Orlane Mercado

Para muchos, regalar un ramo de flores el día de San Valentín puede parecer un cliché o una cursilería. Y es que estamos inmersos en una cultura del consumo en la que es poco valorado un gesto de romance a la antigua. Sin embargo, la belleza y el delicado aroma de las flores halagan todos nuestros sentidos y nos conectan con lo más elevado del espíritu humano.

Aunque su finalidad no sea utilitaria, las flores son una forma de demostrar los más elevados sentimientos que una persona puede tener hacia otra. Por eso, el lenguaje del amor va de la mano de las flores, para las cuales, en la época victoriana, en la que los deseos y las pasiones debían manifestarse de una manera sutil, existía todo un lexicón ligado a la floricultura. A continuación te presentamos algunos de los significados implícitos entre las flores más bellas y los mensajes que se enviaban los amantes en siglos pasados, para que le pongas un toque de poético a la celebración que se ha convertido en un festejo comercial cuando el amor, en realidad, es más etéreo que material.

En el siglo XIX, cuando una dama lucía en su arreglo un corsage de las siguientes flores, o cuando un caballero le obsequiaba a su amada un ramillete, éste llevaba los siguientes mensajes implícitos. Así, sin decir una palabra, los enamorados manifestaban sus intenciones.

- Acacia: “Nuestro amor estaba predestinado”.

- Almendra en flor: “Puedes tener esperanzas”.

- Camelia: “Siento lástima por ti”.

- Caléndula: “Eres cruel conmigo”.

- Clavel amarillo: “Provocas mi desdén”.

- Campanilla: “Me haces sufrir”.

- Flores de cerezo: “¿Te soy indiferente?”

- Flor de avellano: “Quiero que nos reconciliemos”

- Geranio: “Estoy dispuesta a sonreírte”.

- Geranio blanco: “Baila conmigo”.

- Gladiola: “Estoy listo para ti”.

- Iris: “Te tengo un mensaje”.

- Jazmín blanco: “Verte me da alegría”.

- Jazmín amarillo: “Me impresiona tu gracia y tu elegancia”.

- Jacinto: “Estoy celoso”.

- Lirio: “Tu eres mi primer ‘flechazo’ de amor”.

- Lila: “Eres una belleza caprichosa”.

- Loto: “Nuestro amor es eterno”.

- Lavanda: “No confío en ti”.

- Margarita: “Voy a pensarlo”.

- Maravilla: “Me hipnotizas”.

- Narciso: “Eres un ególatra”.

- No me olvides: “Este es amor verdadero”.

- Petunia: “Soy menos orgullosa de lo que parezco”.

- Pensamientos: “Piensa en mí”.

- Peonia: “Provocas mi enojo”.

- Rosa: “Si me amas buscaras la manera de demostrarlo”.

- Rosa roja: “Amor apasionado”.

- Rosa blanca: “Nuestro amor está destinado al matrimonio”.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad