.
  • Sé puntual con tus pagos, pues si llegas a atrasarte con una de las mensualidades, ésta se convertirá en una deuda ordinaria que comenzará a generar intereses.
  • Razona tus compras. Quizá los pagos al momento de la compra te parezcan pequeños, pero considera que la suma de varias parcialidades puede llegar a ser muy grande a la hora de pagar.
  • Compara opciones con distintos proveedores, ya que esto te permitirá saber si realmente pagarías el mismo precio a meses sin intereses que si compraras de contado.

 

Pero no te confundas: es diferente la promoción a meses sin intereses del crédito a pagos fijos (diferidos) o a pagos chiquitos, pues en este último caso sí pagas intereses.

La respuesta sobre cuál es la mejor forma de pago es: ambos. No hay una regla escrita sobre cuál te conviene más, ya que esto dependerá de tu manera de gastar. Lo importante es que busques opciones de compra que te den la flexibilidad de recurrir a ambos y que seas más consciente de lo que gastas en efectivo o con tarjeta de crédito.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad