Se acaba el año y bien vale la pena hacer el recuento de algunos de los eventos deportivos más controversiales, que, aunque sea por un breve instante, pueden distraernos de las preocupaciones cotidianas y darnos de qué hablar.

 

  

¡México, campeón del mundo!

Y para México, el futuro llegó de la mano de la selección Sub 23 de beisbol que se coronó campeona del mundo: ¡México, campeón del mundo de béisbol! ¿Alguna vez pensó usted leer eso? Desafortunadamente pocos nos enteramos y pocos le dieron el verdadero peso a tan extraordinario triunfo. Fabricio Macías, Norberto Obeso, Saúl Castellanos y Orlando Piña son nombres que no tardaremos mucho en empezar a oír en las grandes ligas y nadie sabrá qué han hecho para estar ahí y tal vez ni siquiera de dónde son. ¿Pero qué tal nos acordamos de Giovanni y de Vela?

Eso sí, les aseguro que los próximos seis años veremos y escucharemos mucho más de béisbol que en cualquier otro tiempo. Se sabe que el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, es fanático de este deporte y ya dijo que el bésibol será prioridad incluso en el programa de la Secretaría de Educación Pública y vendrá acompañado de academias y formación de jugadores para las grandes ligas. ¡Bienvenidos al futuro!

 

El monstruo que acabaría con la esencia del juego

Y es que recoger la basura de un estadio de futbol por parte de los propios aficionados sonaba a que sólo podría suceder en el futuro, un futuro que tal vez nadie se imaginó presenciar.

Tuvo que venir Japón —como casi siempre lo hace— a demostrar un comportamiento impecable en el Mundial de Rusia, no sólo al recoger su propia basura del estadio sino de los lugares cercanos a donde se encontraba la inmensa cantidad de aficionados nipones que asistieron a los partidos de su selección nacional. Y para hacer extensivo el ejemplo, los propios jugadores japoneses dejaron el vestidor, en todos sus partidos, impecables y con letreros de agradecimiento. Les siguieron aficionados colombianos, suecos y hasta uno que otro mexicano contagiado por la viralización de aquél inexplicable suceso.

Pero eso no fue todo. El futuro se hizo presente al tener, por primera vez en la historia del deporte más popular del mundo, el famosísimo Árbitro Asistente en Video (VAR). Luego de infinidad de dimes y diretes, comentarios a favor y en contra por implementar la medida, el mundo quedó conforme y consciente de que la tecnología en el deporte hace que el resultado sea más justo. ¿Y qué es el deporte sino una actividad reglamentada, en su mayoría de competencia, donde se busca ganar con lealtad? Sin duda, 2018 se marcará como un año que si bien no redefinió el concepto del futbol sin duda lo hizo más justo.

 

“Será campeona en atragantamiento de pizza”

Tenía 22 años y las redes sociales se cansaron de llamarla gorda por no lucir como las demás gimnastas en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. Incluso el hashtag #RIPAlexaMoreno se hizo viral en uno de los movimientos de las redes del deporte en nuestro pais más crueles jamás vistos. Hoy Alexa Moreno es medalla de bronce del Mundial de Gimnasia en su categoría y da pláticas por todo el mundo para promover la autoaceptación. Y tampoco es que ahora todo sea miel sobre hojuelas pero el tiempo, las redes sociales, los juicios públicos y privados, la sobreexposición de las personas y los eventos masivos están obligando al ser humano, al competidor y al espectador, a ser mejores desde el lugar que les corresponde.

 

El potrero azteca. No NFL For You!

Ah, pero qué tal que tu Shakira, que tu Cruz Azul y que tu América al mismo tiempo, que tu concierto de estación de radio, que tus lluvias… Pues sí, tanto le pisaron el pastito al Azteca que cuando llegó la semana del partido entre los Carneros de Los Ángeles y los Jefes de Kansas City del futbol americano, el campo del Estadio Azteca era un potrero que hizo imposible que los directivos de la NFL cedieran a que el partido se jugara, haciendo que los equipos tuvieran que reprogramar el encuentro en la ciudad de Los Ángeles. La noticia le dio la vuelta al mundo. Esto también es el futuro: es tiempo de aprovechar los inmuebles deportivos para realizar cualquier otro tipo de actividades para costear los gastos de mantenimiento. Por cierto, ya se planea una remodelación muy ambiciosa para el Estadio Azteca en el 2020. Mientras tanto, a ver cuánto tiempo pasa para que la NFL nos permita volver a tener un partido de su liga en México. Les recomiendo el Coruco Díaz: no le caben tantos, pero el pasto parece alfombrita.

Y así se fue el 2018… Sólo nos queda esperar que en el 2019 —una vez más— el deporte le gane en memoria a los problemas mundanos. ¡Hasta lueguito!

 


* Productor de televisión, profesional del entretenimiento y fan de los deportes. Twitter: @rorrolevinson.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad